Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 8, 2016

CUANDO SE PIERDE EL TEMOR DE DIOS Jorge Himitian

Una palabra de Jorge Himitian basada en el libro de Malaquías

¿QUIÉN SE HACE CARGO? Keith Bentson

No todo el avance del evangelio se debe a los apóstoles y evangelistas. Verdaderos ejércitos de jóvenes han salido para servir, ayudar, educar, curar, testificando así de su fe y amor. En vez de tener tres o cuatro hijos, han engendrado para el reino de Dios docenas y centenares de hijos. El mundo no es digno de estas personas. Alguien tiene que hacerse pobre para que otros sean enriquecidos, alguien tiene que ignorar para educar a otros, algunos tienen que enfermar para poder sanar, cansarse para que otros descansen, negarse una familia para que otros tengan buenas familias, sacrificarse para que otros disfruten de una vida normal. Esta es la gloria de los que escogen, bajo la guía de Dios, una vida de servicio

ESPIRITUALIDAD PASTORAL: IDENTIDAD Y LLAMADO

Comunión Apostólica Internacional (A.F.I.)
Centro El Escorial  Madrid,10 al 12 Mayo  2016 Encuentro de Pastores: “LLAMADOS A SER PASTORES”
EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
En una sociedad rural como la del tiempo de los patriarcas, y dada la preponderancia de las tareas agropecuarias en esa época, el oficio de pastor era bastante común. Muchos de los personajes bíblicos que conocemos fueron pastores: Abel, Abraham, Lot, Isaac, Jacob y sus doce hijos, Moisés, David. Dios se comunicaba con su pueblo en un lenguaje y con metáforas bien conocidos por ellos. Los profetas se referían a Dios como el pastor de su pueblo. Jacob, al bendecir a su hijo José, le dice que sus manos se fortalecieron “por la manos del Fuerte de Jacob, por el nombre del Pastor, la Roca de Israel” (Génesis 49.24). Quizás el Salmo más conocido de la Biblia sea el 23, en el que David comienza proclamando: “Jehová es mi pastor; nada me faltara…” El salmista Asaf, al rogar por la restauración de Israel en el Salmo 80, invoca así a Dios:…

COMPASIÓN POR LOS PERDIDOS Ivan Baker

Yo quisiera solamente, en esta pequeña introducción, subrayar lo que hemos oído el domingo pasado de Jorge: ¿Cuál fue el tema que él tomó? La compasión. Hace ya tiempo que vengo sintiendo en mi corazón, que si no tengo en mí, dada por el Espíritu Santo, la compasión que está en el corazón de Jesús, mi obra va a ser impedida en muchos aspectos. Él nos habló de los que se pierden, el tema ya está dado. Yo solamente quiero recordar la compasión.  Pidamos al Señor, cuando hablamos con la gente, compasión. Compasión para preocuparnos por ellos, compasión para orar por ellos, compasión para ir, instarles; el tema de hoy es justamente ese, instarles en tiempo y fuera de tiempo, cuando parece bien y cuando no parece bien, cuando a nosotros nos molesta y cuando a los otros les molesta; pero esa compasión que tenemos nos da arrojo, nos da determinación, y nos da el toque de amor del corazón de Jesús que la gente quiere sentir. Ellos no tienen interés en oír a un parlanchín, a una persona profesio…