Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 16, 2016

LOS HERMANOS SON NUESTRA ALEGRÍA Jan Gottfridsson

“Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? ¡Vosotros sois nuestra gloria y gozo!” (1 Tesalonicenses 2.19,20)

“No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad.” (3 Juan 4)

La mejor forma de inversión de nuestra vida terrenal (70 u 80 años – Salmo 90.10) es viviendo el propósito eterno de Dios, siendo sus cooperadores, invirtiendo, buscando y pensando en las cosas de arriba (Mateo 6.19,20; Colosenses 3.1-3).

Nada da más alegría que ver el reino de Dios manifestándose día a día en un discípulo que crece a la imagen de Jesús. ¡Que tremendo privilegio es formar parte de esta obra maravillosa! ¡Cuán BUENO ES DIOS!

No hay alegría y realización mayor en esta vida que aquella en que tenemos certeza de estar edificando vidas para toda la eternidad; hombres y mujeres, jóvenes, adolescentes, viejos y niños, en fin, una familia gloriosa “con la cara de Jesús” ¡para la glor…

CONFIEMOS EN EL ESPÍRITU SANTO Ivan Baker

Ubicarnos como instrumentos de Dios y no como los que hacemos la obra.

Cristo es la vid, nuestro Padre es el labrador, nosotros somos los instrumentos en las manos del labrador. Nosotros predicamos, él, por medio del Espíritu Santo convence de pecado y convierte. Nosotros no somos responsables de la conversión de los pecadores, sino sólo de la predicación. A veces hemos tenido temor de predicar a alguno “porque después nos vamos a sentir responsables de seguirle hasta que se convierta”.

También hemos dicho alguna vez: “No voy a hablar a muchos porque después no podré dormir de noche pensando en mi responsabilidad de hacer un seguimiento de cada caso”. Otras veces hemos señalado por nuestra cuenta a alguno y hemos declarado que se va a convertir. De ahí en adelante hemos trabajado e insistido sin resultado positivo. Eso también nos ha frustrado.

Debemos ser más modestos y dejar a Dios la parte que le corresponde a él. Nuestra parte debe ser descubrir aquellos en los cuales vemos que e…

VENTAJAS DE LOS GRUPOS PEQUEÑOS Ivan Baker

“Todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo” (Hechos 5: 42). Esta fue la práctica de los primeros discípulos y todavía sigue siendo valiosa. Básicamente, los hogares proveen la oportunidad de subdividir la congregación en grupos de quince a veinte personas, para estar bajo un cuidado y liderazgo directo. De esa manera, cada uno es conocido, aconsejado, amado y ayudado en todo para su efectivo crecimiento espiritual y desarrollo. Allí mismo hallará la relación ideal para efectuarlo.


Hace unos dieciocho años cuando subdividí por primera vez la congregación en cinco grupos de hogar, me di cuenta que había dado comienzo a la mejor escuela bíblica. Allí no se producirían hombres teóricos, sino eminentemente prácticos, competentes en lo específico: ganar, formar discípulos y adiestrar responsables para los nuevos grupos de hogar.

Otra cosa que comprendí es que había lanzado la iglesia a la más efectiva y formidable multiplicación. Había desc…

MOTIVACIÓN

Elemento necesario para hacer la obra de Dios.

Obreros que lleven adelante el plan eterno de Dios es la gran necesidad del presente, pero tengamos en cuenta que éstos surgirán de la formación que les brindemos. Tendrán muchas cosas por conocer y experimentar en el derrotero de su servicio espiritual. Con paciencia, perseverancia, amor y sana doctrina serán capacitados.

¿Qué es la motivación?

El diccionario define motivación como el estímulo que anima a una persona a mostrar interés por una cosa determinada. Causa o razón que hace que una persona actúe de una manera  determinada. Motivo.
Así es, la motivación es consecuencia de tener un verdadero y noble motivo para hacer las cosas. La persona desmotivada es aquella que no tiene un  objetivo por qué vivir. También podemos traducir motivación como aliento, ánimo, entusiasmo, fervor,
La motivación es aliento necesario para la vida, para enfrentar las contingencias cotidianas y a la vez el impulso para un servicio constante a Dios. Es má…