lunes, 26 de febrero de 2018

Ángel Negro: ORIENTANDO A LOS HERMANOS


1-La orientación debe ser integral

Ilustración: Joven que pidió orientación sobre su noviazgo. En lugar de hablar sólo de su noviazgo le di una orientación INTEGRAL o total. 
No podemos detenernos sólo en lo PUNTUAL y responder nada más que a lo que la persona pregunta, ya que todas las áreas de la vida están relacionadas entre sí. Las preguntas y la orientación giraron sobre estos temas:

a) Estudio 
b) Trabajo 
c) Relación con los padres 
d) Relación con la iglesia 
e) Relación con el Señor 

En estas cinco áreas, el joven no tenía estabilidad y reconoció que andaba mal. 
¿Se puede edificar una buena relación de noviazgo sobre una base tan débil? Si orientamos sólo lo puntual y no analizamos el resto de las áreas de la persona, podemos errar el blanco. 

2-La orientación debe responder a principios bíblicos

Ilustración: Padre que consultó después de haber echado de la casa a su hija mayor de edad, por haberse puesto de novia con un inconverso. La orientación giró en torno a distinguir bíblicamente entre un pecado de desobediencia y un pecado moral. Un pecado moral (prostitución, adulterio, participar de una banda para delinquir, vender drogas, etc.) no deben ser tolerados en un hogar cristiano (el sacerdote Elí vivió esa situación y no actuó como correspondía). 
Es diferente la situación en el caso de un hijo que se aparta del Señor, pero guarda las normas de convivencia y moral cristianas de la casa. 

3-La orientación debe responder a un programa de vida

Todo joven y toda familia debe tener un proyecto de vida  la orientación debe estar enfocada hacia ese objetivo.

Oscar Gómez: LA PLOMADA DE DIOS




Tendríamos que pedirle a los hermanos que son constructores que nos den una charla sobre la plomada, pero quisiera decir algunas cosas acerca de ella.

La plomada del albañil es uno de los instrumentos más rudimentarios que se puedan imaginar, pero durante milenios ha servido como herramienta imprescindible para los que han trabajado en la construcción. Su composición no puede ser más sencilla, consistiendo de un hilo en uno de cuyos extremos está suspendida una pieza de plomo, por lo que al sujetar verticalmente el hilo, el plomo lo estirará e indefectiblemente marcará la verticalidad de manera exacta. De esa forma la plomada se convierte en norma objetiva e irrefutable para conocer el estado de una pared ya construida, o también para construir una nueva con garantía de rectitud. 
Aquí no vale guiarse por el ojo del constructor, por muy aguzado que lo tenga ni tampoco por su experiencia, por mucha que haya adquirido, ya que ni el ojo ni la experiencia tienen la precisión que posee la plomada. De hecho, posiblemente la razón por la que algunas de las paredes y vigas de nuestras casas presentan en ocasiones unas formas un tanto caprichosas se deba precisamente a que quien las hizo confió en sí mismo, en lugar de usar la plomada. Es decir, mientras que el propio criterio representa lo subjetivo y por tanto lo que es fácilmente engañoso,

La plomada representa lo objetivo y por tanto lo que es verdadero. De esta forma, resulta que el criterio de lo recto no reside en el constructor sino en algo que está fuera de él, como es la plomada.

La plomada se convierte en el juez inapelable sobre el verdadero estado de una construcción. El pronunciamiento del constructor o de cualquier otro agente sobre la edificación no pasa de ser una mera opinión, pero el veredicto de la plomada es vinculante y definitivo.

La plomada mantiene humilde al constructor, porque significa que depende de ella para la consecución de su trabajo y para que éste esté bien hecho. Eso quiere decir, por tanto, que el constructor tiene limitaciones y no puede por sí solo bastarse para realizarlo. Necesita de ella, no siendo algo optativo sino imprescindible.

Cualquier albañil inteligente, lejos de estimarla como algo incómodo, la valorará como un instrumento precioso para su trabajo. Pero la plomada se puede construir en un instrumento odioso, especialmente cuando la autosuficiencia del constructor queda en evidencia, por la línea implacable que muestra a ojos vista las deficiencias de lo que parecía recto en un examen superficial.

Necesitamos de una plomada que nos marque lo que es recto. Me temo que muchos de los fracasos individuales y colectivos, que tanto abundan en nuestros días, se deban precisamente al fatal error de pensar que no necesitamos plomada.

Quisiera hablar acerca de: LA PLOMADA DE DIOS

AMÓS 7:7 "ME ENSEÑÓ ASÍ: HE AQUÍ EL SEÑOR ESTABA SOBRE UN MURO HECHO A PLOMO, Y EN SU MANO UNA PLOMADA DE ALBAÑIL. 7:8 JEHOVÁ ENTONCES ME DIJO: ¿QUÉ VES, AMÓS? Y DIJE: UNA PLOMADA DE ALBAÑIL. Y EL SEÑOR DIJO: HE AQUÍ, YO PONGO PLOMADA DE ALBAÑIL EN MEDIO DE MI PUEBLO ISRAEL; NO LO TOLERARÉ MÁS"

El profeta Amós usa una metáfora de una herramienta muy útil para edificar, que era propia de los albañiles, quienes edificaban casas, y para tener una verticalidad perfecta, usaban esta plomada. La plomada representa la Palabra de Dios, que es perfecta, y es lo que Dios utiliza para medir las obras de su pueblo Israel en ese tiempo y de la iglesia hoy.

Tenemos una gran responsabilidad de edificar nuestra propias vidas y la de algunas otras personas.

1-EL DIRECTOR DE LA OBRA SE HIZO PRESENTE “…EL SEÑOR ESTABA SOBRE UN MURO”

El Jefe de la construcción vino a visitar Su obra, para controlar que todo se esté llevando a cabo de acuerdo a sus planos (también de acuerdo a sus planes), con indicaciones precisas de cómo debe hacerse cada pared; la longitud y altitud de las mismas, la calidad del material, etc. Está parado junto al muro, poniendo la plomada para determinar cómo está.

Ej. Cuando a algún albañil le sale torcida una pared, y quien lo contrató lo nota, el albañil prontamente se defiende, diciendo: “Cuando lo revoque no se va a notar, porque el revoque lo tapa todo”. En el caso de Israel, parece que no fue suficiente la cantidad de revoque, porque la pared estaba tan torcida que estaba a punto de caerse; no había revoque que solucionara el desastre de ese muro, que estaba a punto de caer.

Hebreos 11:8-10 “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios”

2- EL JEFE DE LA OBRA SE COMUNICA CON SUS TRABAJADORES
“¿QUÉ VES AMÓS?”

El Señor nos ha dejado solos, habla con nosotros y nosotros con él mediante la oración. Nos nos dejó un código o un catálogo nos guía mediante su Espíritu Santo. Nos enseña como hacer, nos corrige, nos endereza en medio del arduo trabajo. “Me enseñó así….” Nuestra tarea de discipulado cuenta con su guía, su Palabra, su sabiduría.

*Nos mostró el plano de su iglesia. Nos reveló los secretos más íntimos de su corazón para con la iglesia.(Efesios 4:11/16)

3-EL SEÑOR COMO ARQUITECTO RESOLVIÓ PONER PLOMADA EN MEDIO DE SU PUEBLO, EN MEDIO DE SU IGLESIA.

“Y EL SEÑOR DIJO: HE AQUÍ, YO PONGO PLOMADA DE ALBAÑIL EN MEDIO DE MI PUEBLO ISRAEL; NO LO TOLERARÉ MÁS”
De ahora e más debemos edificar con seriedad, con sobriedad, con diligencia.

SURGEN ALGUNAS PREGUNTAS.

*¿Qué cosas le podemos esconder a Dios con “revoque”? Todos sabemos la respuesta: No podemos esconderle nada.

*Si Dios visitara hoy mi construcción, y se parara junto a ella para ponerle plomada, ¿Cómo crees que la hallaría? Cada día de nuestra vida, colocamos un ladrillo a ese muro en edificación.

*¿Al edificar usamos la plomada de Dios o nuestra propia experiencia o conocimiento? No alcanzan las buenas intenciones, tenemos que usar la Palabra de Dios para construir a diario, y llevarnos mejor con nuestros semejantes.

*¿Qué puedo hacer para comenzar de nuevo?

El apóstol Pablo compara el desarrollo de la iglesia a una construcción, a una edificación.

sábado, 24 de febrero de 2018

Oscar Gómez ¡ES HORA DE MARCHAR!


Éxodo 14:15

Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen

ES HORA DE MARCHAR

Moisés estaba en dificultades. De frente tenía el mar embravecido, profundo, inmenso, infranqueable. Y por detrás el poderoso ejército de Faraón que venía por ellos. La orden era: “Dí al pueblo que marchen” Ya habían orado, ahora tenían que marchar.
Marchar significa andar los soldados en formación marcando el paso. Avanzar. Dirigirse hacia un lugar. Ir hacia adelante. Desplazarse a pié.
I- Cosas que nos impiden marchar
1- El “ethos” o ámbito de comodidad y seguridad que conocemos a la perfección. La inseguridad que reina en nuestro entorno ayudó a refugiarnos.
2 Los fracasos. Las cosas que no nos salieron como esperábamos.
Diferencia entre Utopía y Retropía: Una mirada nostálgica del pasado, es también un lugar imposible pero que ya murió en nuestros planes y sueños.
3- Falta de visión del propósito eterno de Dios. “Llevar muchos hijos a la gloria”
II- Instrumentos dados por Dios para marchar
1-Los hermanos que nos anteceden.
2-La Palabra de Dios que nos insta a avanzar.
3-El Espíritu Santo que nos da poder y dones. Con ello viene la valentía, el denuedo y coraje espiritual. ¿Cómo se mueve un elefante? Echándole fuego.
¡Es hora de marchar!
III- ¿Cómo debemos marchar?
1-Con lo que somos y tenemos. No esperemos que todo esté perfecto.
Aquí estamos, con la espada en nuestras manos
todavía, con algunos años más y alguna herida, pero
en pié luchando día a día”
2De manera ordenada. Hay que reordenar a los discípulos. Si lo que hasta aquí hicimos no funcionó hagamos cosas diferentes, en casas diferentes, en lugares diferentes. Volver a poner en funciones a los santos.
Dos o tres que marchen, un matrimonio que marche. ¡Es hora de marchar!
Pablo les dice a los corintios: “Si la trompeta diere sonido incierto quien se preparará para la batalla” 
3Buscando la guía del Espíritu Santo. El es el gran estratega. Escucha los que el Padre y el Hijo deliberan, planifican.
¡Es hora de marchar!
IV- ¿Hacia dónde marchar?
1-En nuestra localidad. 
2-En la región. 
3-En el mundo entero. 
¡Es hora de marchar!
En definitiva:
1- Marchemos hacia el propósito eterno de Dios.
2- Habrá obstáculos que tenemos por delante (Mar Rojo) ni los que tenemos detrás (Los egipcios), pero Dios está con nosotros. Aleluya.
3- Marchemos con fe. ¡Es hora de marchar!
Leamos para finalizar Éxodo 14: 13 al 15

sábado, 17 de febrero de 2018

Jorge Himitian: RENUNCIEMOS A LA INDIFERENCIA


Estamos viviendo en medio de nuestra ciudad y nación. Desde hace años somos testigos presenciales de la sistemática destrucción de nuestra sociedad.

Si la destrucción fuese material (terremotos, incendios, guerras, etc.) quizás reaccionaríamos de un modo más práctico e intenso. Pero la destrucción es peor. Es la degradación moral y espiritual de la sociedad en forma gradual. Es la destrucción de vidas y familias que están a merced de un enemigo súper cruel y muy sutil.
Nuestra Jerusalén es la ciudad donde vivimos, la sociedad en la que estamos inmersos, son nuestros vecinos, compañeros de trabajo, nuestros parientes, nuestros conciudadanos. El muro moral está siendo destruido, las puertas de la ciudad están quemadas. No hay protección; no hay valores; no hay límites entre el bien y el mal. Todo vale, todo da lo mismo. La desprotección puede venir de parte del gobierno, de las leyes, de los mismos hogares, de las escuelas, de la policía, y de la nueva cultura que lucha tenazmente por imponerse en nuestra sociedad. La cultura es la suma de las costumbres, la mentalidad, el estilo de vida de los pueblos.
¿Quién tiene en cuenta hoy los diez mandamientos? Dios los dio como muros y puertas para la protección de la humanidad.
En las últimas décadas se están quemando muchas puertas en nuestra sociedad; se ha destruido la mayor parte del muro moral, espiritual y cultural, que protegía de algún modo nuestra sociedad.
Mencionaría por lo menos doce valores fundamentales que se están destruyendo o se intenta destruir en nuestras naciones:
1) EL PACTO MATRIMONIAL / Aprobación del divorcio, y el recasamiento las veces que se quiera.
2) LA IDENTIDAD CREACIONAL DEL VARÓN Y DE LA MUJER / Con la estúpida y diabólica ideología de género. Homosexualidad, lesbianismo, aprobación del “matrimonio” homosexual.
3) LA VIRGINIDAD PREMATRIMONIAL / Sexo prematrimonial. Sexo libre. (Aunque esto viene desde hace muchas décadas).
4) EL DERECHO A LA VIDA DEL SER NO NACIDO / Aborto legal o ilegal.
5) LA FAMILIA COMO LUGAR DE PROTECCIÓN Y SEGURIDAD / Violencia doméstica, mayormente del hombre hacia su mujer, y de los padres hacia los hijos. Separaciones y divorcios.
6) EL RESPETO A LOS PADRES, PROFESORES Y AUTORIDADES / Insolencia, rebelión.
7) EL VALORAR LA VIDA DEL PRÓJIMO / Violencia urbana, crímenes, asesinatos, secuestros. Se mata por nada.
8) EL VALORAR LA VIDA PROPIA / Drogas, alcohol, sexo libre, suicidio. Muchos están tan destruidos que no les importa matar o morir.
9) LA HONESTIDAD EN LOS GOBERNANTES / Corrupción, connivencia con el crimen, el narcotráfico, la ambición de poder, la ambición de dinero (raíz de todos los males), la mentira y el engaño.
10)LA DIGNIDAD HUMANA / Pornografía, malas palabras, sexo libre.
11) LA DIGNIDAD DE LA MUJER / La trata. La prostitución.
12)LA JUSTICIA SOCIAL / La injusta distribución de las riquezas.
EN DEFINITIVA: ES LA REBELIÓN CONTRA DIOS Y SUS LEYES.
¿Qué necesitamos?

DOS COSAS:
1. Renunciar a la indiferencia, a la apatía, a la comodidad, al bienestar
personal para consagrarnos a la misión.
2. Creer que con Dios todo es posible. Es una misión a largo plazo. Pero se logrará en el nombre del Señor. Sin fe es imposible agradar a Dios.
Isaías 54.1-3:
“Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová. Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean
extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas”
Todos los habitantes de este país, y de nuestros países respectivos fueron creados por Dios y para Dios. Satanás los ha usurpado, engañado, y los está destruyendo para llevarlos a la destrucción eterna.
Salmo 24.1 declara: De Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan.  Aún más….
¡Jesús siendo Dios, siendo el Eterno, entró en la historia!
Se hizo hombre, se unió a la humanidad, y, desafiando a todos los poderes humanos y satánicos, declaró: “…Edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Y a los 33 años murió en la cruz, quitó el pecado del mundo. “Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo” (2 Cor. 5.19). El Cordero inmolado, con su sangre nos redimió para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación (Apoc. 5.9).

COMO UNA VIRGEN PURA