UNA MISMA ENSEÑANZA PARA TODOS Watchman Nee


Encontramos la misma enseñanza para todas iglesias por igual en las epístolas. 

“Por esto mismo os he enviado a Timoteo...el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias” 
                                                                                                    (1 Co. 4:17). 

Se pide a los corintios que atesoren en sus corazones lo que Pablo ha enseñado “en todas partes y en todas las iglesias”. No hay una clase de instrucción para Corinto, y otra clase de instrucción para otro lugar. Lo que los apóstoles han estado enseñando a algunas de las iglesias, también debe ser considerado por los creyentes de otras iglesias. Y eso se aplica a los mandamientos lo mismo que a temas doctrinales. “Pero cada uno como el Señor le repartió...así haga; esto ordeno en todas las iglesias” (1 Co. 7:17). 

El Señor nunca podría dar un mandamiento a una iglesia que en alguna forma contradijera Sus órdenes a otra iglesia. Sus exigencias para un grupo de Sus hijos eran Sus exigencias para todos Sus hijos. “Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios” (1 Co. 11:16). La iglesia en Corinto se inclinaba a seguir sus propias tendencias individualistas. 

Todas las otras iglesias proseguían juntamente con el Señor. Sólo Corinto no llevaba el paso; así que Pablo procuraba alinearla con las otras.