martes, 28 de febrero de 2017

David Pawson UNA VEZ SALVO ¿SIEMPRE SALVO?




Un estudio bíblico de pasajes relevantes sobre el tema.

1. Lo que enseñan las Escrituras

Muchos cristianos en estos días han abrazado la noción de que una vez que una persona se convierte en cristiano, es imposible que pierda su salvación. Esta creencia ha llegado a ser tan ampliamente aceptada y tan profundamente enraizada -en especial entre los evangélicos norteamericanos- que frases como "Una vez salvos, siempre salvos" y "Seguridad eterna" han alcanzado el estatus y, en la mente de muchos cristianos, es una de las creencias más fundamentales de su fe. 

Para estas personas, la seguridad eterna de un creyente no puede ser cuestionada, es una doctrina inexpugnable como la obra expiatoria de Cristo en la cruz o la existencia de la Trinidad. Pero ¿Es así en la Biblia,.. "Una vez salvo, siempre salvo"? Debemos comprender que la verdadera prueba de la veracidad de toda doctrina no se basa en si “es ampliamente aceptada por otros creyentes?", sino más bien en la pregunta "¿Se enseña realmente en la Biblia?" Este es un punto muy importante, y debe señalarse aquí, Que ni la frase "una vez salvo, siempre salvo" ni "seguridad eterna" aparecen en ninguna parte de la Escritura (esto, tal vez, para sorpresa de algunos que los citan como si fueran refranes). 

Toda doctrina debe ser afirmada por la enseñanza coherente de las Sagradas Escrituras, no podemos hacer de una frase condensada una doctrina. 

Un ejemplo de esto sería la doctrina mencionada anteriormente de la Trinidad: En ninguna parte de la Escritura se encuentra la palabra "Trinidad", y sin embargo, la naturaleza trinitaria de Dios está claramente descripta y aludida a lo largo de los escritos bíblicos. Ahora bien, ¿Es una enseñanza coherente, atestiguan las escrituras la verdad de la seguridad eterna y la doctrina de "Una vez salvo, ¿Siempre salvo?" Aquí en la Iglesia de la Comunidad de Southland creemos que NO. 

Sobre la Seguridad Eterna en Southland Community Church sostenemos lo siguiente: 

1.Creemos que la Escritura claramente enseña que la gente puede perder su salvación después de ser salva. 

2.No creemos que tal pérdida podría ser accidental (es decir, Dios se olvidó de usted, le dejó o algo así).

3.No creemos que la salvación de una persona puede ser robada (es decir, por el diablo, o demonios, u otra gente); 

4. Creemos que una persona si por su propia elección persiste en la mundanalidad, sin arrepentimiento ante Dios, con el tiempo puede endurecer su corazón hacia Jesús y perder la salvación que una vez tuvo. Hay muchos pasajes bíblicos que atestiguan el hecho de que la gente puede perder su salvación. Los padres de la iglesia no creían en "Una vez salvos, siempre salvos". 

La salvación se basa en la perseverancia, tiene que ver cómo el cristiano termina la vida, no se trata de una oración que hizo una sola vez. 

La garantía de salvación no depende de sostener o declarar “Siempre Salvo". La Biblia claramente testifica que la gente puede perder su salvación Timoteo 2: 11-Hebreos 6: 4-6 -Hebreos 10:19, 26-31 Hebreos 10: 38-39 -Santiago 5: 19- 2 Pedro 2: 20-21- Romanos 11: 17-23 -Judas 12-13 -Apocalipsis 3:5.

Tengamos en cuenta que también los abogados de “salvo, siempre salvo” dicen que hay personas que parecen haber perdido su salvación pero en realidad nunca la tuvieron. No obstante esta aseveración, la enseñanza coherente de toda la Escritura es que la gente que fue salva puede perder su salvación. A continuación, una lista de 11 pasajes que confirman este hecho:

1. 2 Timoteo 2: 11-13 (NVI) 
“He aquí una palabra fiel: Si morimos con él, también viviremos con él; 12 Si perseveramos, también reinaremos con él. Si le negamos, él también nos rechazará; 13 Si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo”
Las personas que creen en 'salvo, siempre salvo' no les gustan citar la última parte del versículo 12. Ellos creen que no hay nada que un cristiano pueda hacer una vez que hayan sido salvado que cause la ruptura con Dios, es decir la relación con él. Pero eso no es lo que enseña este pasaje; Este pasaje enseña que si una persona rechaza a Dios, Dios le devolverá el favor.
Dos cosas importantes a notar sobre esto:
A) Una persona no puede ser rechazada por una familia si  nunca fue parte legítima de esa familia. Para que Dios pudiera negar a una persona, en realidad tendría que haber sido uno de Sus hijos en algún momento. ¡No sería posible que Dios rechazara a un incrédulo, ya que los incrédulos nunca han sido parte de Su familia!
B) Ser rechazado por Dios es perder su salvación. No hay alternativa alrededor de esto ¿Qué significado tendría que Dios reniegue de una persona y todavía se salve? Este pasaje dejaría de tener su genuino significado, en tal situación. Si una persona ha sido repudiada por Dios, significa que deja de ser parte de Su familia; ¿Que significa que dejan de ser hijos de Dios? Que dejan de gozar de los beneficios que sólo se dan a los hijos de Dios, que incluye el beneficio de la vida eterna.

2. Hebreos 6: 4-6 (ESV English Estándar Version)
“Porque es imposible, en el caso de aquellos que alguna vez han sido iluminados, que han probado el don celestial, y han participado en el Espíritu Santo, y han probado la bondad de la Palabra de Dios y los poderes de la era venidera, y luego han caído, para restaurarlos Nuevamente al arrepentimiento, ya que están crucificando una vez más al Hijo de Dios para su propio daño y manteniéndolo hasta el desprecio”
El primer punto a notar aquí es que este pasaje está, sin lugar a dudas, dirigido a los creyentes. Está escrito a personas que han sido "iluminadas", han "saboreado el don celestial", han "compartido en el Espíritu Santo" y "probado la palabra de Dios.'
El pasaje continúa diciendo, 'y luego cayeron' No puede haber debate sobre esto: El escritor de Hebreos claramente cree que los creyentes pueden caer lejos de la fe. Y el resultado final de esta caída se puede encontrar en el versículo 8, que alude a su juicio en el infierno, "y [su] final que es ser quemado".

3. Hebreos 10:19, 26-31 (NVI) 
"Por lo tanto hermanos, ya que tenemos confianza para entrar en los lugares santos por la sangre de Jesús. . . Si deliberadamente seguimos pecando después de haber recibido el conocimiento de la verdad, no queda sacrificio por los pecados, 27 sino sólo una espantosa expectación de juicio y de fuego ardiente que consumirá a los enemigos de Dios. 28 Cualquiera que rechazara la ley de Moisés morirá sin piedad en el testimonio de dos o tres testigos. 29 ¿Cuánto más severamente piensas que un hombre merece ser castigado, que ha pisoteado al Hijo de Dios bajo los pies, que ha tratado como cosa impía la sangre del pacto que lo santificó y que ha insultado al Espíritu de gracia? 30 Porque conocemos a aquel que dijo: "Es mío vengarme, yo pagaré", y otra vez: "El Señor juzgará a su pueblo". 31 Es algo espantoso caer en manos del Dios viviente”
Este pasaje también está claramente dirigido a los cristianos, como lo demuestra el uso del término "hermanos" al principio del versículo 19 y el uso constante del pronombre "nosotros" a través del pasaje.
El versículo 26 trae la advertencia; Si un creyente continúa pecando deliberadamente después de haber sido salvo, sus pecados dejarán de estar cubiertos por la sangre de Jesús ('no hay sacrificio por el pecado que queda)' - en otras palabras, perderá su salvación! Tales personas no pueden tener más que una "expectación temerosa de juicio y de fuego furioso que consumirá a los enemigos de Dios" (v. 27).
Que un creyente pudiera llegar a ser un enemigo de Dios en el infierno es enfatizado nuevamente en el versículo 29 donde el escritor dice que un creyente que deliberadamente continúa pecando después de haber sido salvado merece el castigo más severo. Esto porque esa persona 'pisotea' al Hijo de Dios y 'insulta al Espíritu de gracia'.
¿Quién puede pisotear al Hijo de Dios? ¿Quién puede insultar al Espíritu de gracia? No los incrédulos. Según el escritor de Hebreos, sólo una persona que en algún momento ha sido "santificada" por la "sangre de la alianza" (v.29) está en condiciones de infligir un profundo daño e insulto a Dios. ¿Cómo puede ser esto? Porque la intimidad trae vulnerabilidad. Tomemos, por ejemplo, la relación entre marido y mujer. La persona capaz de infligir el mayor daño y humillación a una persona casada es su mismo cónyuge, no alguien de fuera del matrimonio. De la misma manera, este pasaje enseña que una persona que se une a Jesús pero luego lo deja deliberadamente por los placeres del pecado, es parecido a romper un pacto matrimonial ("lo trata como un pacto" v. 29). Esta ruptura del pacto insulta a Jesús de la manera más profunda posible y establece el quebrantamiento del convenio para el castigo que es más severo que el castigo impuesto a los incrédulos.

4. Hebreos 10: 38-39 (NVI)
“El justo vivirá por fe. Y si retrocede, no estaré complacido con él. Pero nosotros no somos de aquellos que se retraen y son destruidos, sino de los que creen y son salvos”
Este pasaje, también, está dirigido a las personas que son creyentes, como lo demuestra la línea al principio "el Justo vivirá por fe" Las Escrituras son claras que ningún incrédulo puede ser llamado justo, porque sólo la sangre de Jesús puede hacer una persona justa.
El pasaje continúa diciendo que si 'él' (un justo que vive por fe) 'retrocede,' Dios no estará complacido con él. Esto se explica con más detalle en la siguiente oración, en la que se afirma claramente que los que "retroceden" serán "destruidos", un claro contraste con aquellos que no retroceden y "se salvan". Una persona puede ser salva, pero luego alejarse de su salvación y convertirse en no salvo ('destruido').

5. Santiago 5: 19-20 (ESV English Standard Version)  
“Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y alguien lo trae de vuelta, que sepa que quien trae a un pecador de su andar, salvará su alma de la muerte y cubrirá Una multitud de pecados”
El primer punto a notar aquí es la frase "Hermanos míos, si alguien entre ustedes." El apóstol no está hablando con incrédulos aquí, está hablando con sus "hermanos" en Cristo – creyentes. A continuación, deja claro que es posible para los hermanos creyentes desviarse de la verdad.
Esto de "desviarse de la verdad" no es algo inofensivo, tampoco. Es un alejamiento de la salvación misma y de la vida eterna, como lo demuestra el hecho de que  Santiago continúa diciendo que cualquiera que traiga de vuelta a tal vagabundo realmente ha salvado el alma de esa persona de la muerte.

6. 2 Pedro 2: 20-21 (NVI)  
“Si ellos han escapado de la corrupción del mundo conociendo a nuestro Señor y Salvador Jesucristo y están nuevamente enredados en él y vencidos, ellos están peor al final de lo que estaban en el principio. Habría sido mejor para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que haberlo sabido y luego dar la espalda al sagrado mandato que se les había transmitido. De ellos los proverbios son verdaderos: "Un perro vuelve a su vómito", y "Una cerda que se lava vuelve a su revolcarse en el barro".
Una vez más, este pasaje está escrito a las personas que son salvas, como se evidencia en la primera línea por la declaración 'han escapado a la corrupción del mundo conociendo a nuestro Señor y Salvador Jesucristo.' No se puede decir que ningún incrédulo haya escapado de la corrupción del mundo porque no conocieron a Jesús.
Pedro continúa diciendo que si esas personas (los creyentes) vuelven a enredarse en el mundo otra vez, "están peor al final que al principio." Si una persona no puede perder su salvación, ¿Cómo podría ser peor su final que el principio?
Algunos piensan que este pasaje simplemente advierte a los creyentes que si se enredan en el mundo podrían perder la recompensa de Jesús (o podrían ser disciplinados por Él), pero igual estarán en el cielo. Esto no tiene ningún sentido. ¿Cómo una persona va a terminar en el cielo si pierde su recompensa? En este pasaje, sin embargo, Pedro dice que si un creyente está "nuevamente enredado" en el mundo, habría sido mejor para él "nunca haber conocido el camino de la justicia", en otras palabras, habría sido mejor si nunca hubiera llegado a ser cristiano. La única manera posible de interpretar esta afirmación es que si la persona que alguna vez fue un creyente y en su camino ha perdido su salvación, se dirige al infierno. ¡Cómo podemos decir que "una vez salvo, siempre será salvo!

7. Romanos 11: 17-23 (ESV)  
“Pero si algunos de los ramos fueron quebrados, y vosotros, aunque un olivo silvestre, fueron injertados entre los otros y ahora participan en la raíz nutritiva del olivo, 18 No seas arrogante hacia las ramas. Si lo eres, recuerda que no eres tú quien apoya la raíz, sino la raíz que te apoya. 19 Entonces dirás: Se rompieron ramas para que yo pudiera ser injertado. 20 Esto es cierto. Se rompieron por causa de su incredulidad, pero ustedes permanecen firmes a través de la fe. Así que no se pongan orgullosos, sino teman. 21 Porque si Dios no perdonó las ramas naturales, tampoco os perdonará. 22 Observad, pues, la bondad y severidad de Dios: severidad para con los que han caído, pero la bondad de Dios para con vosotros, siempre que sigáis en su bondad. De lo contrario también será cortado. 23 Y aun ellos, si no continúan en su incredulidad, serán injertados, porque Dios tiene el poder de injertarlos de nuevo”
Este pasaje es suficiente por sí mismo para refutar la idea de una vez salvo, siempre salvo. En él Pablo escribe a los creyentes romanos explicando cómo algunos de los judíos perdieron su salvación bajo el Antiguo Pacto - ellos fueron infieles a Dios, así que Él los "arrancó" de Él mismo ("el olivo", versículo 17a). Pablo dijo que este "tropiezo" de los judíos es lo que hizo posible que los gentiles finalmente recibieran la salvación porque Dios decidió "injertar" ramas de olivo silvestre (creyentes gentiles) en el árbol para reemplazar las "ramas naturales" (judíos) que habían sido rotas (versículo 17b, 19-20).
Pablo sigue diciendo a los creyentes gentiles una advertencia muy seria: El hecho de que hayan sido injertados en el árbol no debe convertirse en una excusa para la confianza excesiva o la autocomplacencia porque su posición en Dios ("el olivo") no es más segura bajo el Nuevo Pacto que la Judíos que bajo el Antiguo. El versículo 21 dice: 'Si Dios no perdonó las ramas naturales (los judíos), ni tampoco los perdonará (los cristianos)'
Pablo enfatiza este punto que los creyentes gentiles pueden perder su salvación, al igual que algunos de los judíos, diciendo que la salvación de un creyente gentil es continuación de la bondad de Dios, 'si no, también serás cortado' (V. 22).

8. Judas 12-13 (ESV) 
“Estos son arrecifes ocultos en sus fiestas de amor, mientras banquetean con ustedes sin temor, pastores alimentándose a sí mismos; Nubes sin agua, arrastradas por los vientos; Árboles de finales de otoño, dos veces muertos, desarraigados; Salvajes olas del mar, lanzando la espuma de su propia falsedad; Estrellas errantes, para quienes la penumbra de la oscuridad absoluta ha sido reservada para siempre”
Refiriéndose a ciertas personas que se habían infiltrado en la iglesia y que habían "pervertido la gracia de nuestro Dios en sensualidad" (v.4), Judas dice que están "dos veces muertos." ¿Cómo pueden morir dos veces? ¿Qué otra cosa podría significar que no fuese una vez que estuviste muerto en pecado, entonces recibió la vida eterna por medio de un nuevo nacimiento, pero trágicamente murió nuevamente a través del persistente pecado no abandonado? Recuerde que Santiago dijo que el cristiano que reniega de la verdad y permanece en ese estado, su alma morirá. Juan dice que hay un pecado que "conduce a la muerte" para los creyentes (1 Juan 5:16). Ambos se refieren a uno que está dos veces muerto.

9. Apocalipsis 3: 5
“El que venciere se vestirá así con vestiduras blancas, y yo [Jesús] nunca borraré su nombre del libro de la vida. Confesaré su nombre delante de mi Padre y ante sus ángeles”
En este pasaje, carta a la Iglesia en Sardis, Jesús promete que todo aquel que venciere no será borrado del libro de la vida. Esta es una promesa maravillosa, pero la implicación es sobria: los que no vencen pueden ser borrados del libro de la vida.
Es importante notar nuevamente que este pasaje está escrito a los creyentes, no a los incrédulos. Los incrédulos nunca han tenido su nombre escrito en el libro de la vida, por lo tanto nunca sus nombres podrían ser borrados. Además, los incrédulos no están llamados a "vencer", sólo los creyentes. Lo que este pasaje deja claro (y muchos otros también, véase también Apocalipsis 2: 7, 2:11, 2:17, 2:26, 3: 5, 3:12, 3:21) es que no hay garantía de que cada creyente terminará automáticamente como un vencedor. De hecho, se supone, a lo largo de las cartas a las siete iglesias (Ap. 2 - 3), que algunos creyentes superarán y otros no.
Este es un punto importante, porque Jesús sólo promete salvación a los creyentes que vencen hasta el fin de sus vidas: "Pero el que persevere hasta el fin será salvo." - Mateo 24:13 (ESV) 

10. La caída.
No sólo las Escrituras enseñan que la gente puede perder su salvación, sino que en realidad profetiza que muchos creyentes perderán su salvación. Esto ocurrirá con una frecuencia creciente durante el período de tiempo que conduce a los Últimos Tiempos, y se llama el "caer lejos". A continuación se muestra una lista de pasajes, tanto de Pablo como de Jesús, que profetizan este futuro de muchos cristianos cayendo de Su fe:
A) Mateo 24: 9-13 (ESV) "Entonces os entregarán a la tribulación y os matarán, y seréis odiados por todas las naciones por causa de mi nombre. 10 Y entonces muchos caerán y se traicionarán unos a otros, y se odiarán unos a otros. 11 Y surgirán muchos falsos profetas, y engañarán a muchos. 12 Porque la iniquidad aumentará, el amor de muchos se enfriará. 13 Mas el que persevere hasta el fin, será salvo”
Jesús en realidad profetiza que en los Últimos Tiempos muchos creyentes "se apartarán" de Él. 
Desesperados por defender la doctrina de Una vez salvos, siempre salvos, pueden argumentar que estas personas van a caer lejos de la fe, pero todavía conservan su salvación. Tal afirmación desesperada no puede ser justificada en ninguna parte del pasaje. Y Jesús mismo en el versículo 13 no se permitió tal interpretación; Él dijo Que sólo 'el que persevera hasta el fin se salvará' excluyendo expresamente a todos los que caen.
B) 2 Tesalonicenses 2: 3 (Reina Valera) “Que nadie os engañe de ninguna manera; porque ese día [el regreso de Jesús] no vendrá, si no fuere primero revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición”
La palabra traducida como "caer" proviene de la palabra griega apostasia, de la cual recibimos nuestra palabra 'Apostasía'. Significa 'defección', y siempre se usa con respecto a personas que defectan de una determinada creencia o fe - en este caso el cristianismo. Lo importante es notar que para que alguien pueda caer en apostasía, según lo descripto por Pablo en el pasaje anterior, realmente debió haber creído en Jesús en algún momento de su vida - de lo contrario no tendrían fe de la cual apostatar. Simplemente no es posible que los incrédulos desertaran de una fe que nunca tuvieron.
C) 1 Timoteo 4: 1-3 (ESV) “Ahora bien, el Espíritu dice expresamente que en tiempos posteriores algunos se apartarán de la fe dedicándose a espíritus engañosos y a enseñanzas de demonios, 2 a través de la hipocresía de mentirosos 3. que prohíben el matrimonio y exigen la abstinencia de los alimentos que Dios creó para ser recibidos con acción de gracias por aquellos que creen y conocen la verdad”
El Espíritu dice expresamente que en tiempos posteriores algunos se apartarán de la fe. La fe que Pablo habla en estos pasajes no es una fe imaginaria; Es la verdadera fe en Jesucristo. Así que para que Pablo diga que ellos se aparten de la fe, significa que tendrían que haber sido parte de la fe en un tiempo.

11. La Parábola de Jesús sobre el destino del Siervo Implacable.
Mateo 18: 23-35 (ESV) - "Por lo tanto, el reino de los cielos puede ser comparado con un rey que quiso establecer cuentas con sus siervos. 24 Cuando comenzó a sentarse, uno fue llevado a aquel que le debía diez mil talentos. 25 Y como no podía pagar, su señor le ordenó que se vendiera, con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, y que se le pagara. 26 Y el siervo cayó de rodillas, implorándole: «Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré todo.» 27 Y por piedad de él, el amo de aquel siervo lo liberó y le perdonó la deuda. 28 Y cuando el mismo siervo salió, encontró a uno de sus siervos, que le debía cien denarios, y se apoderó de él, y empezó a ahogarle diciendo: 'Paga lo que debes. Le rogó: "Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré." 30 Él se negó y fue y lo puso en la cárcel hasta que él pagara la deuda. 31 Cuando sus siervos vieron lo que había ocurrido, se sintieron muy angustiados, y fueron y reportaron a su amo todo lo que había ocurrido. 32 Entonces su señor lo convocó y le dijo: "¡Maldito siervo! Te perdoné toda esa deuda porque me suplicaste. 33 ¿Y no habrías tenido misericordia de tu Siervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Y con ira, su señor lo entregó a los carceleros, hasta que pagó toda su deuda. 35 Así también mi Padre celestial hará a cada uno de ustedes, si no perdonan a su hermano de su corazón.
En esta parábola, Jesús mismo refuta toda la idea de "Una vez salvo, siempre salvo". En la parábola, un siervo que debe una cantidad de dinero increíblemente grande va al rey y pide más tiempo para pagar su deuda (v. -26). El rey responde con compasión del pobre siervo y, en un gesto de generosidad, va mucho más allá de la petición, perdonando de hecho toda la deuda (v. 27); No hay necesidad de pagar  nunca más. Esto, por supuesto, un hermoso cuadro de lo que Dios hace por cada creyente en el primer momento de la salvación: Él nos perdona la deuda abrumadora de nuestros pecados (que sería imposible para cualquiera "pagar") colocándolos bajo el Pago de la sangre de Jesús.
Entonces la parábola toma un giro; Comenzando en el versículo 28, el siervo perdonado (el siervo "salvo"), en presencia del amo,  va y busca a otro siervo que le debe una pequeña cantidad de dinero. Este siervo se humilla y ruega al siervo perdonado que le dé más tiempo para pagar la pequeña deuda que le debe (v.29). Pero, en una asombrosa exhibición de ingratitud, el siervo que ha sido perdonado se niega a perdonar a quien le debe poco, y arroja al deudor a la cárcel (v. 30). La noticia de este despreciable acto llega pronto al rey (v. 31) y furioso, recuerda al siervo que había perdonado tan recientemente (v. 32).
Es en esta coyuntura crítica que muchos cristianos desean ignorar o negar: La intención obvia de la parábola. Las personas que creen en "Una vez salvos, siempre salvos" creen que una vez que Dios ha perdonado a una persona, Él nunca la dejaría de perdonar, no importa lo que haga. Pero eso no es lo que esta parábola enseña; En la parábola, el rey enfurecido recuerda al siervo perdonado e invierte explícitamente su perdón anterior, arrojándolo a la cárcel hasta que pueda pagar todas sus deudas anteriores (v.34) - que, recuerde, son demasiado grandes para volverlas a pagar. En otras palabras, Jesús está diciendo: 
"¡El perdón puede perderse!" Una persona puede recibir el perdón total de Dios (ser salvo) en un momento de su vida, pero luego perder ese perdón cuando se niega a perdonar a los demás.
Jesús continúa agregando un énfasis exclamativo al final de la parábola, terminando con esta línea, "Así también mi Padre celestial hará a cada uno de ustedes, si no perdonan a su hermano de su corazón" (v .35)
La presente sección de este documento contiene sólo una muestra de los pasajes de las Escrituras que claramente enseñan que una persona puede perder su salvación; Hay muchos otros que también podrían haber sido utilizados (aproximadamente 80 pasajes más). Sin embargo, si el testimonio abrumador del gran cuerpo de pasajes que acabamos de enumerar no es suficiente para convencer a una persona de que "Una vez salvo, siempre salvo" no es bíblico, entonces ninguna cantidad de Escritura será suficiente.

APÉNDICE: Los más preciados Padres de la Iglesia también creían que la gente podía perder su salvación, ellos enseñaron que la gente puede perder su salvación. A continuación se muestra sólo algunas de las citas de los padres de la iglesia primitiva más notables, varios de los cuales eran compañeros de los apóstoles, demostrando claramente que ellos también creían que una persona podría perder su salvación: 
1. Clemente de Roma – Practiquemos entonces la justicia para que podamos ser salvos hasta el fin.
2. Clemente de Alejandría - Incluso en el caso de alguien que ha hecho las mayores buenas acciones en su vida, pero al final se ha precipitado en la maldad, todos sus dolores anteriores son inútiles para él. Porque ha renunciado a su parte.
3. Tertuliano - Algunos piensan que Dios está bajo la necesidad de otorgar incluso a los indignos lo que Él ha prometido [dar]. Así que convierten Su liberalidad en Su esclavitud. . . Porque ¿no caen muchos después de la gracia? ¿No es este regalo quitado de muchos?
4. Ireneo - Aquellos que no le obedecen, siendo desheredados por él, han dejado de ser sus hijos.
(David W. Bercot, ed. “Un diccionario de creencias cristianas tempranas” Hendrickson Publishers, Inc. 1998)


2.Una trampa mortal

Textos sin contextos

Es un hecho triste de la naturaleza humana que cuando abrimos la Biblia tendemos a leer lo que creemos, en lugar de creer lo que leemos. Esto explica por qué algunos todavía pueden permanecer leales a la doctrina de "Una vez salvos, siempre salvos", incluso frente a un cuerpo tan vasto de Escrituras que testifican lo contrario (véase capítulo 1 “Lo que enseñan las escrituras”). Para estas personas hay un par de pasajes bíblicos que anulan a todos los demás, negando cualquier pasaje que enseñe que los creyentes pueden perder su salvación. Es a esos pasajes a los que ahora centraremos nuestra atención. Antes de empezar, sin embargo, hay que decir una palabra acerca de esta práctica de usar ciertos pasajes de la Escritura para negar otros pasajes de la misma Escritura. 
Pablo dijo en 2 Timoteo 3:16: "Toda la Escritura es exhalada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en justicia"; en otras palabras, cada pedacito de la Escritura es de Dios, por lo tanto es todo verdad. Y si cada pedacito de Escritura es inspirado por Dios y veraz, entonces ninguna parte de la Escritura puede ser negada o ignorada. 

Nunca debemos permitirnos usar los pasajes que nos gustan para refutar los pasajes que no nos gustan.
Lo que esto significa también es que las Escrituras nunca se contradicen. Y el caso del debate 'Una vez salvo, siempre salvo' no es una excepción. Vimos que muchas Escrituras claramente enseñan que un creyente puede perder su salvación; de hecho, no hay pasajes opuestos de la Escritura que enseñen lo contrario. Entonces, ¿Dónde los defensores de "Una vez salvos, siempre salvos" encuentran su fundamento en la Escritura? Principalmente mediante una combinación de uno o más de los siguientes cuatro errores:
1. La cita incompleta de los pasajes más pequeños (sacada de contexto);

2. La apropiación de declaraciones calificadas como si fueran promesas incondicionales;

3. No hacer una distinción entre que algo o alguien le robe su salvación (no es posible); y un acto de la voluntad por la cual una persona renuncia deliberadamente a su salvación (absolutamente posible, como se ve en el capítulo 1 “Lo que enseñan las escrituras”);

4. Pensar  que el Espíritu Santo lo 'garantiza'.
Echemos un breve vistazo a algunos de los pasajes en cuestión: 
1-Problema 1: Citas incompletas (Filipenses 1: 6 y 2 Timoteo 2:13) - Algunos de los textos más populares utilizados para apoyar 'Una vez salvos, siempre salvos' no son más que citas incompletas, deliberadamente eliminadas del contexto original en que fueron escritas. Estas citas, una vez colocadas en su respectivo contexto, queda claro que no sostienen la doctrina de "Una vez salvos, siempre salvos". A continuación se presentan dos pasajes de este tipo usados comúnmente por sus proponentes:  

A) Cita incompleta # 1: . . . El que inició una buena obra en vosotros la llevará hasta el fin, hasta el día de Cristo Jesús (tomado de Filipenses 1: 6). Esta frase es popular con los defensores de "Una vez salvo, siempre salvo", pero ni siquiera es una frase completa. La frase completa (incluyendo las piezas que faltan) es así; “En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría  debido a su asociación en el evangelio desde el primer día hasta ahora, confiando en esto, que el que comenzó una buena obra en ustedes la llevará  hasta el fin” Filip 1: 4-6 (NVI)
En primer lugar, la palabra traducida como "confiando" proviene de la palabra griega pepoithos que significa "Muy optimista", pero no "absolutamente seguro". Pablo usa la misma palabra más adelante en el capítulo cuando habla del resultado de su próximo juicio. (v. 25); Considera que su absolución es altamente probable, pero está preparado para la posibilidad de ser ejecutado. Su "confianza" es notablemente similar a la confianza del autor del Hebreos, al hablar con sus lectores, "estamos seguros de cosas mejores en su caso" (Heb 6: 9).

B) Cita incompleta # 2: '. . . Si somos infieles, Dios permanecerá fiel "(tomado de 1 Timoteo 2:13). Tomado por sí mismo, esta línea se podría tomar para significar que no importa lo que hacemos, Dios no romperá la relación con nosotros. Pero otra vez, el verso entero no está siendo citado. Cuando se cita todo el pasaje, ¡De hecho enseña exactamente lo contrario de tal cosa! Aquí está la cita completa: Aquí está la interpretación fiable: Si morimos con él, también viviremos con él; 12 Si perseveramos, también reinaremos con él. Si le negamos, él también nos rechazará; 13 Si somos infieles, permanecerá fiel, porque no puede negarse a sí mismo. - 2 Tim 2: 11-13 (NVI)
El contexto para la línea "si somos infieles, él permanecerá fiel," viene del principio que dice: "Si le negamos, él también nos negará." La gente que cree en "Una vez salvo, siempre salvo" no le gusta citar esa primera parte. De hecho, no es cierto que no hay nada que un cristiano pueda hacer para perder su salvación después de haber sido salvo. No obstante, de acuerdo con este pasaje en su correcta interpretación, cualquier cristiano que rechace a Dios será igualmente desheredado. 

2. Problema 2: Convertir declaraciones en promesas incondicionales. Otro error muy común de los proponentes de "Una vez salvo, siempre salvo" es tomar declaraciones que se basan o que necesitan de una condición y luego aplicar esas declaraciones como si fueran promesas incondicionales hechas a todos los cristianos, en todas partes, en todo momento, sin importar el comportamiento o las opciones. A continuación se presentan dos pasajes que a veces se usan mal de esta manera:

A) Judas 24-25 (ESV) – “A aquel que puede guardaros de tropezar y presentaros irreprensibles ante la presencia de su gloria con gran alegría, 25 al único Dios, nuestro Salvador, por Jesucristo nuestro Señor, Sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad, antes de todo tiempo y ahora y para siempre. Amén”
Algunos cristianos citan la primera parte del versículo 24 como si fuera una promesa incondicional de que Dios no permitirá que ningún cristiano tropiece y caiga lejos de Él. Pero este pasaje no es una promesa universal para todos los cristianos porque no dice que Dios evitará que todo cristiano tropiece; sólo dice que Él es "capaz de..". Significativamente, sólo unos cuantos versículos antes, se les dice a los lectores que "se mantengan en el amor de Dios" (v.21). Así que hay dos aristas para la palabra "guardar": Dios es capaz de mantenernos (v.24) si nos mantenemos en su amor (v.21)!
Es sorprendente cuántos textos como este tienen lo que podríamos llamar “su par o su pareja" en el contexto, en el cual un texto califica una promesa con una condición previa y necesaria para su cumplimiento. Otro ejemplo de esto viene en el pasaje siguiente, 2 Corintios 1:21. . .

B) 2 Corintios 1:21 (NVI) - Ahora es Dios quien hace que tanto nosotros como ustedes permanezcamos firmes en Cristo.
Este versículo a veces se toma como una promesa de que Dios hará que cada creyente permanezca firme en Cristo, con o sin ninguna colaboración por parte del creyente. Pero sólo 3 versículos más adelante, Pablo hace evidente que tal interpretación es incorrecta cuando dice "porque es por la fe que permaneces firme". Así vemos dos facetas de este asunto de "permanecer firmes": Dios es capaz de hacernos firmes, pero sólo si vivimos por la fe.
                                                                                                   C). Problema 3: No distinguir entre "perder" y "renunciar" a la salvación. - Hay varios pasajes maravillosos en las Escrituras que prometen que nada puede arrebatar a una persona de la mano de Dios. El problema es que los defensores de "Una vez salvos, siempre salvos" han extendido esta promesa para significar que a las personas tampoco se les permite soltarse deliberadamente de Su mano. Si bien es cierto que Dios no permitirá que nadie o nada te arrebate de Su mano, no es verdad que estás atrapado allí.  Dios no continuará sosteniéndote en Su mano si no lo deseas (como lo exhibe el pecado persistente y deliberado). A continuación se presentan los dos pasajes más famosos citados por los proponentes de "Una vez salvos, siempre salvos", que prometen que nada puede arrebatar a una persona de la mano de Dios:
A) Juan 10: 27-29 (SE) – “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen. 28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, y nadie los arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre, que me los ha dado, es mayor que todos, y nadie es capaz de arrebatarme Arrebatándolos de mi mano. 29 Mi Padre, que me los ha dado, es mayor que todos, y nadie puede arrebatárselos de la mano del Padre”
La frase "arrebatarlas de mi mano" no cubre a los que saltan o se sueltan de Jesús por su propia voluntad. Si este versículo fuera tomado como una declaración absoluta de seguridad eterna, esto haría totalmente absurda la advertencia de Jesús que encontramos sólo 5 capítulos más adelante, donde dice que aquellos que no permanecen en Él, la Vid Verdadera, serán cortados y quemados (Juan 15: 1-6) Juan 10: 27-29 y Juan 15: 1-6 van juntos, son pares. 
La promesa de Jesús en Juan 10 se aplica sólo a fuerzas externas que intentan arrebatar a sus hijos, pero no cubre el libre albedrío o decisión de un individuo. Jesús no permitirá que nadie más le robe a usted su salvación, pero si usted mismo decide por el pecado, Jesús No lo retendrá como si estuviera preso.

B) Romanos 8: 31-39 (ESV) – “Entonces, ¿Qué diremos a estas cosas? Si Dios está por nosotros, ¿quién puede estar en contra de nosotros? 32 El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? 33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Es Dios quien justifica. 34 ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, más que el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, el cual, de hecho, está intercediendo por nosotros. 35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tendrán tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada? 36 Como está escrito: "Por causa de vosotros somos muertos todo el día; Somos considerados como ovejas para ser sacrificados ". 37 No, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Porque estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles, ni los gobernantes, ni las cosas presentes ni futuras, ni los poderes, ni la altura ni la profundidad, ni nada en toda la creación podrá separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús nuestro Señor”
En este maravilloso pasaje, Pablo hace una lista de cosas que no pueden separarnos del amor de Cristo (v.38-39); Hay, sin embargo, una omisión sorprendente de la lista:   Nosotros mismos. Al igual que el pasaje de Juan 10: 27-29, Romanos 8 sólo promete que Jesús no permitirá que ninguna fuerza externa o gente alguna robe su salvación. Como un resultado de este análisis, todo esto no puede utilizarse para construir una doctrina tal como "Una vez salvo, siempre salvo" porque no abordan la cuestión de los cristianos que renuncian voluntariamente a su salvación.
De hecho, en el momento en que este pasaje se toma como una declaración incondicional de seguridad eterna, inmediatamente entra en conflicto con otras declaraciones claras en contraste y encontradas en el mismo libro de Romanos (por ejemplo Romanos 11:22). La única manera en que Romanos 8 puede reconciliarse adecuadamente con estas otras afirmaciones, es incluyendo Romanos 11, como textos pares o parejas. La promesa de Romanos 8 sólo se aplica a las fuerzas externas y no a la libertad de una persona. Como se señaló anteriormente, Jesús no permitirá que nadie más le robe su salvación, pero Él no podrá hacer nada si usted renuncia a ella voluntariamente.

4. Problema 4: El Espíritu Santo "garantiza". [Ef 1: 13-14]

A) Efesios 1: 13-14 (ESV) – “En él también vosotros, cuando oísteis la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y creímos en él, fuiste sellado con el Espíritu Santo prometido, 14 que es la garantía de Nuestra herencia hasta que la adquirimos, para la alabanza de su gloria”.
Este es probablemente uno de los textos primarios sobre los cuales los defensores de "Una vez salvos, siempre salvos" construyen su doctrina. Interpretan que el pasaje significa que en el momento en que una persona recibe el Espíritu Santo recibe inmediatamente una garantía absoluta de la vida eterna hasta el final de su vida independientemente de todas las elecciones y comportamientos posteriores. En otras palabras, los defensores de 'Una vez salvos, siempre salvos' no creen que una persona que haya recibido el Espíritu Santo pueda perder la vida eterna. Pero, como ya hemos visto, esto no puede ser así porque Hebreos 6: 4-6 claramente dice Que algunos que han "compartido en el Espíritu Santo" "caen" y serán "quemados" (para más información sobre Hebreos 6: 4-6, véase más arriba). Ninguna interpretación de Efesios 1: 13-14 que niegue Hebreos 6: 4-6 (y otros pasajes similares) debe ser permitido; Ambos forman una sola pareja. Ambos son verdad, porque ambos están la Palabra de Dios.
Entonces, ¿Qué es lo que el Espíritu Santo garantiza? Tal vez una ilustración ayudará a explicarlo. En algunos lugares, cuando una pareja se compromete antes de casarse, el hombre suele dar un anillo a la mujer. ¿Qué hace el anillo de compromiso o qué significa? El anillo es solamente una promesa, o garantía, de que la pareja tiene la intención de algún día estar casada. El anillo de por sí no garantiza que la pareja va a casarse. En cualquier momento durante el período de compromiso, la persona con el anillo está totalmente dentro de sus derechos de romper el compromiso, (no sucede así una vez que están casados). El anillo no da garantías que la boda inexorablemente va a suceder en el futuro, más bien, es una la realidad de la relación presente. Siempre y cuando el anillo permanezca en el dedo de la prometida, la pareja sigue en camino de casarse. Y si el anillo permanece en su dedo hasta el día de la boda, entonces la boda puede ser un hecho y el matrimonio será consumado. Una vez hecha la boda, esta relación se vuelve absolutamente permanente; Pero si el anillo se retira durante el período de compromiso (antes del día de la boda), entonces es probable que el matrimonio no se concrete.
De la misma manera, el Espíritu Santo es nuestra garantía de matrimonio para la próxima Cena de bodas del Cordero que tendrá lugar cuando Jesús vuelva a casarse con Su novia en Su Segunda Venida (Mateo 22: 1-14, Lc. 12: 35-40, Apocalipsis 19: 7-9). 
Mientras yo ande en comunión con el Espíritu Santo, mi compromiso con Jesús es garantizado y mi lugar en la cena de la boda está asegurado. Pero si me aparto voluntariamente del Santo Espíritu mediante una elección consciente de pecar deliberadamente y retiro el anillo de mi dedo, después la única garantía que me queda es la "expectación temible" del "juicio y del fuego furioso que consumirá a los enemigos de Dios" (Hebreos 10:27).
Y esto es exactamente lo que el resto de la Escritura testifica: La enseñanza consistente de la Escritura es que sólo los que perseveran hasta el final de sus vidas serán salvos y se les permitirá participar en la Cena de las Bodas con Jesús porque la salvación se basa en la perseverancia.

B) Más pruebas de Jesús de que la gente puede perder su salvación (parábola de las diez vírgenes). 

La parábola de las diez vírgenes es una parábola de la boda que nos ilustra esta verdad: "Entonces el reino de los cielos será como diez vírgenes que tomaron sus lámparas y fueron al encuentro del novio. 2 Cinco de ellos eran insensatos, y cinco eran sabios. 3 Porque cuando los insensatos tomaron sus lámparas, no tomaron aceite con ellos, 4 sino que los sabios tomaron frascos de aceite con sus lámparas. 5 Como el novio se retrasó, todos se quedaron dormidos y durmieron. 6 A la medianoche se oyó un grito: "¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo. »7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y recortaron sus lámparas. 8 Y el insensato dijo a los sabios: Danos tu aceite, porque nuestras lámparas se apagarán. Pero los sabios respondieron, diciendo: "Ya que no habrá suficiente para nosotros y para usted, vaya más bien a los vendedores y compre por sí mismos." 10 Y mientras iban a comprar, vino el novio, y los que estaban listos fueron Con él a la fiesta del matrimonio, y la puerta estaba cerrada. 11 Después vino otra de las vírgenes, diciendo: Señor, Señor, ábrenos. 12 Pero él respondió: De cierto os digo que no os conozco. 13 Mirad pues, porque no sabéis ni el día Ni la hora. - Mateo 25: 1-13 (ESV)
Lo primero que se debe notar acerca de esta parábola es que TODAS, las 10 vírgenes, estaban esperando que el novio regrese. Esto es importante, porque significa que la parábola está hablando sólo a los creyentes. ¡Ciertamente ningún no creyente está esperando el regreso de Jesús (el novio)! Este hecho se confirma en el versículo 11 cuando los cinco las vírgenes necias llaman Señor a Jesús.
Así que todas, las 10 las vírgenes son los creyentes y los 10 estaban esperando el regreso de Jesús. Pero sólo 5 de ellos llegaron a ir con Jesús a la fiesta de matrimonio (versículo 10)! ¿Por qué? Porque 5 de ellas (las "vírgenes necias") no estaban listas cuando el novio regresó. Específicamente no tenían aceite en sus lámparas. Más tarde, cuando las vírgenes necias llaman a Jesús él les dice que no las conoce (lo cual es un preludio de que sean enviadas al infierno, véase Mateo 7:23).
¿Qué es este aceite? En la Escritura, el aceite se usa a menudo para representar al Espíritu Santo (como lo demuestra el uso de la palabra "ungido" - un término que normalmente se usa sólo en conjunción con el aceite - pero en la Escritura también está utilizado conjuntamente con la obra del Espíritu Santo. Vea Lucas 4:18, Hechos 10:38, 2 Cor 1: 21-22, 1 Juan 2:20).

Así, las vírgenes insensatas eran creyentes que dejaron la comunión con el Espíritu Santo, como lo demuestran el hecho de que no estaban llenos de aceite cuando el novio regresó.
Jesús resume la parábola en el versículo 13 diciendo: "Mirad, por lo tanto." En el contexto de esta parábola, es una advertencia sobria - aquellos que no miran, no estarán listos cuando Él regrese, y pueden ser excluidos de la cena de la boda.
5. Pregunta: ¿Pero no nos ha adoptado Dios en su familia? ¿No somos hijos e hijas del Rey?

A) La respuesta a esta pregunta es, por supuesto, un rotundo SI! Romanos 8: 14-17 dice claramente que todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son 'hijos de Dios'. Dice que los que están en Cristo Jesús son adoptados por Dios. Esta es una verdad maravillosa!
B) El problema es que los defensores de "Una vez salvos, siempre salvos" han inferido que esto significa que una persona no puede perder su salvación. Pero en ninguna parte en Romanos 8: 14-17, o cualquiera de los otros pasajes de adopción en la Escritura Pablo dice que una vez adoptada una persona no puede perder su adopción (es decir, la salvación)

C) De hecho, como ya vimos antes, 2 Timoteo 2:12 claramente dice que si rechazamos a Dios Él nos rechazará (es decir, nos quitará de su familia)! 2 Timoteo 2: 11-13 (NVI) -He aquí una palabra fiel: Si morimos con él, también viviremos con él; 12 Si perseveramos, también reinaremos con él. Si le negamos, él también nos rechazará; 13 Si somos infieles, permanecerá fiel, porque no puede negarse a sí mismo.
Por lo tanto, claramente, una persona que ha sido adoptada puede perder su adopción negando deliberadamente a Dios.
Este punto también es explícitamente expresado por Jesús, “Así que todo aquel que me reconoce ante los hombres, yo también lo haré reconoced delante de mi Padre que está en los cielos, mas el que me niegue delante de los hombres, también negaré ante mi Padre que está en los cielos”. - Mateo 10: 32-33 (ESV)

D) La Biblia afirma que, en última instancia, la adopción no es permanente, eternamente consumada. Es solamente perseverando hasta el final de la vida. El que SUPERA heredará todo esto, y yo seré su Dios y él será mi hijo. - Ap 21: 7 (NVI)
¿Quiénes son los hijos de Dios? Sólo aquellos que superan hasta el final de sus vidas. 

3. Una exégesis pobre

Objeción Final: Los defensores de “salvos siempre salvos” dicen: “Las personas que parecen haber perdido su salvación nunca la tuvieron”

A) 1 Juan 2:19. Las personas que creen en "Una vez salvas, siempre salvas" citan 1 Juan 2:19 para "probar" que nadie puede perder su salvación. Su argumento, basado en este texto, es que cualquiera que parece perder su salvación nunca la tuvo.
Aquí está el pasaje en cuestión: “Hijos, es la última hora, y como habéis oído que viene el anticristo, ahora han llegado muchos anticristos. Por lo tanto sabemos que es la última hora. 19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; Porque si hubieran sido de nosotros, habrían continuado con nosotros. Pero salieron, para que se pusiera claro que no eran todos de nosotros.” - 1 Juan 2: 18-19 (ESV).
El contexto, sin embargo, lo es todo. En este pasaje, el apóstol Juan está haciendo referencia a un grupo específico de personas que estaban dejando la iglesia a la que estaba escribiendo, a fin de seguir una herejía (probablemente uno de los gnósticos). Juan dice que estas personas nunca fueron cristianas.
En primer lugar, es una lógica defectuosa decir que este pasaje demuestra que todo aquel que se aleja de la fe nunca fue salvo. Lo único que podemos concluir de este pasaje es que existen algunas personas que pueden aparecer por un tiempo, ser cristianos, pero más tarde, cuando se alejan de la fe, se hace obvio que nunca lo fueron de verdad. 
El pasaje de Juan hace  referencia a un grupo en particular de personas, no sobre todas en general. Si fuera una declaración absoluta de todas las personas que alguna vez se alejaron de la fe automáticamente este texto entra en contradicción con los muchos pasajes bíblicos que hemos citado anteriormente, donde claramente las personas pueden ser verdaderamente salvas y luego perder su salvación. También se contradice con varios otros pasajes que Juan escribió más adelante en esta misma epístola y en sus otras epístolas: 

B) La lectura de 1 Juan 2:19 hay que asociarla con sus parejas, por ejemplo 1 Juan 5: 16-17 (NVI) – “Si alguno ve a su hermano cometer un pecado que no conduce a la muerte, él debe orar y Dios le dará vida. Me refiero a aquellos cuyo pecado no conduce a la muerte. Hay un pecado que conduce a muerte. No estoy diciendo que él debe orar por eso. 17 Toda maldad es pecado, y hay pecado que hace no conducir a la muerte”
En este pasaje, Juan claramente escribe que hay un pecado que los cristianos ('hermanos') pueden cometer que conduce a la muerte (es decir, muerte espiritual que termina en el infierno), lo que implica claramente una pérdida de salvación. 

2) 2 Juan 8-9 (SE) – “Vigila, para que no pierdas para lo que hemos trabajado, sino para ganar una recompensa completa. 9 Todo el que sigue adelante y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios. El que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo”
En este pasaje, Juan le dice a 'la mujer elegida a quien ama' (v. 1) que se "cuide" para que no 'PIERDA lo que había alcanzado' (v.8). Él continúa diciendo que cualquier persona que no «permanece en la enseñanza de Cristo» (es decir, que en algún momento aceptaron la Enseñanza de Cristo, pero luego no continúan en ella), 'NO TIENE A DIOS' (v.9). Este pasaje es claro: una persona puede perder la recompensa que ha almacenado en el Cielo y, peor aún, esa persona puede incluso dejar la enseñanza de Cristo y perder a Dios por completo. Ciertamente cualquier persona que está "sin Dios" también está sin salvación, así, una persona puede perder su salvación.

3) Objeción: Tal vez la "muerte" de la que habla 1 Juan 5: 16-17 es la muerte física, no espiritual.
Algunos defensores desesperados de 'Once Saved, Always Saved' (Salvos siempre salvos) pueden argumentar que la muerte a la que se refiere Juan es la muerte física, no la muerte espiritual (es decir, la pérdida de la salvación). ¡Pero eso no tiene sentido! Hay muchos pecados que conducen a la muerte física: las drogas, el sexo ilícito, el asesinato, la violencia - incluso la mentira (Hechos 5: 1-11). De hecho, Pablo dice que todo pecado conduce a la muerte (Romanos 6:23). Pero aquí Juan declara que hay un pecado          
(Singular) que conduce a la muerte. Obviamente, el tipo de muerte que habla Juan aquí no podría ser física, ya que hay muchos pecados que conducen a la muerte física. Pero una vez que una persona es salvada sólo hay un pecado que puede causar la muerte espiritual: apartarse de Dios. Es ridículo interpretar la palabra 'muerte' en este pasaje como muerte física. 

C) El sentido de 1 Juan 5: 16-17 (El pecado que conduce a la muerte). La única manera de dar sentido a este pasaje es si Juan está hablando de un cristiano que endurece al extremo su corazón hacia Dios a través de la desobediencia, la falta de perdón o la mundanalidad persistente, que finalmente Dios mismo lo rechaza. Una vez que Dios ha rechazado a una persona, no habría razón para orar por esa persona por más tiempo (ver 1 Sam. 16: 1 para un ejemplo de esto).

D) Lo que Dios no puede perdonar. . . Aunque Dios es un Dios perdonador que puede perdonar cualquier acto pecaminoso, Él no perdonará a aquellos de Sus hijos que persisten en tener un corazón descarado y rebelde. Miren este pasaje de Deuteronomio: "Cuídense de que no haya entre ustedes un hombre o una mujer, ni un clan, ni una tribu cuyo corazón se aleje." [Nota: en un momento dado se volvieron hacia Dios] hoy desde el Señor nuestro Dios para ir y servir al Dioses de esas naciones. Guardaos, para que no haya entre vosotros raíz venenosa y amarga; 19 el que, al oír las palabras de este pacto jurado, se bendice en su corazón, diciendo: Estaré seguro, aunque ande en la obstinación de mi Corazón. "Esto conducirá a la barrida de húmedo y seco por igual. 20 El Señor no querrá perdonarle [el pecado imperdonable], sino que la ira del Señor y sus celos humearán contra ese hombre, y las maldiciones escritas en este libro se establecerán sobre él, y el Señor borrará Su nombre de debajo del cielo. - Deuteronomio 29: 18-20 (English Estándar Version).


4. Perseverar  hasta el fin.

La salvación se basa en la perseverancia, es decir como el cristiano termina su vida, no en una oración que un día pronunció en el pasado. ¿Está claro hasta aquí?
El error que muchos cristianos cometen con frecuencia es pensar en la salvación como una transacción única que tuvo lugar cuando "recibieron a Jesús en su corazón". Este tipo de pensamiento hace que los cristianos crean en la salvación como algo que poseen a perpetuidad – Dicen: ¡Está hecho, está terminado! - en lugar de comprender que es algo que Jesús va a hacer por ellos en el FUTURO (en el Juicio) sobre la base de cómo terminan su vida.
Por supuesto, afirmamos que orar para recibir a Jesús ES un importante y maravilloso PRIMER PASO. Pero eso es exactamente lo que es: Un paso. Si es seguido por un arrepentimiento genuino y una vida de amor a Jesús, entonces la persona que pronunció la oración es salva (ver Romanos 10: 9-10 y Santiago 2: 18-24).
La Escritura enseña continuamente que nuestra salvación es un proceso continuo, y que sólo aquellos que perduran hasta el fin de sus vidas recibirán el premio de la vida eterna ¿Por qué?

1. “Porque la palabra de la cruz es locura para los que están pereciendo, pero para nosotros que estamos siendo salvos, es el poder de Dios.” -1 Cor 1:18 (ESV)
Tenga en cuenta que Pablo no dice 'a los que somos salvos', sino más bien 'a aquellos de nosotros que estamos siendo salvos ' ¿Por qué? Porque no consideraba que su salvación fuera un hecho consumado. Fue un proceso continuo, que se cumpliría al final de su vida. Los siguientes dos ejemplos muestran la consistencia de Pablo en esta manera de pensar:

A) “Ahora os recuerdo, hermanos, del evangelio que os he predicado, el cual habéis recibido, en el que sois, y por el cual sois salvos, si apegáis a la palabra que os he predicado, a menos que creáis en vano” 1 Cor 15: 1-2 (ESV)

B) “Pero gracias a Dios, que en Cristo siempre nos conduce en procesión triunfal, ya través de nosotros fragancia del conocimiento de él en todas partes. Porque somos el aroma de Cristo a Dios entre los que están siendo salvos y entre los que están perdiendo, a uno el olor de la muerte a la muerte, el otro a fragancia de la vida a la vida.” - 2 Cor 2: 14-16 (ESV)

C) “Pase lo que pase, deben comportarse de una manera digna del evangelio de Cristo. Entonces, si vengo a veros o sólo oigo hablar de vosotros en mi ausencia, sabré que permanecéis firmes en un mismo espíritu, luchando como un solo hombre por la fe del Evangelio, sin ser asustados de ninguna manera por aquellos que os oponen. Esta es una señal para ellos que serán destruidos, pero que serán salvos - y eso por Dios”  - Filipenses 1: 27-28 (NVI)
Observe aquí que Pablo dice al final del versículo 28 que los Filipenses “serán salvos” - su salvación no es algo en el pasado, se refiere a algo que les sucederá en el futuro. La salvación no es algo que ningún creyente posea en plenitud durante esta vida; es un proceso continuo en nuestras vidas, al final del cual -si perseveramos- seremos salvos del infierno y del juicio.

3. “Necesitas perseverar para que cuando hayas hecho la voluntad de Dios, recibirás lo que prometió”. - Heb 10:36 (NVI)
¿Por qué necesitamos perseverar? Porque si no perseveramos, NO recibiremos lo que Dios ha prometido (vida eterna, salvación, etc. etc.). Una vez más, la salvación es algo en el futuro - basado en nuestra perseverancia.

4. Considera también las palabras del apóstol Pedro en su epístola: "¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo! De acuerdo con su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, 4 a una herencia imperecedera, inmaculada e inmarcesible, guardada en el cielo por ti, El poder de Dios está siendo guardado a través de la fe para una salvación lista para ser revelada . . . . 8 Aunque no lo has visto, tú lo amas. Aunque ahora no lo veas, crees en él y regocíjate con gozo inexpresable y lleno de gloria, 9 obteniendo el resultado de tu fe, la salvación de tus almas" 1 Pedro 1: 3-5, 8- 9 (ESV)
En este pasaje Pedro dos veces afirma claramente que la salvación de una persona es tanto un acontecimiento futuro como un proceso continuo, no un acontecimiento pasado y terminado basado en una oración que una persona pronunció una sola vez. Primero, en el versículo 4, él dice a los creyentes que son "salvos” (presentes-continuos) a través de la fe" para una salvación que será revelada " en el futuro. En otras palabras, la gente no es salvada ahora - seremos salvados, en el futuro, ¡Si continuamos en la fe! Luego en el versículo 9 dice a los creyentes que están "obteniendo" (presente-continuo-continuo) la "salvación de vuestras almas." Note, una vez más, que él NO dice que los creyentes ya han obtenido (pasado) su Salvación - es un proceso continuo. El hecho de que haya un 'SI' en nuestro proceso continuo de salvación es indudable:

1. “Y tú, que alguna vez fuiste alienado y hostil en la mente, haciendo malas acciones, ahora se ha reconciliado en su cuerpo de carne con su muerte, para presentarte santo e irreprensible y sin reproche delante de él, SI de hecho CONTINÚAS en La fe, estable y firme, sin apartarse de la esperanza del evangelio que oísteis, que ha sido proclamada en toda la creación bajo el cielo, y de la cual yo, Pablo, fui ministro”. - Col 1: 21-23 (ESV)

2. “Pero las mujeres serán salvadas a través de la maternidad - SI CONTINÚAN en la fe, el amor y la santidad con propiedad” - 1 Timoteo 2:15 (NVI)

3. “Observa atentamente tu vida y doctrina. PERSEVERE en ellos, porque si lo haces, SALVARÁS tanto a ti mismo como a tus oyentes”. - 1 Timoteo 4:16

4. “Por lo tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, así ahora, no sólo como en mi presencia, sino mucho más en mi ausencia, trabajad vuestra salvación con temor y temblor, porque es Dios el que obra en vosotros, Y para trabajar por su buena voluntad” - Fil 2: 12-13 (ESV)
Si estamos garantizados para ser salvos sin importar cómo vivamos, ¿por qué Pablo nos dijo que trabajáramos para nuestra salvación con 'temor y temblor?'
3 veces en los Evangelios y 8 veces en Apocalipsis se repite que sólo aquellos que soportan (o vencen) hasta el fin de sus vidas serán salvados. 
No es cómo empiezas lo que determina si eres o no salvo, es como terminas.

1. “El hermano entregará al hermano a la muerte, y el padre a su hijo, y los hijos se levantarán contra los padres y los harán morir, 22 y seréis odiados por todos por causa de mi nombre. Pero el que persevera hasta el fin se salvará” - Mateo 10: 21-22 (ESV)
En este pasaje, Jesús deja claro que ser cristiano en algún momento de la vida no es suficiente para salvar a esa persona por toda la eternidad; después de convertirse en cristiano, debe perdurar hasta el fin de sus vidas para TERMINAR como cristiano y luego ser salvo.

Dos ejemplos más de los Evangelios:

A) “Pero el que persevera hasta el final será salvo” - Mateo 24:13 (ESV)

B) “Y serás odiado por todos por causa de mi nombre. Pero el que persevera hasta el fin se salvará” - Mc 13:13 (ESV)

C). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. A aquel que SUPERA, daré el derecho de comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios” - Apocalipsis 2: 7 (NVI)
La promesa de comer del árbol de la vida es una referencia clara a la vida eterna, prometido para aquellos que superan, que vencen, no para todos los que hicieron una oración y 'se salvó' en algún momento de su vida.

D). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que SUPERA no será herido en absoluto por la segunda muerte” - Rev 2:11 (NVI)
La "segunda muerte" se refiere al infierno (ver Apocalipsis 20:14). Así, sólo aquellos creyentes que venzan, no necesariamente los que una vez comenzaron el camino cristiano, escaparán del infierno.
“A aquel que SUPERA y hace mi voluntad AL FINAL, daré autoridad sobre las naciones - 'Él las gobernará con un cetro de hierro; Los hará pedazos como cerámica ", como yo he recibido autoridad de mi Padre. También le daré la estrella de la mañana. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” - Rev 2: 26-29 (NVI)
Este pasaje deja muy claro que no importa si usted comenzó o no en el camino cristiano en algún momento de su vida. Sólo aquellos que hacen la voluntad de Dios "hasta el FIN" serán recompensados (es decir, salvados).
“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. A aquel que SUPERA, daré parte del maná escondido. También le daré una piedra blanca con un nuevo nombre escrito en ella, conocido sólo por el que la recibe” - Rev 2:17 (NVI)
“El que supera, como ellos, estará vestido de blanco. Nunca borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre ante mi Padre y sus ángeles”. - Rev 3: 5 (NVI)
“Al que venciere lo haré una columna en el templo de mi Dios. Nunca más lo dejará. Escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios; Y también escribiré sobre él mi nuevo nombre” - Rev 3:12 (NVI)
“A El que SUPERA, yo daré el derecho de sentarme conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono” - Rev 3:21 (NVI)
“El que sobrevive heredará todo esto, y yo seré su Dios y él será mi hijo” - Rev 21: 7 (NVI)
                                                                                                   
5. Testimonio abrumador.

Es por demás de evidente y suficiente el testimonio de la Escritura que los creyentes pueden perder su salvación. Hay muchos pasajes en la Escritura que declaran explícitamente este hecho. Los primeros padres de la iglesia comprendieron esto también (véase apéndice). 
Desafortunadamente, doctrinas engañosas ha entrado en la iglesia cristiana y muchos creyentes hoy tienen una falsa seguridad de que pueden vivir como quieran porque es imposible para ellos perder su salvación. Esta doctrina no se basa en la Escritura; No hay un solo pasaje en la Escritura que explícitamente enseña que un creyente nunca puede perder su salvación. Por el contrario, esta doctrina se basa en la inferencia, la exégesis pobre y un completo malentendido de lo que es la salvación. 

¿Qué es la salvación? Es un evento futuro y un proceso continuo; Es un proceso continuo que se está elaborando en creyentes genuinos en esta vida, y es un regalo futuro dado en el Juicio a todos aquellos que perseveran en Cristo hasta el fin de sus vidas. 
La seguridad de la salvación NO depende de sostener la doctrina 'Una vez salvo, siempre salvo'. En la superficie, parecería que las personas que creen que "Una vez salvos, siempre salvos" les resulta fácil encontrar la seguridad de la salvación y, que nosotros, que no creemos en "Una vez salvos, siempre salvos" no somos capaces para encontrar la garantía de la salvación. De hecho, es exactamente lo contrario. La mayoría de las personas que creen que "Una vez salvo, siempre salvo" argumentarán que si alguien se aleja de su fe, eso no significa que perdieron su fe, significa que nunca fueron salvos. Esto crea un gran problema, porque en este caso nadie podría estar seguro de que se salva en el presente.
Piense cuidadosamente en esto:
Supongamos que una persona cree en Jesús, pronuncia sinceramente la oración del pecador y luego muestra evidencia de su salvación en la forma en que vive. De acuerdo con la doctrina de "Una vez salvos, siempre salvos" esa persona nunca puede perder su salvación ¡SI! son verdaderamente salvos. 
Pero, ¿qué sucede si más tarde esa persona deja la fe y manifiesta claramente que ya no es más creyente? Si la argumentación de 'Una vez salvo, siempre salvo' es correcta, entonces esa persona nunca fue un creyente en  primer lugar. 
Pero si esa persona nunca fue creyente (a pesar de que en algún momento realmente creyó en Jesús, hizo la oración del pecador y exhibió el fruto de la salvación), ¿Cómo podría alguien estar seguro de su Salvación, incluso si cree en Jesús, dice la oración del pecador y exhiben el fruto del arrepentimiento? ¿Quién sabe, porque tal vez en el futuro tú también te alejarás de Dios, probando que no eres salvo ahora mismo? Si "Una vez salvo, siempre salvo" es correcto, entonces ninguna persona puede estar segura de su salvación porque nadie puede saber con certeza qué hará en el futuro. Tan sincera como una persona pueda ser en el presente, con esta forma de pensar nadie puede tener seguridad de salvación porque nadie sabe cómo se comportará en el futuro. ¡Este hecho puede y produce cristianos aterrorizados y neuróticos! 

Aquí hay varias citas de teólogos, pastores, autores cristianos y líderes que creen en "Una vez salvos, siempre salvos" mostrando que esta doctrina no puede, en última instancia, encontrar la seguridad de su salvación:

A) John Piper (predicador y autor), un fuerte defensor de Salvo siempre salvo "Once Saved, Always Saved" (como todos los calvinistas) afirma claramente que ningún creyente puede estar seguro de que es un creyente. (John Piper and Staff, "TULIP: Lo que creemos acerca de los Cinco Puntos del Calvinismo: Documento de posición del personal pastoral" (Minneapolis, MN: Desiring God Ministries, 1997)

B) Philip F. Congdon (autor y erudito), escribe: "La seguridad absoluta de la salvación es imposible en el clásico Calvinismo. (Philip F. Congdon, "Soteriological implications of Five-Point Calvinism", Journal of the Grace Evangelical Society, otoño de 1995, 8:15, 55-68).

C) Los puritanos son los padres espirituales de muchas iglesias y de cristianos hoy en América del Norte. También ellos eran defensores de 'Once Saved, Always Saved' y se sabe que lucharon durante siglos con el tema del Aseguramiento de Salvación. (Joseph C. Dillow, El reinado de los reyes servidores: un estudio de la seguridad eterna y el significado final del hombre (Haysville, NC: Schoettle Publishing Co., 2ª ed., 1993), 192-193).

D) R. C. Sproul es un famoso y respetado teólogo que ha escrito muchos libros. Es también un firme defensor de la doctrina «Una vez salvo, siempre salvo». Aquí está su experiencia personal con respecto a la seguridad de la salvación, en sus propias palabras:
 "Hace un tiempo tuve uno de esos momentos de aguda conciencia de sí mismo. . . Y de repente la pregunta me golpeó: "R. C., ¿y si no eres uno de los redimidos? ¿Qué pasa si tu destino no está en el cielo, después de todo, pero el infierno? "Déjame decirte que estaba inundado en mi cuerpo con un escalofrío que se extendía desde mi cabeza hasta el fondo de mi espina dorsal. Estaba aterrado. Traté de agarrarme. Pensé: "Bueno, es una buena señal de que me preocupa esto. Es cierto, los cristianos realmente se preocupan por la salvación. "Pero entonces comencé a hacer un balance de mi vida, y miré mi conducta. Mis pecados llegaban a mi mente, y mientras más me miraba, peor me sentía. Pensé: "Tal vez es realmente cierto. Tal vez no me salve después de todo.. . Entonces me acordé de Juan 6:68, el apóstol Pedro también se sentía incómodo con las palabras de Jesús, pero se dio cuenta de que el estar ¡incómodo con Jesús era mejor que cualquier otra opción! "(R. C. Sproul," Aseguramiento de la salvación ", citado por Dave Hunt en" What Love is This? "3ª Edición (Publicado por Berean Call, 2006) 486-487.
¿"Estar incómodo con Jesús" es la mejor garantía de salvación que un cristiano puede esperar? Eso es deprimente No bíblico.

2. En contraste con esto, una persona que NO cree en la doctrina de "Una vez salvo, siempre salvo", y en su lugar cree (como nosotros) que puede ser verdaderamente salvo y más tarde alejarse de la fe, hoy puede tener la seguridad De salvación. Eso es porque creemos que lo que una persona hace en el futuro no tiene nada que ver con que si está o no salvo ahora mismo, en el presente. Todo lo que una persona necesita hacer para estar seguro de su salvación en el presente es hacerse preguntas como las siguientes:

A) ¿Creo ahora mismo que Jesús es quien dijo que era? (Juan 5:24)
• Si contesta 'sí', entonces es salva.

B) ¿Me da el Espíritu Santo la confianza de que soy de él? (Romanos 8: 15-17)
• Si la respuesta es 'si' a esto, entonces usted puede estar seguro. Y Si 'no', oren y pidan seguridad, porque Él quiere darla.

C) ¿Cambia mi comportamiento? ¿Me estoy volviendo más amoroso hacia otras personas? (1 Juan 3: 17-19)
• Si contesta 'si' a esto, entonces usted esté seguro. Si no, arrepiéntase y pídale que le ayude a crecer en amor para que puedas estar seguro de la salvación.




miércoles, 15 de febrero de 2017

ESTABLECIENDO PRINCIPIOS CRISTIANOS AL ORIENTAR Ángel Negro



Cuando una persona acude a un líder, pastor, consejero, etc. buscando orientación:

P. ¿Qué espera obtener como resultado de la conversación?

R. Que se le resuelva(n) el o los problema(s).

P. ¿Por qué quiere que se le resuelvan los problemas?

R. Porque busca su bienestar. No sufrir.

No está mal que las personas busquen sentirse bien, pero, tenemos que tener cuidado de no involucrarnos tanto sentimentalmente en su problema, que perdamos el discernimiento espiritual de la situación y estemos orientando en contra de lo que Dios está haciendo.
Lo prioritario de la persona que consulta es: “sentirse bien”.
La prioridad en las Sagradas Escrituras es: “que se haga la voluntad de Dios”.
Si logramos que las personas acepten la voluntad de Dios, encontrarán el bienestar.

¿Cómo se logra esto? Tres cosas:

1.Debemos procurar que voluntariamente las personas pongan como meta de su vida, hacer la voluntad de Dios y ser conformados a la imagen de Jesús.

2.Que por propia iniciativa deseche todo intento de ser feliz, alcanzar el bienestar o lograr su realización personal, por cualquier otro camino que no sea el trazado por el Señor.

3.Para el cristiano hay una vida feliz, una realización personal y un mayor bienestar, pero esta se logra haciendo la voluntad del Padre.

El eje sobre el cual trabaja el consejero cristiano es Cristo y no el problema de la persona.
El consejero secular y el cristiano tiene el mismo deseo: que la persona este bien. Solo que uno tiene como centro la persona y su problema y el otro a Cristo y su voluntad.
Dentro del “mundo cristiano” estamos invadidos de libros, videos, cassettes y mensajes que promueven el bienestar, el placer (no pecaminoso), pasarla bien y la realización personal.

La felicidad y la plenitud de vida no se encuentran por buscarlas, sino por hacer lo que Dios manda.

Lo primero que debe buscar el cristiano en la vida es agradar a Dios.
Cuando tratamos con problemas en los hermanos, o conflictos interpersonales, nuestro primer objetivo no debe ser como resolver el problema, sino que ellos, o uno de ellos por lo menos, tome el camino de hacer lo que Dios manda.
Cuando aconsejamos, tengamos cuidado de no estar apoyando un fin egoísta.
*Están los que no quieren perder.
*Los que no quieren tomar la cruz.

NUESTRO OBJETIVO EN LA CONSEJERÍA ES QUE LAS PERSONAS
HAGAN LA VOLUNTAD DE DIOS Y NO SOLAMENTE QUE LES SEAN RESUELTOS SUS PROBLEMAS.

Lucas 12:13-21
Ej. Jesús: ¿Quién me ha puesto entre vosotros como juez o partidor?
¿No son llamativas estas palabras del Señor?
*No tenemos respuestas a todos los problemas de la gente.
*No tenemos que resolver todos los problemas.
*No siempre mediar es lo aconsejable.
¿Cuál fue el pedido de un hombre de la multitud? v.13 _________________
¿Cuál fue la respuesta de Jesús? v.14 ______________________________
¿Qué principio estableció Jesucristo? v.15 ___________________________
¿Con qué parábola lo ilustró? ______________________________________
¿Medió Jesucristo entre los dos hermanos? __________________________
¿Por qué no lo hizo?______________________________________________
En la respuesta que le dio Jesús, ¿cuál fue su mayor interés? ___________

Debemos cuidar que la gente no nos use para su propio fin egoísta.

Tres caminos para resolver todo problema:

1) La injusticia.
2) La justicia.
3) La cruz.

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...