Ir al contenido principal

REPENSANDO EL DISCIPULADO




La formación o maduración de un discípulo depende, en primer lugar, de la disposición y búsqueda de cada uno. En última instancia, cada uno es responsable por su propia vida. Es importante dejar de ser víctimas para hacernos responsables. Romanos 12:1,2. Un ejemplo sencillo es salir un día muy nublado sin paraguas, cuando se larga a llover y me mojo le echo la culpa al tiempo o al servicio meteorológico en vez de reconocer que no estaba prevenido. Romanos 12:1,2. También depende de las enseñanzas e influencias que llegan a su vida y también de la medida y profundidad de la operación del Espíritu Santo en él. 2º Corintios 3:18. Si el Espíritu no obra no pasará nada.

¿Qué es un discípulo?

Un discípulo es aquel que fue llamado (Jn. 1.43) y que respondió con fe, comprometiéndose a seguir a Cristo en obediencia, fe y amor. Él se dedica, se sujeta, a Cristo Jesús, tanto a su palabra como a su persona. Cristo viene a ser el Señor y maestro, y él pasa a ser el súbdito y alumno. Un discípulo es el que aprende, no como un mero alumno, sino más bien como un aprendiz. Aprende para saber y para hacer. Se dispone para ser enseñado, con el fin de realizar la voluntad de Cristo en su vida (Mt. 11.28-30; Jn. 8.31, 32).

¿De quién somos discípulos?

En las Sagradas Escrituras se habla solamente de cuatro escuelas de discípulos: la de Moisés (Jn.9.28; la de Juan el bautista (Mt. 9.14); la de Jesús (Mt. 9.10), y la de los fariseos (Mc. 2.18). Desde esta perspectiva es propio denominar a la persona como discípulo de aquel quien fue el fundador o cabeza de una nueva corriente de pensamiento. Será por ese motivo que en las escrituras no encontramos discípulos de Pablo o de Pedro, etc. Ellos se consideraban los representantes principales de la escuela de Cristo. ¡Somos discípulos de Cristo! (Hay un uso secular e histórico del término 'discípulo': un músico tal es discípulo de Mozart; tal escultor es discípulo de Leonardo Da Vinci; tal teólogo es discípulo de Barth o de Calvino, etc.).

La persona no es formada solamente por aquel que lo guía. 

Existen otras influencias que colaboran en su formación, que seguramente tienen una incidencia enorme. 



1. El ambiente espiritual que reina en la congregación. Si la iglesia es saludable no habrá mayores problemas, si no lo es se complica la tarea. 
2. El ver un modelo a imitar en sus mayores. 
3. Como emplea su tiempo. Su lectura, contactos, vida con Dios.
 4. Su participación activa, con responsabilidad, en servicios y actividades. Si está quieto mucho no se podrá hacer.
5. El vínculo con su familia (sus padres, esposa/o, hijos, parentela) y su trabajo que le brinde seguridad y apoyo. 
 6. Posibilidades de crecer, expandirse, ampliar sus conocimientos; no verse encerrado con limitaciones o impedido por barreras, aunque sean imaginarias.
 7. Las pruebas. (Herramienta inigualable de formación)

Verdades fundamentales y decisivas para la formación: 

1. El señorío de Cristo; 2. El propósito eterno de Dios. 3. La humildad y la sujeción. 4. La relación entre los hermanos. 5. El respeto y la reverencia por el cuerpo de Cristo (la Iglesia), y por sus autoridades; la unidad de la iglesia; 6. Conocer su propio don y espacio en el cuerpo de Cristo.
Todos, en la medida que las circunstancias lo requieran, son responsables por todos; no como un sistema, sino como un estilo de vida. Gálatas 6:10; Romanos 15:14.
La tarea de discipulado se basa en enseñar dentro del marco normal de la vida, no estar ausentes de la realidad. En este sentido es importante conocer las etapas naturales de la vida (matrimonio, soltería, viudez, adolescencia, etc.) y las áreas de mayor urgencia e importancia. Comenzar con lo que puedo dar; reconocer mis limitaciones, permitiendo que reciba influencias complementarias, de otros que le ayuden en su crecimiento. Se trata de una obra corporativa, que es la forma constantemente encomendada en el N.T., donde los unos y los otros mutuamente se enseñan, se corrigen y se exhortan. Esto es señal de madurez espiritual (Rom. 15.14). 

Aprendiendo de las equivocaciones.

1. No manejar o digitar la vida de nadie. Digitar significa manejar los dedos con destreza, especialmente al hacer funcionar un instrumento provisto de teclas o cuerdas. 

2. No ser posesivo; no apropiarse de la persona. (Es discípulo de Cristo no mío). Cuidado con padecer el síndrome de Pilato, éste le dijo a Jesús: “No sabéis que tengo autoridad para soltarte y que tengo autoridad para crucificarte?” Cuando esto ocurre todo se convierte en una relación insana, enfermiza y hasta obsesiva. El vínculo debiera ser espiritualmente profundo, no denso o pesado. Cristo vino para dar vida y vida en abundancia. La carga que el Señor nos coloca no es demoledora, sus mandamientos no son gravosos, ni enfermizos. Si anhelamos una iglesia de muchos hijos semejantes a Jesús será necesario tener en cuenta la salud psíquica, emocional y espiritual de los hermanos mediante una relación que sane, que trate y actúe en la vida en comunidad.

3. No pretender que la relación sea vitalicia. No necesariamente tendrá que ser una relación para toda la vida, puede haber razones, por ejemplo traslado a otra ciudad, país, el crecimiento rápido del discípulo, cambio de estado civil, emprender una misión, etc. 

La intención final: Será la que tuvo el apóstol Juan: “No tengo mayor gozo que éste, el oír que mis hijos andan en la verdad.” 3º Juan 4. Que a los hermanos les vaya bien debe ser nuestra meta.

(Los pensamientos centrales pertenecen a Keith Bentson)

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…