miércoles, 12 de abril de 2017

ÁNIMO PARA RESTAURAR LO DAÑADO


Nehemías 1: 1-11

"Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino, 2 que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén. 3 Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. 4 Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. 5 Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; 6 esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado. 7 En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo. 8 Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos; 9 pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre. 10 Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa. 11 Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey.1. El daño producido a una familia, ciudad o nación"

El estado de Jerusalen.

a. Gran mal y afrenta.

b. Los muros “morales y espirituales” derribados, caídos.

c. Las puertas quemadas por fuego. Eran doce las puertas. Literalmente quemaron toda la ciudad.

Sobre esta oscura realidad que se puede dar en una familia, ciudad o nacion, tenemos que trabajar con Dios para su restauración. Nehemías tuvo una tarea.

¿Por qué digo “ánimo para restaurar”?

Porque muchas veces la destrucción y el daño es terrible, total, devastador. Vemos un cuadro desalentador, nada alrededor indica que las cosas van a cambiar. 

Lo que el fuego se llevó.

En Jerusalén hubo un incendio, el incendio es violento, tiene como fin que no quede nada, arrasar con todo. Satanás y el pecado van por todo.

¿Qué consecuencias trae un lugar que sufre un incendio, donde hubo fuego?
Los incendios tienen efectos sobre el medio ambiente, dependiendo de su tamaño y frecuencia. El impacto es catastrófico. Fundamentalmente se interrumpen los ciclos naturales de la flora y desaparecen las especias nativas lo que implica a su vez la proliferación de especies invasoras. Los incendios aumentan los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera, Además, generan cenizas y destruyen nutrientes. También erosionan el suelo por lo que favorecen las inundaciones. Afectan a todos los elementos de la naturaleza. Sobre la vegetación, destrucción de todo tipo de plantas y árboles; además muchos de los árboles que sobreviven quedan debilitados, siendo más vulnerables a diversas plagas y enfermedades. Sobre la vida animal, las consecuencias de los incendios forestales aún son más dramáticas. Además de las muertes de muchos animales, sus hábitats quedan totalmente destruidos acarreando la escasez de alimentos y la contaminación del agua, del suelo y del aire. Inevitablemente, los incendios afectan a la calidad del suelo y producen la destrucción del paisaje, lo que afecta a la vida humana. El efecto sobre las aguas altera los ecosistemas de este medio, ya que se enturbian con las cenizas perturbando el desarrollo de plantas acuáticas y la respiración de los animales. También causan efectos sobre la atmósfera debido a las altas emisiones de gases como dióxido de carbono, metano y monóxido de carbono, que contribuyen a incrementar el efecto invernadero. Sus consecuencias todavía pueden ser mucho más trágicas si afectan a las poblaciones humanas; las personas pueden llegar a perder su vida, además de sus casas, sus animales y sus cultivos. Los incendios son desastres ecológicos que tienen un efecto negativo en la naturaleza y en la economía de la zona. Queda claro que sus consecuencias son terribles pero los incendios afectan montes, colmenas, viñedos, etc.

¿Qué hizo Nehemías? ¿Qué hacer nosotros?

1.Tuvo una carga

Se sentó. Era tiempo de recogimiento, de arrepentimiento.
Oró. Contándole a Dios todo lo que pasaba y lo que sentía.
Lloró. Había un dolor interior, no era “indolente”

2. Ejecutó una acción

*No puede quedar la situación en un lamento.

*Hay que levantarse con fe y volver a creer en un Dios Todopoderoso.

*Comenzar en el ámbito que nos toca. Parientes, familiares, vecinos, compañeros de trabajo, etc.

*Si queremos hacer mucho no haremos nada. Hacer de a poco, pero hacer. No sabremos qué cosas cambiarán o cuales no, sin embargo trabajemos con Dios de todos modos. 
“Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás; y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar” Isaías 58:12


A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...