Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 23, 2016

LO QUE NOS TRAJO LA RENOVACIÓN Víctor Rodríguez

De la reunión de alabanza a una vida de alabanza.

De Jesús Salvador a Jesús Señor.

La meta no es tanto el cielo, es ser conformados a su Imagen.

De tener el Espíritu Santo a vivir llenos, guiados y actuar en los dones del Espíritu Santo.

De ser miembro a ser discípulo.

Pasar de discipular como se puede a discipular como Jesús lo hizo.

De ser asistente a obrero que funciona.

De los ministerios que edifican la iglesia, a que la iglesia edifique la iglesia.

Antes se diferenciaban los clérigos de los laicos, ahora todos somos sacerdotes.

Antes se reconocía solamente el ministerio pastoral, ahora los cinco ministerios de Efesios 4:11.

Antes se aprendían intelectualmente las Sagradas Escrituras, ahora por recibir revelación para entenderlas.

Antes confesábamos los pecados a Dios, ahora a Dios y a los que ofendimos.

Antes no había disciplina o una mala disciplina, ahora entendimos que la disciplina es para restaurar al caído.

Antes la cena del Señor y el bautismo en agua eran símbolos, ahora son realidad…

HACER DISCÍPULOS: UNA TAREA INELUDIBLE Oscar Gómez

Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.
(Hechos 6:7)

"Hijo Timoteo confía los nuevos discípulos a hombres fieles que estén capacitados para enseñarles"
(2da. Tim. 2:2)


Hacer discípulos es consecuencia de estar lleno del Espíritu Santo. Hay un plan malvado en el cuartel de Satanás: Desactivar la capacidad de reproducción espiritual de los hijos de Dios. Para ello le pone delante decenas de atajos que consisten en toda clase de tareas que tengan por objeto desatender el hacer discípulos. Su blanco es conseguir que los cristianos pierdan concentración en ganar a los perdidos y guiarlos en la verdad. Estemos atentos. La prosecución de la iglesia y del propósito de Dios se dará si nos reproducimos en nuevos discípulos-
Un lindo hermano sin discípulos es como un árbol de naranjo del cual no podemos disfrutar sus naranjas, como un zapatero que en vez de fabricar zapatos hac…