sábado, 24 de diciembre de 2016

EL AZOTE DE LOS CRISTIANOS EN MEDIO ORIENTE por Asaph Borba



El Nuevo Holocausto. Una navidad no muy feliz. (Desde Jerusalén)

Una gran parte del mundo, no tiene la mínima idea de lo que ha sido el azote de los cristianos en medio oriente, especialmente en Siria e Irak. Si ampliamos el análisis para África, tanto la región mediterránea, Libia, Argelia Y Túnez, continental, eritrea, Sudán y senegal, la situación de barbarie contra esta y otras minorías, se amplía aún más. Desde la instalación del auto llamado Estado Islámico, el cálculo de los cristianos muertos en la región ya pasa de los 300 mil. Ya, los que fueron expulsados de sus ciudades y pueblos, son casi 2 MILLONES.
Inicialmente financiado por países del Golfo Pérsico, como Qatar y Arabia Saudita, el estado islámico no era más que un levantamiento sunita, (una subdivisión del Islam opositora a los shiitas) que encontró espacio en el vacío de poder creado en Irak después de la caída de sadam Hussein y el rápido debilitamiento del estado sirio, gobernado por el alauita, (otra rama chiíta), bshar al assad. Sin embargo en la medida que la insurrección fue ganando fuerza se volvió intensamente contra la población cristiana en búsqueda de recursos para financiar su causa, y sumariamente robaron sus posesiones por donde han pasado. Lo hicieron con tiranía, matando a miles de hombres y esclavizando a mujeres y niños. El Estado de derecho y libertad relativa, que ya eran frágiles en un inmenso territorio al norte de estas dos naciones, fue dando espacio a la implantación de un alto denominado Califato (Comando de fieles), pero que en realidad era una verdadera barbarie y carnicería contra los Cristianos, otrora numerosos en la región y minorías divergentes como iázidis, asirios y kurdos.
Al visitar estos países y sus vecinos, es imposible permanecer inerte a los hechos y cifras que marcan de sangre la ya sufrida historia. Mientras tanto lo que más sorprende, es la inercia del mundo libre en tomar una actitud que puedan resultar en resultados reales de un cambio del problema que se amplía cada día. Poco se habla sobre el tema. Recientemente el diario británico daily mail ha llamado la atención del reino unido para cuando ha dicho y su título: los cristianos están a punto de ser barridos del medio oriente. La historia, basada en hechos, narra la rápida disminución de la cristiandad en la región. La verdad es evidente, y puede ser escuchada en lugares insólitos. Es un verdadero holocausto lo que está pasando con los cristianos en Siria e Irak, exclamó rick riggings, director de la entidad judía succat hallel, en su discurso en la tribuna de la fiesta de tabernáculos (succoth) en Jerusalén. Así como ocurrió durante el holocausto judío, nadie hace nada, concluyó. Sí, es un holocausto real. A principios de los conflictos, desde la invasión de Irak por las tropas aliadas, que a mi ver, inició el proceso, el número de cristianos en la región era 100 veces mayor de lo que es hoy, afirma la acnur - alto comisionado para los refugiados y Ayuda humanitaria. En cinco años esta población desapareció. Dijo la directora en la oficina de la entidad en aman, Jordania. Donde fueron a parar? Sólo en la ciudad de mosul, de más de dos millones de habitantes, la cual, casi la mitad era cristiana, alrededor de 800 mil huyeron, en uno de los mayores éxodos de la historia.
En relatos de personas que vivieron el evento, un gran número pereció en el desierto y las montañas, sobre todo los más viejos que murieron por la falta de agua y alimento. Los otros se fueron asignados en los campos de refugiados creados por la ONU en los países vecinos, y los otros, con más recursos, invadieron las ciudades de las naciones fronterizas y allí perambulam hasta hoy, creando todo tipo de problema social. Un alto funcionario del gobierno de Jordania declaró: los pocos recursos de nuestra pequeña nación están agotados, ya que nuestro país ha aumentado su población en 2.5 millones de habitantes en menos de cinco años. En Siria el mismo caos se instaló y la población tanto islámica cuánto no islámica después de superpoblar el pequeño Líbano, se aventuró por tierra y por mar tratando de llegar en Europa. El coste macabro esa desesperación, podrá ser asistido diariamente en los miles de vidas perdidas en los naufragios de embarcaciones improvisadas que bañaron las playas del Mediterráneo de cuerpos, sólo en este año 5 MIL VIDAS. La narrativa de los hechos se vuelven crueles cuando se descubre el número de cristianos sumariamente arrojados al mar por sus iguales. (ver los lincks abajo)-
http://www.dailymail.co.uk/news/article-3044584/Pray-Allah-ll-throw-overboard-Muslims-ordered-Christians-punctured-dinghy-African-migrants-sank-Mediterranean.html-http://www.telegraph.co.uk/news/2016/09/19/muslim-migrant-boat-captain-faces-murder-charges-for-pushing-chr/
Pero el foco de este relato es arrojar luz sobre el tema, buscando apoyo de acciones y oraciones llamando la atención sobre la suerte de nuestros hermanos tanto evangélicos, cuánto siriacos ortodoxos. La realidad informada recientemente por el actual patriarca iraquí, es que, sólo en los últimos años más de 200 mil cristianos murieron por la espada islámica de Isis. Los que murieron sin embargo parecen haber tenido más suerte que los que quedan. Hombres y niños esclavizados y mujeres se han convertido en esclavas sexuales, muchas de ellas vendidas en la plaza pública en un espectáculo de vergüenza y dolor inimaginable en pleno siglo 21, asistidos por millones en películas del you-Tube y en puestos de los propios terroristas.
Sin embargo, puedo decir, por el conocimiento y proximidad con la cuestión es que nada de esto ha hecho mella en la fe de esa inmensa población cristiana, por el contrario, el testimonio de amor y perdón resuena más fuerte que las marcas del sufrimiento, como declaró la pequeña myrian A la red de televisión SAT 7 cuando cuestionada sobre lo que sentía por los que la hicieron sufrir: no siento odio y perdono a todos ellos, declaró a la pequeña, quiero que conozcan el amor de Cristo, finaliza. No se tiene noticia de un solo cristiano que se haya convertido al Islam frente a las amenazas pre muerte. Puede haber, pero nadie conoce.
En la medida en que las fuerzas iraquíes y sus aliados van retomando territorios, como está sucediendo en Mosul, así como en Siria, la verdad va apareciendo. Una reciente zanja con miles de cuerpos de los cristianos fue descubierta recientemente y vista ser ortodoxos. En Siria el relato es de no haya más cristianos o iglesias en los territorios del Isis. Cada vez más la realidad chillona de un verdadero exterminio puede ser probado.
La ONU no hace la debida separación entre etnias y grupos religiosos, principalmente en función de su política de neutralidad. Pero mirando con más profundidad, es notable que esta postura es debido también a su dependencia financiera de muchas naciones árabes que cooperan sustancialmente para la sustentación de sus proyectos humanitarios dentro y fuera del escenario. Políticamente la entidad se ha dejado llevar por las tendencias anti cristianas y semitas y exime de cualquier presión contraria.
No se puede sin embargo decir que toda la población islámica apoya las atrocidades, pero sí que podemos decir que la gran mayoría, es inerte a los hechos. Sin importar, con lo que se hace a las minorías. Se concluye que el radicalismo islãmico es, sin duda, la plataforma para el caos, desgobierno y genocidio en medio oriente. Este cuadro de horror tiene que mostrar a la sociedad, gobiernos y parlamentos de los países libres, para que haya una presión política ante los órganos internacionales para que estas personas sean identificadas y protegidas, antes que sea demasiado tarde. En cuanto a nosotros cristianos de todo el mundo podemos además de orar, generar recursos y proyectos para ayudar a nuestros hermanos del mundo entero.
Feliz navidad hermanos queridos!!!!!

jueves, 22 de diciembre de 2016

LA RESPONSABILIDAD DE LA IGLESIA Ángel Negro


En 1965 el Dr. Billy Graham escribió un libro que tituló: “El Mundo en Llamas”, en el cual describía la aterradora situación que se estaba viviendo en el planeta.
Pasaron exactamente 50 años. Hoy podemos decir que la situación no mejoró, sino que empeoró y que el mundo es un volcán en erupción.
Todos somos conscientes de que vivimos días muy difíciles en las naciones.
-El consumo de drogas superó con creces lo que podíamos imaginar tiempo atrás; no solo los jóvenes la consumen, sino los adultos y los niños en edad escolar.
-El nivel de violencia nos conmueve y nos deja perplejos, sin palabras. Ya sea en la familia, entre marido y mujer y entre padres e hijos, como en la escuela, el trabajo o en la calle.  Violencia verbal o violencia física.
-La inseguridad es pan de cada día. La que se ve en la calle de las grandes ciudades. También se desconfía del que maneja un ómnibus, un tren o un piloto de avión. La mayoría de las personas se sienten inseguras en sus empleos.                                  
El temor pasó a ser una constante con el cual se convive.
-La ansiedad y la depresión llevan a la gente al consumo abusivo de medicamentos.
-El quiebre de la familia por intolerancia es cosa corriente. Hoy se acepta casi como algo normal.
-La promiscuidad sexual, la infidelidad y el embarazo de adolescentes ya no asombra a nadie.
-La ausencia de valores y la corrupción en todos los estamentos de la sociedad son parte de nuestro diario vivir.
-La pobreza extrema y la indigencia no conmueven a nadie.
Se podría continuar esta lista con la educación, la salud y muchas otra áreas más.
Podemos hacer un análisis de cada situación y sacar conclusiones de por qué llegamos a este estado de cosas, pero no arreglaríamos nada.
Frente a este cuadro la pregunta que debemos hacernos es:

¿Cuál es nuestra responsabilidad como iglesia del Señor?

Primero quiero mostrar 7 cosas que NO debemos hacer los cristianos.

NO entrar en el juego de los comunicadores sociales, ni de los comentarios de la gente. La crítica solamente es destructiva. Empeora la situación. Quita el ánimo y las ganas de hacer algo.
NO caer en el pesimismo. “Esto no tiene solución”. “No lo arregla ni Mandrake”.
NO entrar en la indiferencia INCOMPASIVA. “Yo me preocupo por mí y por mi familia y el mundo que se las arregle.”
NO pensar que solo los demás tienen la responsabilidad de arreglar la situación. El gobierno, las empresas, los que tienen el poder económico, el próximo gobierno.
NO hacer lo del avestruz. “Un escapismo y ostracismo malsano”.  Cada uno es responsable de buscar soluciones.
NO pensar que la responsabilidad de la iglesia es solo espiritual. Eso es: “escapismo religioso”.
NO tener una visión apocalíptica del mundo y de la nación. Jesucristo vino a cambiar la historia.

Necesitamos hacer cambios en nuestra manera de pensar y de ver las situaciones que nos rodean.

“Con Jesucristo es posible cambiar toda situación”.

“Con Jesucristo es posible cambiar la historia de la familia”.

“Con Jesucristo es posible cambiar la historia de nuestra Nación”.

Esta afirmación es coherente con las historias de personas conocidas y con la Biblia. 
Juan y Liliana se llevaban muy mal. Él no duraba en los trabajos, tomaba demasiado, le debía plata a medio mundo, estaba enfermo, su casa se destruía. Cuando miraba su futuro se veía solo y juntando cartones por la calle. Hasta que llegó el Señor y todo cambió. Es trabajador, no toma más, se sanó, le pagó a todos los que le debía, se casaron, amplió su casa dos plantas más, tiene un grupo de gente en su casa a las que les enseña la palabra de Dios. Ahora mira su futuro y se ve a la imagen del Señor. ¡Aleluya!

“Con Jesucristo todo es posible”.

Jesús salva, Jesús cambia la vida, transforma la familia, sana todas las dolencias, cambia el curso de la historia.

EL PODER DE DIOS Víctor Rodríguez


La normalidad de la vida cristiana es un fenómeno extraordinario por los cambios que se producen a causa de la irrupción del Espíritu Santo en una persona. Lo que habita la Trinidad, ahora mora en los hombres. Sin esta llenura también es posible vivir, pero no la vida cristiana en su hermosura y plenitud.
El apóstol Pedro en la conclusión de su mensaje en Pentecostés, después de proclamar que al que crucificaron “Dios le ha hecho Señor y Cristo”, señaló la entrada al Reino por la puerta estrecha: “Arrepentíos y bautícense cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el don del Espíritu Santo (Hechos 2.36-38).
Se destacan los pasos que marcó el apóstol Pedro: Arrepentimiento, bautismo en agua y la llenura del Espíritu Santo. ¿Cuál de estos pasos es el más importante? Según este mensaje del apóstol, ninguno en particular, es un paquete, van juntos, no son opciones.
La aclaración del Señor a sus discípulos antes de su ascensión es muy significativa: “quedaos en Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto” (Lucas 24.49). Él no dijo: “Ya se arrepintieron, ya se bautizaron, es suficiente”. De ninguna manera, la llenura del Espíritu es lo que hace posible el caminar en la voluntad de Dios.
¿Qué sucesos ocurren cuando acontece este bautismo de Espíritu Santo y fuego?
Se abren cinco canales de poder:

Poder para relacionarnos con Dios

Hechos 1.8 nos dice: “recibiréis poder y me seréis testigos…”. Es el poder para ver a Dios, primero en el hecho de Cristo, en esta gran salvación, para luego contemplarlo, amarlo, siendo seducidos por él.
De allí en más la oración no es una carga, una disciplina o un deber que cumplir, sino un deseo y un hambre de estar con él. No para conseguir o pedirle cosas, sino para pasar tiempo con Dios.
Esta expresión “me seréis testigos” aparece porque también contemplaremos sus movimientos en nosotros, en otros, en las distintas situaciones, en la iglesia, en el planeta, en el universo, en los tiempos para participar juntamente con él. Aun en las cosas más simples tenemos esta relación con él, entonces se convierten en acontecimientos.
“Me seréis testigos” no tiene que ver con repetir automáticamente algo que nos contaron, sino algo que vimos. ¿Quién puede quitarle a una persona lo que vio?

Poder para enfrentar a Satanás

Luego de que Jesús fue bautizado y el Espíritu descendió sobre él como paloma, fue impulsado al desierto para enfrentarse al diablo, y aquí comenzó el conflicto hasta el día de hoy.
Las personas llenas de Espíritu son las que invaden, establecen el reino de Dios y echan fuera demonios. El libro de los Hechos nos muestra que era imposible frenar a los discípulos aun ante  ataques e impedimentos del enemigo.
Los que permanecen llenos del Espíritu también son tentados como lo fue Jesús, pero a causa de esta plenitud, el diablo no tiene lugar por donde introducir sus maquinaciones.
El conflicto es grande pero: “mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo”, y hemos sido hechos “más que vencedores por medio de aquel que nos amó”.
El poder del Espíritu no solo es para la defensa, sino especialmente para el ataque. “Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (1 Corintios 10.4,5).

Poder para edificar la iglesia

Y para esto fueron dados por el Señor los ministerios: “Y él mismo constituyó a unos apóstoles; a otros profetas; a otros evangelistas; a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos, para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”, Efesios 4.11-12.
Estos ministerios en el poder del Espíritu equiparán al cuerpo de Cristo de manera que cada hijo de Dios, lleno de este poder, ministre al resto con la gracia que el Señor le dio a él. Dicho de otra manera, la iglesia edificando a la iglesia.

Poder para evangelizar al mundo

El llamado que el Señor hace en Pentecostés es a personas llenas del Espíritu Santo para que vayan a las naciones, partiendo de Jerusalén (Hechos 1.8).
Este poder en aquellos discípulos se manifestó de distintas maneras: En el fluir del fruto del Espíritu, en el denuedo para presentar a Cristo con persecuciones, en los milagros, prodigios y señales, en las distintas expresiones del amor, en la unidad de la iglesia, en el testimonio atractivo de la iglesia, en llegar por la oración a lugares no alcanzados por el evangelio para luego concretarlos, en levantar obreros para la extensión del reino de Dios, en el crecimiento extraordinario de la iglesia por un mover maravilloso del Espíritu entre los no alcanzados. Sin duda esta lista está incompleta, pero el mismo Espíritu que operó en Hechos está hoy en y entre nosotros para hacer lo mismo.

Poder para esperar la venida del Señor

Este poder del Espíritu nos hace conscientes del fin de los tiempos y del juicio eterno. Y se cumple   la parte final del evangelio que predicamos: La vida eterna, junto a Cristo, en el cielo al que otros se nos adelantaron.
Nos hace conscientes de las señales antes de su advenimiento. Entendemos esa parábola de mirar la higuera cuando florece, pues quiere decir que el verano está cerca.
Nos anima a estar preparados para el encuentro con el Señor, porque seremos arrebatados, y en un abrir y cerrar de ojos nuestro cuerpo será como el cuerpo glorificado de Jesús después de la resurrección.
La llenura del Espíritu le da al cristiano una identidad que le hace decir que él no es de aquí, que es un ciudadano del cielo.
Y por supuesto, imprime una nota de urgencia para alcanzar al hombre para Cristo, y que se salve no solo del pecado sino del castigo eterno.
El apóstol Pablo habla de la llenura del Espíritu en tono imperativo, como un mandamiento: “Sed llenos del Espíritu” (Efesios 5.18). Nuestro ser está diseñado para ser habitado por Dios y nuestra personalidad no se completa sin esta llenura. Así lo dice también Pablo: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo? (1 Corintios 6.19).

jueves, 8 de diciembre de 2016

EL PELIGRO DE LA GRACIA SIN LA VERDAD Ministerio Care



                                                               



GRACIA SIN VERDAD ES MORTAL

El orador Brennan Manning  causó impresión con sus disertaciones en nuestra iglesia. Sus libros tan difundidos hablan justamente sobre la cura por medio de la gracia. Sin embargo, hizo un exagerado énfasis en el amor que encendió luz roja. Estuvo ausente de sus mensajes instar a dejar las cosas de niño y tomar posesión de los aspectos mayores y más verdaderos de nuestra identidad en Cristo. Dios nos abraza en nuestra debilidad. Pero, ¿En nuestra maldad también? Estaba pensando en la manera como Manning abordaba la cuestión de la pureza sexual, especialmente la homosexualidad...

Me reuní con Manning en un almuerzo para abordar estas cuestiones. Él pareció haberse ofendido cuando le expresé mis preocupaciones relacionadas con sus ambiguas referencias al homosexualismo en sus artículos y libros. Durante nuestro incómodo almuerzo, él defendió a las “parejas” gays que viven y mantienen un compromiso. Desafió mi compromiso de defender la ética sexual bíblica — no tener sexo con un hombre o una mujer fuera del ámbito del matrimonio heterosexual — tildándome de desinformado y de tener una mente estrecha. Él rechazó mi testimonio con el argumento de que no tenía suficiente conocimiento de teología moral para ser tomado en cuenta sobre este tema. 
Claramente, Manning y yo abordamos de manera diferente la cuestión de la autoridad moral. Mi enfoque es conservador y basado en la Biblia. El enfoque de él no está claro para mí. Pero lo que surge de esta falta de claridad en él (y, es triste decirlo, de muchos como él) es un sentimentalismo terrible sobre los temas morales. Curiosamente, los que se encuentran atados a las tendencias inmorales se convierten en fans de “terapeutas” como Manning. En lugar de abrazar con la verdad y la gracia a hombres y mujeres que están confundidos, dichos terapeutas bailan alrededor de estos hombres y mujeres en dificultades y luchas, otorgándoles una condición de casi héroes. El resultado es una falsa compasión que puede incentivarlos a identificarse y vivir el homosexualismo, la poligamia y otras desviaciones morales.

Gracia sin la verdad clara y autorizada de las Escrituras es mortal. 

Podemos caer en la demarcación de los límites de acuerdo a nuestra voluntad, perdiendo la revelación de la voluntad de Dios para nuestra vida aquí en la tierra. Nos quedamos, por lo contrario, solos en la construcción de una identidad basada en nuestra experiencia de la realidad. “Me siento bien con mi condición, por lo tanto, no la cambiaré. Dios me bendice como soy”. Este pensamiento vacía la cruz del calvario de su significado. Jesús murió para ofrecernos el regreso a su plan ideal en el Jardín del Edén. Él resucitó para levantarnos según la voluntad del Padre para nuestra vida en esta tierra. Si perdemos esta verdad, entonces la gracia queda sin sentido. Su poder de transformar vidas se dispersa y pierde fuerza. La verdad de las Escrituras direcciona el poder de la gracia. Sin la verdad, la gracia pierde su poder dinámico y esencial de transformar vidas.

LA GRACIA SIN COSTO ALGUNO

Para muchos terapeutas de influencia, la gracia abraza a los individuos que enfrentan infidelidad matrimonial, homosexualidad, pero es incapaz de transformarlos. Algunos terapeutas están fortaleciendo esta idea engañosa — como Mel White, un ex profesor del Seminario Fuller y pastor evangélico, que hoy dirige Soulforce, un grupo que defiende el homosexualismo. En su biografía Stranger at the Gate (Extraño en la Puerta), White se  representa como una figura un tanto trágica cuyos impulsos homosexuales lo obligan a constituir múltiples parejas antes y después de que su matrimonio terminó. Sus amigos, como el fallecido especialista en ética Lewis Smedes, del Seminario Fuller, aceptaron el ingreso de White en el movimiento homosexual como un activista incuestionable. 
Mucho más sutil es la influencia de White en Philip Yancey. Yancey, autor de varios libros, presentó a White en su libro What’s So Amazing About Grace? (¿Qué es lo asombroso de la gracia?), mostrando a White y su amistad con él como un buen ejemplo de la gracia de Dios. Aunque el autor no abrace todas las preferencias de White, Yancey otorga protagonismo al hombre que se volvió el más influyente cristiano gay de nuestro tiempo. Sin darse cuenta, el autor crea un puente maligno entre un falso profeta (White) y miles de lectores que buscan una mayor claridad en el ámbito de la homosexualidad. Tal vez el hecho de que Yancey haya incluido a White en su libro sea un ejemplo de alguien que “ha entrado encubiertamente” en nuestro medio con el fin de “convertir en libertinaje la gracia de nuestro Dios” (Judas 1:4).

La gracia sin verdad es mortal, saca provecho de nuestros sentimientos. 

“Quiero ser un buen tipo. No quiero causar más problemas en la vida de alguien que ya está sufriendo. ¿Jesús no incluyó a los excluidos?” Nuestro deseo de ser misericordioso es comprensible, pero ingenuo. El sentimentalismo distorsiona la esencia del conflicto moral, produciendo una perspectiva dramática de nosotros mismos, que sólo separa al necesitado de la cura. 
E igualmente aleja al necesitado de las verdaderas buenas nuevas del Evangelio. No hay duda alguna de que Jesús primeramente llamó al arrepentimiento a los hipócritas religiosos. No obstante, llamó a sus seguidores a hacer frente de una manera directa a sus pecados (Lucas 7:36-50, Juan 8:1-12). Ignorar la actitud de los seguidores hacia el pecado es pisotear el testimonio de Cristo y aleccionar a la gente a caer en errores y engaños.
Hombres y mujeres que enfrentan profundas vulnerabilidades  necesitan de la plenitud de gracia y de verdad. Sin esta plenitud, se corre el riesgo de conducir fácilmente al pueblo de Dios hacia caminos engañosos. ¿Y si yo hubiera tenido un Manning o un White al comienzo de mi viaje vaya a saber qué hubiera creído hoy? 

Como cristianos somos demasiado ingenuos acerca de qué y de quién damos la bienvenida en nuestras vidas.

Nuestro mundo cristiano nos ofrece influencias muy amplias. Debemos preguntarnos: ¿Cuál es la base de este líder en el área de la autoridad? ¿Es la gracia en armonía con la verdad bíblica? Pídale a Dios el discernimiento. Y a continuación, actúe de acuerdo con este discernimiento a la luz de la verdad bíblica. Esté preparado para hacer las preguntas difíciles. Cada vez más nos enfrentamos a los famosos líderes cristianos que están bajo el engaño y engañando a otros en los aspectos de la sexualidad, el matrimonio y otros aspectos troncales de la fe. Necesitamos decirles a ellos la verdad en amor. Lo hacemos por amor a ellos y a los que, sin nuestra intervención, serían desviados por ellos.

DIOS SANA HOY

En medio de las luchas que nos enfrentamos al abrir la boca para hablar la verdad, vamos con alegría y bondad dando testimonio del poder de Dios para la cura y restauración de vidas empantanadas en la inmoralidad y el pecado en sus diversas expresiones. Si usted está siendo transformado en esta área de su vida, hágaselo saber a los demás. Si usted sabe de otros que están siendo liberados, divúlguelo. ¡Nada expresa con mayor fuerza la plenitud de la gracia y de la verdad que la transformación de alguien que sufrió conflictos con la inmoralidad! Lo que Dios crea en la persona decidida, que se rindió a Él, es nada menos que Su imagen gloriosa, todo por medio del poder liberador de la gracia. ¡La verdadera gracia! ¡Qué mensaje importante para nuestros días! ¡Qué Dios grande y glorioso servimos! ¡Qué privilegio revelarlo a Él a través del testimonio de vidas transformadas!
“Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo” — Filipenses  3:18 .  
“Pronunciando discursos arrogantes y sin sentido, seducen con los instintos naturales desenfrenados a quienes apenas comienzan a apartarse de los que viven en el error” — 2 Pedro 2:18.
 “¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales... heredarán el reino de Dios. Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios” — 1 Corintios 6: 9-11.

Original en inglés: Pastoral Care Ministries         

UNIDOS ES MEJOR Ivan Baker


La base fundamental de lo que Dios nos ha hablado en estos años es que somos cuerpo, miembros unidos, con el fin de fortalecer, crecer, madurar y ser aptos para todo trabajo que Dios nos determine. La tarea será hecha entre todos, unos con los otros. O entonces no conseguiremos nada. Cuánto esfuerzo tiene que hacer uno que está solo para: ganar a alguien, ser santo, luchar contra el diablo. Primero tiene que entender sus debilidades, probablemente sin un compañero, difícilmente consiga entenderlas.

Mantenerse firme es mucho más fácil si estamos unidos a otro. Es muy difícil si estamos solos, separados.

Cuán difícil es para el diablo acercarse a nosotros con sus artimañas y engaños, cuando estamos unidos. Dos que están juntos con Cristo en el medio, cuán difícil es para el diablo rodearnos. Él tienta a uno, al otro, pero nosotros estamos unidos, su influencia es mínima, porque es anulada por la presencia de Cristo y la unión entre los dos. Separémonos unos de los otros y veremos que el diablo que anda alrededor irá a devorarnos con facilidad. Tiene el perímetro de cada uno.

El Espíritu nos enseña correctamente, mas no conseguimos entender. A través de las coyunturas, sí entendemos. Abrimos el corazón unos a los otros y el más sabio, el más prudente, el más maduro ayuda al otro. Nosotros queremos el Propósito de Dios, su Reino, llegar a la madurez y uno ayuda al otro para alcanzar esto.

Si son dos, cuando uno cae el otro lo levanta. Si son dos y están con frío pueden calentarse. Ninguno tiene toda la inteligencia, o madurez necesaria, porque Dios ha repartido los dones por el cuerpo, para que en la armonía del cuerpo, los dones funcionen. Entonces mi capacidad será plena en vez de ser relativa. La capacidad de mi hermano también será plena en vez de ser relativa.  

Somos como un rompecabezas que tienes que juntar todas las piezas. 

Somos como una red unida por los nudos. Si no existiesen los nudos, no existe red.

Queremos pescar, pero no estamos unidos. La caña de pescar, el cordel y el anzuelo provienen de nuestra comunión. Nosotros somos una atracción para el mundo, cuando ellos nos ven unidos. La imagen de un cuerpo es mucho más fuerte para dar testimonio al mundo, que una gran cantidad de personas yendo a reuniones buscando cargas espirituales, pero no ven el amor de Cristo siendo derramado en los corazones. 

Cuando una persona viene del mundo y entra en una congregación que no tiene ligamentos, donde el cuerpo no está unido y no existe una relación, ayuda, amor, servicio, atención específica y cuidado; ella siente el frío de la falta de comunicación.

Comienzan a darle muchas reuniones, muchos discursos. Casi no la ayudan en sus necesidades y cuando es ayudada, lo es por alguien que no está capacitada para hacerlo, porque no tiene el concepto de lo que es la iglesia y lo que debe hacer con la persona. ¿Cómo ayudarla? - el otro también tiene sus debilidades, lo que acaba pasando son sus propias debilidades, porque ella tampoco fue ayudada en sus debilidades.

Es muy diferente cuando alguien entra a la iglesia que está unida al cuerpo, a sus hermanos, unida en amor, unida a través de los lazos del Espíritu Santo. 

VOLVAMOS A SALIR Jorge Himitian




Retiro Nacional De Pastores, San Luis, 12/10/2014.

Enfocados hacia adentro más de la cuenta

Cuando Dios nos visitó con su Espíritu Santo hacia fines de la década del 60`, en ese derramar del Espíritu muchos éramos provenientes de iglesias no pentecostales por lo cual para nosotros era una novedad el bautismo en el Espíritu, el hablar en lenguas, la profecía, etc. Todo ese desbordar del Espíritu produjo un primer impacto en nuestros corazones que fue la adoración, la centralidad del trono, empezó algo nuevo que no existía en Argentina, ese fluir de adoración, esa visión del trono, la presencia de Dios fue lo que nos caracterizó.
Inmediatamente después se cumplió también lo que Jesús había anticipado cuando dijo: “Cuando venga el Espíritu, él me glorificará” así fue, el Espíritu nos llevó a la adoración. Seguidamente empezó un periodo de revelación de la Palabra “cuando venga el Espíritu él os guiará a toda la verdad…tomará de lo mío y os lo hará saber”. Comenzamos a vivir un periodo donde la biblia parecía otra biblia, pero era la misma. Había ahora revelación. Así Dios nos reveló el evangelio del reino, el señorío, el discipulado, la unidad de la iglesia, el propósito eterno, y así en los años siguientes 1968, 60 y 70 fueron años de intensa revelación. Eso nos llevó a redescubrir antiguas verdades, entonces comenzamos a mirar, como era propio, hacia la restauración de esas verdades, hacia la edificación de la iglesia.

Así que primero fue la adoración, luego la revelación y posteriormente el anhelo de una renovación profunda en nuestras vidas y en nuestras congregaciones, sin embargo nos enfocamos hacia adentro, seguramente hacía falta. Y así hubo una nueva comprensión de tantas cosas. Antes pensábamos que la meta del cristiano era el cielo y Dios nos reveló que hay algo más grande que el cielo, que es Cristo. La meta no es el cielo sino ser como Cristo. Una familia de muchos hijos semejantes a Jesús. Pero…como era de esperar, nos enfocamos para adentro más de la cuenta. Nos quedamos mirando más de lo debido hacia adentro y ya se hizo una inercia entre nosotros, con algunas excepciones honrosas, como Ivan Baker que miró adentro -para edificar la iglesia- pero también puso la mirada afuera. Muchos nos quedamos adentro y, aunque celebramos la gracia de Ivan entre nosotros, no lo acompañamos en ese mismo ímpetu evangelístico que él tenía. 

En el año 1982, después de la crisis de todo el proceso militar, culminado con la guerra de Malvinas, Argentina estaba muy herida, había una sensibilidad muy fuerte, una necesidad espiritual, y en ese momento Dios levanta a un ferretero de Quilmes que se convierte bajo el ministerio de un portorriqueño y comienza a predicar igual, se trataba de Carlos Annacondia. Todo lo que Dios nos había dado, una iglesia renovada, restaurada, era para desbordar con ímpetu hacia afuera pero nos quedamos mirando hacia adentro, se produjo una inercia hacia adentro y nos quedamos, aunque hubo discipulado, ganamos gente, pero Dios tuvo que levantar a un hombre como Carlos Annacondia para sacudir y unir a las iglesias y conducirlas hacia afuera. Y gracias a Dios, porque Él no se limita con nadie, con ningún grupo, esos años siguientes en Argentina, el ministerio de Carlos Annacondia, impulsó la evangelización en nuestro país. Muchas iglesias crecieron tremendamente gracias a este ministerio.

Hoy es tiempo que volvamos a salir.



viernes, 2 de diciembre de 2016

PREPARANDO ALGUNOS “TIMOTEOS” Oscar Gómez



Proyectándonos para el año que viene


Pero tú Timoteo has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor”      (2º Timoteo 3:10-11)

La consigna trata la formación de nuevos obreros en el transcurso de la próxima temporada.

¿Cómo podemos discernir quienes son aquellos a los cuales debemos dedicar tiempo y atención personal?

“Por sus frutos los conoceréis…” 
Permanece en Jesús
Permanece en su Palabra y
Lleva fruto.

Objetivos intermedios:

1-Ganarlos para el Señor. (Para ello se demandará un fuego renovado en la evangelización)

2-Una relación estrecha y continuada con estos “Timoteos”

3-Experiencias callejeras y disciplina (horarios, encuentros y compromisos)

4-A través de la relación comunicar:-principios, prácticas, visión y fe.

¿Cuáles son los objetivos más importantes que debemos perseguir con estos “Timoteos”?

Que haya continuidad en la relación.

Que tengan vida espiritual propia. (Un pastor dijo sobre su congregación: “Somos una iglesia que posee una estructura apropiada para mantener a los inconversos: Buena atención, buena comida, buen trato, buena música, comodidad, necesidades suplidas, etc. ¿Quién se quiere ir de un lugar así? El tema es descubrir en este contexto quien está convertido de verdad”)

Que dependan del Espíritu Santo.

Que tengan hogares bien constituidos.

Que alcancen lugares pocos frecuentados.

Con el tiempo se multipliquen en otros “Timoteos”.



A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...