“SEÑOR ¿A QUIEN IREMOS?” Oscar Gómez

                       


San Juan 6:68

El contexto

Jesús había multiplicado los panes y los peces alimentando una gran multitud. Debido a este milagro se hizo popular entre la gente. ¡Todos estaban contentos con Jesús! Comenzaron a llamarlo “profeta”. (San Juan 6: 1-15)
Luego el Maestro se retira y el gentío lo sigue hasta Capernaum, lugar donde se desarrolla el diálogo que nos ocupa. (6: 24-25)
Este pasaje contiene una trama de preguntas y respuestas que evidencian lo que hay en el interior del hombre y también en el fuero íntimo de nuestro Señor.
Está muy claro que Jesús le dio una lectura correcta a la situación: Las personas habían mal entendido la esencia de su misión, pensaban que había llegado un proveedor, alguien que los iba a asistir en sus necesidades materiales y nada más. Esta circunstancia alertó a Jesús llevándolo a descubrirles la esencia de su tarea y la verdad de su doctrina sin rodeos. “Me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (6:26)
Los mismos que estaban felices de ser alimentados ahora eran confrontados con verdades que ponían en vilo sus creencias y tradiciones.  Él decía: “Yo soy el pan de vida” y esto los escandalizaba. (6:41-42) (6:60-61) 

En la práctica

Esto sucede en nuestra tarea evangelizadora: Suplimos las necesidades y todos están contentos. Después, les presentamos el evangelio del reino y a algunos se les termina la felicidad. ¿Te pasó esto en alguna oportunidad? 
Los padres de un joven recién convertido comenzaron reunirse agradecidos por la recuperación de su hijo, pero cuando le explicamos que la vida cristiana consiste en un compromiso con Dios ya no siguieron.
En Chabás le dimos a la gente panes y peces; en la ciudad de Esperanza no. Esta última creció más que la anterior.

Algunas consideraciones.

*Tengamos cuidado que la gente no venga a nosotros solamente por los panes y los peces. En la ciudad de Pérez hicieron una  cena para los vecinos y el salón se llenó de gente.  A la semana siguiente muchos de los comensales no volvieron a esa comunidad.

*No estamos autorizados a diluir ni rebajar las demandas del Señor con el fin de tener más gente en nuestras congregaciones.  En algún momento habrá que decirles lo que Dios les pide aunque no les guste. No olvidemos que está en juego su salvación y correcta edificación. 

*La puerta de entrada al reino tiene un tamaño ya dispuesto por Dios. Por lo tanto, nosotros no podemos hacerla más grande, tampoco más pequeña.

*En algún momento seremos confrontados con Jesús y su Palabra. La vida cristiana tiene condiciones. Cuando entregué mi vida al Señor me di cuenta de algunas cosas que tenía que dejar, otras me las dijeron como por ejemplo que cumpla los horarios en mi casa y sea de buen testimonio. Y otras, el Espíritu Santo ha tenido paciencia conmigo hasta hoy.

*El mensaje del reino produce definiciones.

 -Muchos de sus discípulos volvieron atrás y ya no andaban con él. (6:66)
-Sus propios discípulos, los más cercanos, también fueron desafiados “¿Ustedes también se quieren ir?” (6:67)
-Trató de “diablo” a uno de su círculo íntimo. ¡Tremendo! (6:70)
Las personas se deben convertir al Señor bajo el Señorío de Cristo y el evangelio del reino para poder edificar algo perdurable y agradable a Dios.
*Tengamos la actitud de Simón Pedro:
“¿A quién iremos?”  La pregunta existencial de todo ser humano.
“Tú tienes palabra de vida eterna”. La conclusión que trae seguridad, identidad y sentido de la vida. (6:68)
Podemos finalizar proclamando todos juntos: 
“Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (6:69)

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ