martes, 19 de diciembre de 2017

UNA MENTE RENOVADA


✓Una mente renovada piensa en extender las estacas de su tienda.

✓Su premisa es: “No me conformo, deseo cambiar para crecer”.

✓Una mente renovada resiste ser sombra que pasa sin cooperar el algo con el propósito trascendente de Dios.

✓Una mente renovada piensa la Palabra, la cree y no duda, y se decide a vivirla.

✓Una mente renovada muy difícilmente tenga moldes, se almidone o este satisfecha con el status quo.

✓Una mente renovada quiere ser leal a su visión por lo que resiste colocarse algún chaleco de fuerza denominacional.

✓Una mente renovada no se deja adormecer por las glorias pasadas ni presentes, sabe que nadando a mar abierto hay nuevas aguas y nuevas vivencias.

✓Una mente renovada no conoce límites, ni parámetros, solo los que le demarcan las sagradas escrituras. Sus consignas son: creatividad e innovación.

✓Una mente renovada discierne las tradiciones que quieren imponerse al vino nuevo del Espíritu, también las estructuras que procuran encapsular la gracia y la revelación divina.

✓La mente renovada es el único timonel confiable para conducir la iglesia, es más, la convierte de ser un vetusto trasatlántico a una sencilla barca cuyas velas son llevadas por el viento del Espíritu.

Así es una mente renovada!

lunes, 18 de diciembre de 2017

EL NOVIAZGO Jorge Himitian


Jorge, conocemos sus enseñanzas que nos han bendecido y edificado a través de los años. No obstante, entendemos que las mismas necesitan ser refrescadas continuamente. Uno de estos temas es “El noviazgo”.

 ¿Qué nos puede decir acerca de este periodo de la vida?

 En la juventud llega una de las etapas más hermosas y determinantes de la vida: el momento de decidir con quién casarse. Queremos que los jóvenes vivan este período lleno de sentido.

El noviazgo es un camino de preparación para el casamiento. No es una relación que tiene un propósito en sí misma. Pensar en un noviazgo sin proyectarse a la unión matrimonial resulta inadmisible para un discípulo de Cristo. Nadie debería ponerse de novio a menos que esté pensando seriamente en casarse.

 Entonces ¿Quien establece un noviazgo debe casarse indefectiblemente?

Claro que no. Esto no significa que todo el que se pone de novio está obligado a casarse, pero sí debe tener esa sincera intención. El noviazgo es una etapa de mutuo conocimiento. Por lo tanto, si los novios descubren durante ese período que no son el uno para el otro, es mejor que se separen. El noviazgo es un camino que apunta al casamiento, pero no obliga al casamiento. No es un camino sin retorno. No así el casamiento, que es una relación definitiva.

Usted dice que es una etapa de mutuo conocimiento ¿Qué cosas deberían conocer el uno del otro?

El noviazgo es una relación entre un varón y una mujer cuyo fin, como dije antes, es conocerse más profundamente en el carácter, la personalidad, la manera de ser, la espiritualidad, la afectividad, los gustos, las costumbres, el proyecto de vida, los valores, con el propósito de descubrir en la voluntad de Dios, si el uno es para el otro. Es decir, es un período para que cada uno descubra y confirme si quiere casarse con esa persona; siendo ambos conscientes de que el matrimonio es un pacto indisoluble hasta que la muerte los separe. Vale aclarar que el noviazgo es un período para conocerse personalmente, en todo sentido, menos sexualmente. La experiencia sexual vendrá recién cuando hayan hecho el pacto matrimonial ante Dios y la sociedad.

Algunos aseveran que la Biblia no habla del noviazgo ¿Es verdad lo que dicen?

No hay un texto bíblico que nos dé instrucciones acerca del noviazgo, pues es algo que depende de la cultura de cada época y de la costumbre de cada pueblo o sociedad. Pero en la palabra de Dios, sí hay principios eternos e inmutables. Por ejemplo: "Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne" (Génesis 2.24). La Biblia enseña que el hombre y la mujer tienen solo dos estados posibles: soltero/a o casado/a. Viudo/a es lo mismo que soltero/a, es decir que está solo y libre para casarse. El divorciado/a o separado/a delante de Dios sigue siendo casado, pues ya ha sido declarado por Dios una sola carne.

 Ante estos conceptos surgen inexorablemente una serie de preguntas ¿Cuándo se debería iniciar un noviazgo? ¿Cuándo ponerse de novio? ¿A qué edad? ¿Cuánto debe durar el noviazgo? ¿Qué requisitos se debe reunir para ponerse de novio?

 Bien. Son todas preguntas que no tienen una respuesta única ni absoluta; las respuestas deben provenir del consejo de los padres y pastores, y cada caso debe ser considerado puntualmente. Pero como orientación general podemos dar algunas recomendaciones. Es importante que cada joven sepa que en la vida hay etapas. Eclesiastés 3.1, dice: "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del sol tiene su hora". Y en el v. 11 señala: "Todo lo hizo hermoso en su tiempo".Todo joven debe preguntarse: ¿Esta etapa de mi vida es tiempo de iniciar un noviazgo, o es más bien un período en el que debo concentrarme en mi formación (completar mis estudios, aprender un buen oficio, adquirir una profesión, ahorrar), y/o en mi formación espiritual (el discipulado básico)?
La formación de una vida es como edificar una casa. Hay diferentes etapas en la construcción. No se puede poner el techo si no levantamos primero las paredes. No podemos poner las paredes si no echamos primero los cimientos. Y así… La persona se debe preguntar: ¿Tengo la edad y la formación necesaria para casarme de aquí a un tiempo no muy largo? Por eso desaconsejamos el noviazgo en la adolescencia.
Como principio general, decimos que este paso se puede dar cuando la pareja está en condiciones de casarse dentro de un plazo no muy largo. No es bueno ponerse de novio con demasiada anticipación al casamiento. Por dos razones: En primer lugar, la juventud es una etapa que requiere de esfuerzo y dedicación intensa para lograr una adecuada preparación para la vida, y como el noviazgo es una relación absorbente, esto ocasiona ciertas dificultades. Si una persona está estudiando, trabajando, ocupándose en la obra del Señor, y a ello se le agrega un noviazgo largo, no va a poder sacar el provecho debido a esa etapa formativa. En segundo lugar, se debe huir de la tentación. Si la pareja se ama, se ven mucho, pasan mucho tiempo juntos y tienen todavía un largo camino por recorrer antes del matrimonio, se generan impaciencias, deseos muy intensos de entregarse el uno al otro, conflictos y situaciones difíciles de controlar que, a su vez, producen remordimientos y recriminaciones mutuas. En lugar de ser una época de amor, de afecto verdadero, de pureza en el que se establezcan bases honestas para el matrimonio, para algunos es un período de pecado, de conflictos de conciencia, de sentimientos de culpa y decaimiento espiritual, pues al no tener en vista un casamiento cercano, pueden ceder más fácilmente a la tentación.
Aconsejamos en general que el noviazgo no dure más de 2 ó 3 años. Y si es menos mejor. Consideramos ese período como adecuado para conocerse y encaminar los preparativos para el casamiento. Algunos, por razones de estudio o de trabajo u otros motivos, quizás tengan que estirar el tiempo un poco más. Esto no es una ley, sino un consejo. También se deben considerar los recursos económicos con que se cuenta, el trabajo, la vivienda, y cuestiones similares.

¿Con quién debo casarme?

La Biblia es muy clara al referirse con quién no debo casarme. En 2 Corintios 6.14-15 dice:"No os unáis en yugo desigual con los incrédulos porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión, la luz con las tinieblas". Esto es obvio. Tiene que ser creyente, discípulo. Debe ser un yugo igual. Pero además de esto, que es básico, todo el que se quiere casar necesita descubrir con quién debe casarse. Es allí donde cada uno debe buscar la voluntad de Dios para su vida. Algunas preguntas que pueden ayudar al joven (o persona mayor):
¿He orado lo suficiente para saber si tal persona es la voluntad de Dios para mí? ¿Recibí alguna respuesta de parte de Dios? ¿Conozco suficientemente a esa persona como para proponerle noviazgo? ¿He consultado con mis padres? ¿Pedí consejo a los pastores o líderes? ¿Las personas que me conocen y me aman, qué me aconsejan? ¿Ven que esa persona es apropiada para mí? ¿Me sentiría orgulloso/a de presentar a mis amigos y familiares a esa persona como mi novio/a?
En el matrimonio hay dos aspectos que se deben tener en cuenta, y los dos son importantes: el humano y el espiritual. El aspecto humano tiene que ver con la cultura, la formación, las costumbres, el estilo de vida, la madurez, y cosas semejantes. El aspecto espiritual tiene que ver con su experiencia con Dios, con sus creencias y convicciones profundas, con su grado de compromiso con Dios y la obra, con las metas y objetivos de su vida, con su proyecto de vida y con su vocación. Es importante que los novios consideren y evalúen si en todos estos temas, tanto los que pertenecen al plano humano como al espiritual, hay entre ellos coincidencias. En otras palabras, si realmente son el uno para el otro.

Jorge ¿Existe algún consejo de cómo ponerse de novio?

Cuando exista un interés mutuo, sugerimos que se encare una primera etapa corta a la que podríamos llamar un periodo de amistad, o como dicen algunos “amistad con propósito”. Esto es para conversar en un plano más personal. Pueden salir juntos con el conocimiento de sus padres y responsable de hogar o pastor. Eso no significa que ya estén de novios; estarán "saliendo" para conversar en un plano más concreto. Si en este tiempo las cosas marchan bien, concretarán su noviazgo. En caso contrario, terminarán con la relación.

 ¿Contamos con pautas bíblicas para el noviazgo de hoy?

 No tenemos pautas en las escrituras para el noviazgo actual, ya que la cultura y las costumbres con respecto a él han variado mucho desde esa época. Lo importante es no quebrantar en ninguna manera los principios generales de la Biblia en cuanto a santidad y rectitud moral de la relación hombre-mujer.
Isaac conoció a su esposa el día en que se casó con ella. Fueron presentados e inmediatamente se unieron en matrimonio, sin noviazgo previo. En los días del Nuevo Testamento, los judíos practicaban el desposorio. Un hombre se casaba legalmente con su mujer, pero no convivía con ella hasta el día de la boda, que se realizaba algún tiempo después. Quizás el propósito de esto era formalizar el matrimonio antes de embarcarse en los muchos preparativos y gastos que involucraba un casamiento. Entonces se procedía a la realización de las bodas. José y María estaban en esa situación de desposados cuando el ángel se apareció a ella anunciando el nacimiento del Salvador. En estas épocas más recientes, el "compromiso" era también un vínculo fuerte, casi equivalente al desposorio.
Pero todas estas cosas son costumbres y tienen un valor relativo. Básicamente, entendemos que el noviazgo actual debe ser una relación progresiva. Comienza con una etapa de amistad. Si esta resulta positiva y hay acuerdo, se inicia el noviazgo. Si los novios quisieran luego comprometerse, esto queda librado a su gusto. En esto, es bueno considerar también las costumbres y deseos de los padres.
  
En términos generales, observamos relaciones de noviazgo que no tienen freno ni límites en el contacto mutuo. Podemos decir jóvenes y no tan jóvenes desvergonzados. ¿Cuál debe ser el trato físico durante el noviazgo?
  
La gente que vive sin Dios considera que durante el noviazgo toda experiencia sexual está permitida si ambos están de acuerdo. Obviamente un hijo de Dios tiene otras pautas de vida. Queremos compartir algunos principios generales, que evitarán a los jóvenes que esta etapa tan importante les resulte conflictiva. El noviazgo es un período muy hermoso de la vida como para arruinarlo con conflictos, de conciencia, sentimientos de culpa y pecado. De todo esto quisiéramos salvaguardar a nuestros jóvenes. Por eso es fundamental tener convicciones firmes antes de comenzar un noviazgo.
Ahora bien ¿Cuáles son los límites del contacto físico? Este es un tema un poco difícil de establecer. Simplemente tomar la mano de la novia es ya un contacto físico, o pasarle el brazo sobre el hombro, o abrazarla. Nos preguntamos: ¿Hasta dónde puede llegar el contacto físico? ¿Hasta dónde es sano, es conveniente, es lícito? Queremos ser claros al respecto. Partimos de una base común: como cristianos admitimos que las relaciones sexuales están reservadas únicamente dentro del matrimonio. Hasta el día que se casen, los novios siguen siendo solteros para Dios y para la sociedad, es decir que aun no son "una sola carne". El noviazgo no es un estado civil intermedio con licencias sexuales intermedias. No existe el estado civil “novios”.
Muchos confunden relaciones sexuales con relaciones genitales. Creen equivocadamente que mientras no se llegue a una relación genital (un coito consumado) no han tenido relaciones sexuales. La relación sexual no se limita al coito ni comienza con él, sino con el llamado "juego del amor". Esto consiste en abrazos, besos, caricias y toques en las partes más sensibles del cuerpo que excitan a la pareja y la tientan a más y más. El juego del amor está reservado únicamente para el matrimonio, pues es la preparación y la excitación para llegar finalmente al coito. Los que se tocan, se besan apasionadamente y se excitan mutuamente, ya están entrando en el terreno de las relaciones sexuales pues se están relacionando sexualmente.
La Biblia habla en contra de las pasiones desordenadas (Colosenses 3.5). El impulso sexual no es pecado, pero sí lo es, el excitarlo antes del matrimonio, ya que es en una pasión desordenada, es decir, está fuera del orden establecido por Dios. Por otro lado, La palabra de Dios nos enseña a huir de las pasiones juveniles (1 Timoteo 2.22). Siendo que el deseo sexual se enciende fácilmente, mantenerse lejos de todo aquello que lo excita durante el noviazgo es lo recomendable. Las parejas que caen en fornicación, generalmente confiesan que no fue su intención llegar tan lejos. Todo comenzó de a poco... Pero llegó un momento en que la excitación se volvió irrefrenable. Es bueno también tener en cuenta que a veces los noviazgos se rompen, y no es justo ni digno de un hijo de Dios haber manoseado y haberse excitado con una persona que luego será la esposa o el marido de otro. De modo que todo contacto físico en el noviazgo tiene que estar limitado a una expresión de cariño y afecto, y no de iniciación de la pasión sexual. Hay besos como expresión de cariño, y besos apasionados que se deben evitar. El verdadero amor sabe esperar. El verdadero amor trata al otro en santidad y respeto.

¿Y si alguien inclinado por sus propias pasiones peca y traspasa estos límites?

Ante esta situación es importante la confesión, y el estar en luz con su pastor o discipulador, y sobre todo con Dios. La confesión tiene un doble propósito: Limpiar la conciencia de culpa, y proteger para no volver a caer. Es bueno decirle a los jóvenes: “No arranques la fruta verde porque la vas a malograr”. La impaciencia, el apuro, los deseos desordenados llevan a arrancar y comer la fruta verde. Sobrevienen, entonces, dos males: dolor por la mala conciencia y deterioro de algo que en su justo momento hubiera sido hermoso y feliz. Todo tiene su tiempo dice la Biblia. Hay tiempo de abrazarse, hay tiempo de besarse apasionadamente, y ese tiempo pertenece al futuro, cuando los dos sean una sola carne.

 ¿Algo más que quisiera decirle a los jóvenes?

La juventud es una etapa de formación para la vida. El noviazgo es una etapa de preparación para iniciar una familia. Honrando a la novia o al novio, honrando nuestros cuerpos estaremos honrando a Dios. Es importante que los novios conversen previamente sobre este tema para reafirmar juntos las pautas del consejo pastoral sobre su comportamiento en lo que tiene que ver con los límites del contacto físico entre ellos.
¡Qué bueno es vivir el noviazgo de tal manera que luego, al estar casados, se pueda recordar el noviazgo coma una etapa hermosa y santa de la vida!

 ¡Gracias querido Jorge!

VIOLENCIA DE GÉNERO ¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

Son miles: los números oficiales de la violencia de género en Santa Fe. 


Se presentó el primer Informe del Registro Único de situaciones de violencias hacia las mujeres, que suman entre mayo y agosto de este año 3.692 situaciones. La mayoría de las víctimas son mayores de 30 años y denunciaron violencia psíquica y física

La provincia ya tiene los números de la violencia de género en Santa Fe. Se trata de cifras oficiales enmarcadas en el primer Informe del Registro Único de situaciones de violencias hacia las mujeres (Ruvim), impulsado por la Subsecretaría de Políticas de Género, creado por Decreto provincial Nro 1219/16, en el marco del Observatorio Provincial de Violencias de Género y definido en la Ley Provincial Nº 13.348 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Se aloja en el Instituto Provincial de Estadística y Censos (IPEC) y constituye una herramienta de monitoreo, recolección y producción de datos e información de los anoticiamientos y denuncias sobre violencias hacia las mujeres.
El Ruvim integra los meses de mayo, junio, julio y agosto de este año, durante el cual se registraron 3.692 casos. De este total, 2.448 (66,31%) son denuncias policiales, 973 (26,35%) por consulta o atención médica, 153 (4,14%) por asesoramiento y orientación, 67 (1,81%) por denuncia judicial y los casos no especificados son 51 (1,38%).
En cuanto a la edad de las víctimas se estableció que hay 629 casos sin edad específica. Hasta 14 años hay 280 casos (7,58%), entre 15 y 18 años, 231 (6,26%), entre 19 y 29 años, 991 (26,84%), entre 30 y 49 años 1.244 casos (33,69%) y de 50 para adelante, 317 (8,59%).
El 52 por ciento del registro está vinculado a violencia psicológica (1.923 casos) y le siguen 1.498 denuncias por violencia física. También se evidencia violencia sexual con 417 casos, violencia económica patrimonial con 261 y hay 411 situaciones en las que no se especifica el tipo de violencia como tipos de violencia que se dan simultáneamente.
La mayoría de los agresores son ex parejas (389 casos, 50.32 por ciento). Le siguen: novios o parejas (227 casos, 29,37%), otros familiares (90 casos, 11,64% por ciento) y agrupados en “otros” hay 67 casos. Finalmente, se estableció que las agresiones tienen lugar en su mayoría durante la noche o la madrugada con 256 situaciones, a la tarde con 164 casos y de mañana con 113 casos.
Los objetivos del registro es contar con información para diseñar indicadores que sean insumo para el diseño de políticas públicas orientadas a modificar el escenario de la violencia de género.

¿Qué dice la Biblia acerca del trato del esposo hacia su esposa?

"Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas"    (1° Pedro 3:7)

El marido debe mantener una relación sana y afectiva con la esposa. 

Pocas cosas valora más un niño que un papá que ama a su mamá. Un hijo no se sentirá seguro si no ve amor entre sus padres. Por otro lado, una mamá difícilmente podrá realizar su tarea como madre con libertad, entusiasmo y amor si no se siente amada y valorada. La mujer es un vaso frágil. Su fragilidad se relaciona con sus emociones y esas emociones se ven fuertemente afectadas cuando quien debería cuidarla, sustentarla y edificarla, la ignora, o peor aún, la trata dura o ásperamente.

Vivimos en un mundo marcado por crisis tanto en la masculinidad como en la feminidad. En algún momento deberíamos desarrollar este tema, por su importancia y por las implicancias que tiene sobre la sociedad y el mundo. Los varones debemos aprender a conciliar la firmeza y la gracia, y entender que estas dos cosas deben ir juntas. Un varón áspero nunca podrá edificar a su esposa, porque no tiene la llave del corazón. Y la gracia, la afectuosidad y la caballerosidad son las que conducen a toda edificación.

También debemos entender que la relación con nuestra esposa es más importante que toda otra relación. El fruto que obtengamos de nuestro hogar saldrá de esa relación. El matrimonio es la fábrica de la vida, y cuando la fábrica está en crisis, el fruto se ve afectado. Por lo tanto, precisamos pasar tiempo con nuestra esposa. Este tiempo puede darse a través de salidas semanales o quincenales, de caminatas periódicas, de invitaciones a tomar un café, o de acostar temprano a los chicos para que la noche comience temprano y nos dé la oportunidad de conversar y estar solos sin interrupciones.

La mujer que ejerce su maternidad con abnegación y discernimiento de su misión necesita ser especialmente fortalecida. Precisa sentirse apoyada. Que se le recuerde constantemente acerca del beneficio de lo que está haciendo. Que se le exprese que su dedicación es valorada por nosotros y por Dios. Y que se le recuerde que el costo de su esfuerzo redundará a su tiempo en descanso y gozo pleno. La crianza de los hijos es un proceso muy extenso y lleva muchos años obtener un fruto final. El varón debe apuntar siempre hacia el día en que vendrá la cosecha y unirlo con el presente para que el día presente resulte más llevadero.

¡Cuánta necesidad tenemos de repensar nuestro lugar como varones! Vivimos en un mundo lleno de hostilidad y desprecio, pero nuestras esposas deben saber que esas cosas no están en nosotros. Para ello, debemos llenarnos del Espíritu Santo. Precisamos estar plenos en Jesucristo, tener nuestro «tanque emocional y espiritual» lleno, desbordar de gozo, y andar en el Espíritu, en constante comunión con Dios.

(Fuente de datos: Rosario 3)

ENTREVISTA CON NEIL COLE



Cuando llegó a nuestra oficina se demoró en la parte de atrás por un momento antes de que alguien se diera cuenta de que había llegado. Neil Cole es pastor y director de un movimiento en crecimiento de redes de iglesias relacionales. Aboga por una estrategia descentralizada de micro iglesias para llegar a un número mayor de personas que nunca se sentirán atraídas por un servicio de adoración. Comenzó su servicio en 1990. Desde ese momento, la red de Cole ha lanzado cientos de iglesias en hogares y cafeterías en cuarenta estados y treinta países.

¿Cómo llegó a la fe, y cómo es el tipo de ministerio que desarrolla hoy?

Neil Cole: Vine a Cristo en la universidad y crecí en una mega iglesia muy fuerte. Finalmente obrero allí. Más tarde, cuando el pastor principal se fue, nuestra iglesia pasó de 3.500 personas a 600. Así que he visto las dificultades de ser parte de un equipo de una gran iglesia. Después de terminar el seminario y dirigir una pequeña iglesia en Los Ángeles, mi denominación me pidió que supervisara el establecimiento de iglesias en el sur de California y Arizona. Realmente queríamos que nuestra primera obra tuviera éxito, así que se invirtió mucho dinero. Pagamos dos pastores a tiempo completo, un sistema de sonido, equipos de adoración, mucha publicidad, consultores y herramientas. Pero un año después, la iglesia murió.

¿Qué salió mal?

Cole: Creo que Dios quería enseñarnos algo. Las parábolas sobre el reino suelen comenzar con algo pequeño, como una semilla de mostaza. Aprendimos que una iglesia no se puede comprar; debe ser establecida. Y eso significa comenzar con algo pequeño.

Neil, ¿cómo es tu enfoque hoy?

Cole: fui entrenado para invitar a las personas a encontrar a Cristo allí. Uno de nuestros primeros planes fue alquilar una cafetería para llegar a los jóvenes en Long Beach. Nos estábamos preparando para el lanzamiento. Pero en medio de una de nuestras reuniones estratégicas, Dios nos habló y dijo: ¿Por qué no ir a los cafés donde están?
En lugar de tratar de convertir a las personas de su cafetería a nuestra cafetería donde podríamos convertirlas a Cristo, decidimos traerles a Cristo. Así que empezamos a pasar el rato en sus cafeterías, y las cosas comenzaron a suceder. La gente comenzó a llegar a la fe en Cristo. Esa es la diferencia entre ser centralizado y descentralizado.

¿Qué pasa después de que se convierten en discípulos de Cristo?

Cole: Los organizamos en grupos hogareños que se reunían cada dos semanas. Estaban tan ansiosos por crecer y estar juntos que comenzaron a reunirse todas las semanas. Eventualmente traté de lanzar un servicio de adoración, porque eso es lo que me enseñaron a hacer. La gente que había crecido en la iglesia vino, pero ninguno de los nuevos creyentes lo hizo. Esperaba que la gente dejara la vida para ir a la iglesia. Sin embargo aprendimos que dondequiera que haya vida espiritual, la iglesia sucede.

Entonces, ¿las reuniones en las cafeterías se convirtieron en sus iglesias?

Cole: Correcto. Y también significó que la misión continuó extendiéndose. Después de un tiempo que una persona se convierte a Cristo la conectamos con la iglesia. No pasa mucho tiempo antes de que todos sus amigos sean cristianos y el impacto siga.

¿Cuál ha sido el impacto de su modelo descentralizado?

Cole: Estamos viendo que las iglesias se multiplican porque nos enfocamos en el nivel micro, no en el nivel macro. Todos comenzamos la vida como un cigoto; comenzamos a multiplicarnos desde el nivel más pequeño. Si no podemos multiplicar en una escala pequeña, nunca multiplicaremos en una escala más grande.

Neil, ¿cómo se ve el liderazgo en un modelo eclesiástico disperso como el suyo?

Cole: En Efesios 4, Pablo habla de cinco roles de liderazgo: apóstol, profeta, evangelista, maestro y pastor. Y dice que los líderes están llamados a equipar a los santos para que hagan el ministerio. Entonces el evangelista no está llamado a alcanzar a los perdidos, sino a equipar a otros cristianos para que puedan alcanzar a los perdidos y ejercer su ministerio.
La diferencia entre un cristiano experto y un verdadero líder es lo interesados ​​que están en el éxito de otras personas. Se trata de equipar a los demás en lugar de ser uno la “superestrella”

¿Tu movimiento ha sido efectivo en ese tipo de liderazgo?

Cole: Sí, pero no siempre. De vuelta en mi oficina, tenemos un estante que llamamos “El estante del fracaso”.  Allí colocamos todos nuestros proyectos y recursos sin éxito. Algunos recursos pueden haber tenido éxito en la suma, pero no multiplicaron a los líderes, entonces no prosperaron y los archivamos.

No conozco demasiados ministerios que muestran sus fracasos como trofeos...

Cole: Tuve un profesor de arte cuyas críticas fueron duras. La gente no lo quería, pero él me enseñó a prestarle atención a mis propios fracasos.

Es por eso que tenemos el estante de la vergüenza. Nos enseña a no amar demasiado nuestras propias obras. Tenemos que estar dispuestos a dejar que se escapen, a desecharlas por su infructuosidad.

El cristianismo en esencia se trata de morir a sí mismo. La estantería nos enseña a no tomarnos demasiado en serio, y a confiar más en Cristo. Ese estante contiene algunas de las mejores lecciones de Dios para nosotros. Entonces no nos avergonzamos del estante, lo celebramos.

¿Su movimiento tiene demasiada carga financiera?

Cole: Muchos pastores sienten esa presión, pero yo no. Nuestro movimiento tiene un empleado y medio. No tenemos ningún costo adicional. Realmente no tenemos un presupuesto para nada.

¿Y has establecido iglesias en cuarenta estados con esta forma de trabajar?

Cole: Al principio, estábamos apoyando plenamente a los obreros pioneros, pero nos dimos cuenta de que el costo de llegar incluso a una ciudad sería enorme. Usar métodos tradicionales de misión cuesta mucho dinero. Para tener un movimiento de multiplicación espontánea, necesitábamos a todos bien involucrados. Así que dejamos de pagar a los obreros. El año pasado surgieron más y mejores líderes porque ellos no estaban buscando su propio crecimiento ministerial.

Entonces, menos personal remunerado significa más crecimiento. Eso contradice el pensamiento convencional.

Cole: Tres cosas impiden la multiplicación espontánea: edificios, presupuestos y “grandes siervos”. Pueden colaborar seguramente, pero impiden la multiplicación espontánea. Si el ministerio requiere un líder del personal profesional altamente capacitado, entonces una persona común no puede hacerlo.

Y los edificios pueden ser útiles, no hay nada de malo en ellos, pero no se multiplican, son estáticos. Si tenemos que esperar el espacio y el dinero para construir instalaciones, no vamos a multiplicarnos muy rápido.

Imagina que Dios te llama a hacer discípulos en Chicago, donde vivimos. ¿Cómo comenzarías?

Cole: Enviamos a dos personas a Chicago y luego pasamos mucho tiempo orando.

¿Eso es?

Cole: Queremos ver una epidemia del reino de Dios por todos lados. Eso comienza enviando un portador del virus. Realmente no importa quienes van mientras sean discípulos. Creemos que enviar parejas es realmente importante. Lo ves todo el tiempo en las Escrituras. Pero comienza muy pequeño.

¿Qué sucede una vez que estos dos discípulos está en el lugar?

Cole: Nuestros dos trabajadores caminarán por las calles de Chicago, en oración, con sus ojos y corazones buscando la dirección de Dios. Una vez que hacen algunas conexiones y se involucran con la comunidad, buscarán a una persona de paz que Dios ha preparado. Creemos que si Dios nos llama a comenzar una iglesia en alguna parte, entonces ya está preparando una persona de paz en esa ciudad. Cuando esa persona llega a la fe, comienza una reacción en cadena.

Entonces ¿Cómo organizas la iglesia?

Cole: En Mateo 10 y Lucas 10, Jesús envía a sus discípulos. Él les dice que se queden en una casa, u oikos . La palabra realmente significa un hogar; una red social de relaciones. Ahí es donde encuentran al hombre de paz. Cuando llega a la fe, en lugar de extraerlo de su oikos y entrar en una iglesia, está en condiciones de transformar sus oikos originales. Esa red transformada se convierte en la iglesia.
Creo que es por eso que Jesús les dijo a sus discípulos que se quedaran en una casa. Quería que se extendiera como un virus, una epidemia, de una familia a otra. Esa es una reacción en cadena. Eso es multiplicación.

Además de alcanzar a los perdidos, ¿cómo está madurando tu iglesia con los discípulos?

Cole: La mayoría de las iglesias intentan madurar personas mediante el uso de programas. Pero si el programa es el agente de cambio, entonces el programa obtiene la gloria.

¿Pero no puede Cristo usar el programa?

Cole: Sí. No digo que no funcione. Estoy diciendo que no siempre es la forma más efectiva de movilizar vidas cambiadas. Queremos que la gente muestre y sirva a Cristo desde el primer día. Cuando una persona llega a la fe en Cristo, la mayoría de las iglesias les dice que simplemente se sienten en los bancos y reciban. Ellos son alimentados con cuchara por la iglesia. ¿Y que pasa? Dependen siempre como infantes  de la iglesia o el pastor. Esperan que la iglesia haga todo. Y luego nos preguntamos por qué hay tantos cristianos pasivos.

¿Cuál es la alternativa?

Cole: Cristo inmediatamente desplegó a las personas. Mateo estaba de vuelta con sus amigos. La mujer samaritana regresó a su pueblo. Cuando un nuevo cristiano es empujado a un ambiente hostil con una misión, va a orar con clamor. Eso los hace entrar en el servicio a Cristo de inmediato.

Pero aún necesitan aprender y madurar en su fe. ¿Cómo sucede eso?

Cole: Formamos grupo de dos o tres que se reúnen juntos una vez a la semana durante aproximadamente una hora. Cada semana, cada persona se compromete a leer y compartir las Escrituras, para abrir el corazón mutuamente. El objetivo del grupo es llegar a alguien más para Cristo. Eso es lo que lo hace diferente con un enfoque misional. Nuestro objetivo es multiplicar grupos de dos o tres, porque en última instancia, una iglesia es tan buena como sus discípulos, sin importar cuán buenos sean los programas.

¿Cuál es el mayor desafío que enfrenta la misión de la iglesia en los próximos años?

Cole: La forma en que hemos hecho iglesia durante los últimos cincuenta años, el modelo de atracción, va a llegar a cierta clase de gente, pero no estamos aprovechando todos los recursos espirituales. Tenemos que pensar en términos de movilizar a la iglesia para ir donde están las personas. Demasiados cristianos son pasivos y no están comprometidos. Pueden escuchar la radio cristiana y leer libros cristianos, pero no están comunicándose con Dios directamente. Por lo tanto, no son testigos dinámicos y dependen de la iglesia para hacer todo el trabajo misional. Necesitamos ayudar a las personas a escuchar a Dios directamente y obedecerlo.

(Fuente: Christianity Today / Leadership Journal) 

ENTREVISTA CON FRANK VIOLA


Frank Viola es autor, conferencista estadounidense sobre temas cristianos. Su trabajo se centra en los estudios de Jesús y la narración bíblica, con un fuerte énfasis en ayudar a los pobres y oprimidos. Él es más conocido por su énfasis en la centralidad y la supremacía de Jesucristo. Su idea de que Jesús mora en todos los cristianos y que pueden aprender a vivir de acuerdo con su modelo.

Frank. Usted es un agudo observador de la marcha de la iglesia. ¿Qué puede decir acerca de la práctica de culto o reunión en las congregaciones actuales?

He visto que el orden de culto de los domingos por la mañana se hallan solidificados. "La costumbre sin la verdad es un error envejecido" decía Tertuliano.
Uno observa el mismo programa cada vez que se asiste a la iglesia. No importa a cual segmento del Protestantismo que uno pertenezca, sea Bautista, Metodista, Reformado, Presbiteriano, Evangélico Libre, Iglesia de Cristo, Discípulos de Cristo, Alianza Cristiana y Misionera, Pentecostal, Carismática, o Independiente, su culto del domingo por la mañana es idéntico, prácticamente, a los de todas las demás iglesias protestantes del mundo. 

¿Algunas son más estructuradas que otras?

Si, por supuesto. Todavía en algunas iglesias, la liturgia (orden de adoración o programa) está escrita en un boletín. En otras, no hay una liturgia escrita, sin embargo, es tan mecánica y previsible como si fuera escrita. A pesar de estas variaciones menores, el orden de adoración es, esencialmente, lo mismo en todas las iglesias del mundo.
Quite las alteraciones superficiales que distinguen el culto y usted encontrará la misma liturgia prescrita. Hay unos 345 millones de cristianos evangélicos en el mundo. Y, por los últimos 500 años, pareciera que nadie o muy pocos han cuestionado seriamente la forma de reunión eclesial. La asamblea del domingo por la mañana nunca fue cambiada en cinco siglos.

Por lo que Ud. dice entiendo que no comparte la forma de reunión de la iglesia de hoy....

No es una cuestión de gusto o capricho, de compartir o no compartir. Usted puede recorrer por su Biblia desde el principio al final, y nunca encontrará algo que se parezca al orden de culto actual. Esto se debe al hecho de que los cristianos del primer siglo no sabían nada de esto. Las reuniones de los primeros hermanos fueron marcadas por el funcionamiento de cada discípulo: una espontaneidad, libertad, adoración y participación abierta. Era una reunión fluida, no era un ritual estático. Y por sobre todo, era imprevisible, a diferencia del culto de la iglesia moderna. Además, la reunión de la iglesia del primer siglo no fue adoptada de los cultos de la sinagoga judía, como unos autores han sugerido recientemente. Más bien, era totalmente única en aquella cultura.

Entonces, ¿De dónde vino el orden de adoración actual?

Tiene sus raíces. Me interesaría que no las desconozcamos si queremos ser serios. Las raíces principales de la forma de culto evangélico está localizada en la Misa Católica. Es significativo que la Misa no se registra, no se ve en el Nuevo Testamento. Esta salió del judaísmo Antiguo y, aunque cueste creerlo, del paganismo. Según el historiador famoso, Will Durant, la Misa Católica era “basada en parte en el culto del templo judaico, en parte en los rituales misteriosos de purificación de los griegos, el sacrificio sustituto, y participación...” Gregorio el Magno (540-604) es el hombre más responsable al formar la Misa Medieval. Gregorio fue un hombre increíblemente supersticioso, cuyo pensamiento fue influenciado por los conceptos mágicos de los paganos. El personificó la mente medieval, la cual era una cruce entre el paganismo, la magia y el cristianismo. 

¿Qué se conoce de Gregorio el Magno?

No es una casualidad de que Durant describe a Gregorio como “el primero hombre completamente medieval.” La Misa Medieval reflejaba la mente de su padre, Gregorio. Fue una combinación de los rituales paganos y judaicos rociada de la teología católica y el vocabulario cristiano.

Estos días se celebra un  nuevo aniversario de la Reforma Protestante en todo el mundo. ¿Los reformadores contribuyeron el algo para mejorar este aspecto del culto cristiano que comentamos?

En el año 1520, Lutero lanzó una campaña violenta contra la Misa Católica Romana. El punto culminante de la Misa siempre ha sido la Eucaristía. también conocida como “Comunión” o “la Cena del Señor.” Martín Lutero denostó (muchas veces de una manera vulgar) contra las mitras y báculos de los papistas y su enseñanza sobre la Eucaristía. 
En este aspecto su aporte fue muy significativo y positivo, al punto que se elogia hasta hoy. No obstante  agrupando estos cambios, la liturgia de Lutero variaba muy poco de la Misa Católica. Lutero intentó a salvar lo que fueron los elementos “cristianos” del orden antiguo católico. Por consiguiente, si uno compara el orden de Lutero de adoración con la liturgia de Gregorio, es prácticamente lo mismo. Básicamente, Lutero re-interpretó mucho de los rituales de la Misa, guardó la ceremonia, creyendo que era apropiada. A mi entender  la liturgia de Lutero era nada más que una versión truncada de la Misa Católica. Y, por supuesto, tuvo los mismos problemas: Los feligreses todavía era espectadores pasivos (con la excepción de poder cantar) , y la liturgia entera todavía fue dirigida por un clérigo ordenado (el pastor había reemplazado al sacerdote.) Según las propias palabras de Lutero; “No es ahora ni ha sido nuestra intención eliminar el culto litúrgico de Dios completamente, sino purificar la que ya está en uso de las desgraciadas uniones que la corrompen...” 

Y a Ud. Frank ¿Qué opinión le merecen estas argumentaciones?

Lamentablemente, Lutero no se dio cuenta de que el nuevo vino no se puede guardar en odres viejos (Las tradiciones mueren difícilmente) En ningún momento demostró Lutero (ni ningún otro reformador principal) un deseo de volver a las prácticas de la iglesia del primer siglo. Estos hombres empezaron meramente a reformar la teología de la iglesia católica.
Los reformadores fueron el producto de los tiempos. El evangelio que ellos predicaron fue centrado en las necesidades individuales y el desarrollo personal. El mensaje y la práctica de ser iglesia no fue comunitaria como el de los cristianos del primer siglo. Este énfasis individualista fue adoptada por los Puritanos, Pietistas y Evangelistas pioneros y luego los teleevangelistas. Y esto penetró en todas las áreas de la vida y pensamiento cristiano de norte América.

Frank ¿Hubo cambios a través de los siglos o todo continuó igual?

Sin dudas hubo cambios. Fueron a paso lento, muy graduales, pero todavía no es el modelo que Dios pretende. Algunos cambios fueron subrepticios, otros más visibles, como por ejemplo los “evangelistas de masas” cambiaron la meta de la predicación. Ellos predicaron exclusivamente con una meta: La conversión de almas. A la mente del evangelista, no hubo más en el plan de Dios que la salvación. Este énfasis tiene su origen en la prédica innovadora de George Whitefield (1714-1770.) Whitefield fue el primer evangelista moderno que predicaba a la gente al aire libre. El es el hombre que cambió el énfasis de la prédica del plan de Dios para la iglesia en desmedro de los planes para el individuo. La noción popular que “Dios le ama a usted y tiene un plan maravilloso para su vida” fue introducida por Whitefield. En segundo lugar, la música de los cultos de evangelismo hablaba al alma y buscaba sacar una respuesta emocional al mensaje de salvación. Todos los evangelistas famosos tuvieron un músico en su equipo con este propósito. La adoración llegó a ser interpretada como individualista, subjetiva y emocional. Este cambio de énfasis fue adoptado por los Metodistas, y empezó a penetrar a muchas otras subculturas protestantes. Los reformadores hicieron muchos cambios en la teología del Catolicismo Romano. Pero, en términos de la práctica actual, ellos hicieron cambios menores al mobiliario litúrgico. 

Entonces, los cambios hasta hoy no fueron radicales en cuanto a la manera de culto….

Definitivamente no. A pesar de los muchos tipos de iglesias protestantes y evangélicas que han aparecido en la lona de la historia de la iglesia, el orden de adoración de los domingos continúa en esencia igual. El resultado: ¡El pueblo de Dios nunca se ha librado de la camisa de fuerza que él ha heredado del Catolicismo Romano! El culto dominical -salvo algunas pocas iglesias que están volviendo a la sencillez y a la participación- no posee variedad ni espontaneidad. Es altamente previsible, superficial y mecánica. Hay poco refrescamiento o renovación.

¿Cómo podría ilustrar para nuestros lectores el orden de adoración en las iglesias actuales?

El orden de adoración dominical es como un violín de una cuerda que se ha quedado congelado por la inmovilidad de cinco siglos. Es el mismo “show” cada semana. Dicho sin rodeos, el orden personifica el poder ambiguo de la rutina. Y, la rutina se decae, se convierte en cansancio, pierde sentido y con el tiempo la gente que desea participar y ejercer sus dones desaparece de forma imperceptible de esta clase de cultos.

Su perspectiva y visión resulta muy revolucionaria, definitivamente radical. ¿Ud solo piensa así?

Claro que no soy el único que sostengo y observo estas cosas. Iglesias y líderes conocidos han reconocido la naturaleza estéril del culto moderno. Pero hasta ahora se trata de un tibio reconocimiento de la realidad sin cambios visibles en sus bases. La verdad es que no han podido librarse totalmente de la forma litúrgica Protestante inmovible, inimaginable, no creativa, inflexible, y ritualista. El culto todavía está mantenido cautivo por el triplete “oración, alabanza y sermón” y la congregación continua con espectadores mudos ( solo que ahora están más entretenidos que antes) Tendríamos que darnos cuenta como esas cosas dificultan la transformación espiritual. Esto se debe porque el tipo de reunión actual: (1) anima la pasividad, (2) limita funcionamiento, y (3) implica que la inversión de una hora cada semana es el secreto de la vida  cristiana victoriosa. Cada domingo usted asiste al culto para ser atendido, vendado y recargado, igual como todos los demás soldados naufragados. Sin embargo, esto nunca realiza su cumplimiento. 

De acuerdo a lo que Ud. dice ¿Dónde encontramos un modelo apropiado a seguir en cuanto a la reunión de los cristianos?

En el Nuevo Testamento. Allí nunca encontramos a los creyentes  asistiendo a un ritual congelado, que nosotros etiquetamos como “reunión de la iglesia”. Los apóstoles procuraban la transformación espiritual de los nuevos conversos. Crecemos por funcionar, no por mirar y escuchar sentados pasivamente.
Reconozcámoslo: El orden de adoración evangélico actual es anti-bíblico, impráctico y anti-espiritual. Este no tiene término análogo en el Nuevo Testamento. Más bien, encuentra sus raíces en la cultura del hombre
caído.

¿Qué puede decir de la clase de reunión de los primeros hermanos?

El cristianismo primitivo era informal y libre de rituales. Y esto es irrefutable. El propósito de la iglesia del primer siglo no era el evangelismo, el sermón, la adoración o la comunión. Más bien, era la edificación mutua a través de la manifestación de Cristo en medio de su cuerpo.
En mi libro “Reconsiderando el Odre”, yo describo una reunión de la iglesia al estilo del primer siglo. Yo no
soy un liturgista estratega de café. Lo que yo he escrito concerniente a las reuniones abiertas bajo de la
dirección de Cristo no es teoría imaginaria. Yo he participado en tales reuniones por los últimos quince años. Tal reuniones son marcadas por una variedad increíble. Estas no son ligadas a un hombre, y un modelo de adoración dominada por el púlpito. Hay una gran cantidad de espontaneidad, creatividad y frescura. El sello más notable de estas reuniones es la dirección visible de Cristo y el funcionamiento libre  y ordenado del Cuerpo de Cristo. En resumen, el Nuevo Testamento no está callado con respecto a cómo nosotros como cristianos debemos reunirnos.

Ahora yo te pregunto a tí…
¿Debemos, por lo tanto, optar por la tradición del hombre cuando esta es claramente contraria a los pensamientos de Dios para Su Iglesia? ¿Debemos continuar socavando la dirección de Cristo por defender las tradiciones del hombre?

Algo más que quieras decirnos Frank…

La única manera de asegurar el derretimiento del congelado pueblo de Dios es por hacer un cambio
dramático del ritual del domingo por la mañana. La otra opción es hacernos responsables  de las palabras espeluznantes: “Porque ustedes dejan el mandato de Dios para seguir las tradiciones de los hombres”
(Marcos 7:8; 7:9-13; Mateo 15:2-6; Colosenses 2:8)

Gracias Frank.

DONES CARISMÁTICOS


Todos sabemos que la iglesia es el templo del Espíritu Santo. Sin su actuación la iglesia carece de vida y de razón. Por lo tanto, es importante que reconozcamos su presencia y actuemos bajo su unción y dirección. El apóstol Pablo, especialmente en sus cartas a los romanos, los corintios y los efesios, destaca los ministerios, los carismas y las operaciones del Espíritu Santo. Y manifiesta su propósito de obrar en todos los cristianos, según su soberana voluntad.

En los últimos años de la década sesenta éramos más conocidos como carismáticos que hoy en día. La falta de un mayor desarrollo en esta área nos preocupa. Es más, al parecer, ha habido más bien una disminución en los dones carismáticos, con raras excepciones. Por cierto, nunca desaparecieron, pero nos preocupa que porque tampoco afloran. Muchos entendemos que, en general, las comunidades carecen de una adecuada orientación bíblica al respecto, y quizás también de una motivación hacia su ejercicio. Nos debe preocupar esta falta, ya que la iglesia necesita todos los dones que Cristo le da. Ninguno de ellos es prescindible.

Somos testigos de un despertar espiritual en la actualidad. Dios se está moviendo con poder. Su pueblo está respondiendo con fe y expectativa. ¿No estamos viviendo el clima propicio para el desarrollo de los dones del Espíritu Santo? Quizás la mayoría de nosotros ha tenido alguna experiencia carismática, más allá de hablar en lenguas en oración. En algunos surge la convicción de que estamos muy cerca de u na experiencia comunitaria esta área. Dios dotará a su pueblo para que realice su misión en la tierra.

Por Oville Swindoll

(Tomado del mensaje "Proyectándonos" Retiro de Pastores y obreros Embalse Río Tercero Noviembre 1985)

sábado, 9 de diciembre de 2017

A CONTINUACIÓN (To be continued)


Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia Católica Reformada remonta a la iglesia primitiva que leemos en el libro de los hechos.

Creemos que es el momento para una nueva reforma. Una reforma que no sólo cambia las doctrinas, sino también el sistema de iglesia. Por qué hacemos iglesia la forma en que lo hacemos? ¿Por qué la mayoría de las iglesias tienen un edificio? ¿Por qué se reúnen en domingo? ¿Por qué tienen un culto, reunión que tiene el mismo aspecto, no importa dónde en el mundo? La verdad es que mucho de lo que hacemos en la iglesia de hoy no tiene nada que ver con el Nuevo Testamento, sino que tiene que ver más con la tradición de la iglesia y el paganismo.

Así que vamos hacia una reforma. Hagamos discípulos como Jesús nos ha mandado a hacer. Y le permitirá construir su iglesia, así como dijo que lo haría.

(Por Peter Ahlman)

COMO UNA VIRGEN PURA