Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 15, 2016

TEMBLAR ANTE LA PALABRA DE DIOS Marcos Moraes

Isaías 66:1-2.

“Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.”

Temblar ante su Palabra

El v. 2 no termina diciendo que Dios mirará a aquel que es pobre y humilde de espíritu y que lee su palabra… o que estudia su palabra… o que gusta de su palabra. Lo que dice es que Dios mirará a aquel que es pobre y humilde de espíritu y que tiembla ante su palabra.

La Palabra de Dios es la voz del cielo, y nos transmite los pensamientos de Dios, los cuales son más altos que nuestros pensamientos. Y el Señor se agrada con los que, más que leer, estudiar o gustar de la palabra, temen, tiemblan ante ella.

Es la herencia que recibimos de nuestros padres. Hace 30 ó 35 años, ellos recibieron revelación de Dios por medio de la Palabra y del Esp…

PATERNIDAD ESPIRITUAL Oscar Marcelino

Engendrar hijos espirituales

El apóstol Pablo encuadra la predicación de la palabra en la dimensión simbólica de  concebir  hijos  espirituales  en  Cristo  Jesús,  por  medio  del  evangelio; estableciendo una filiación en el Espíritu en la cual reconocemos haber sido engendrados en la vida espiritual por un padre con quien establecemos una relación de pacto, cuya identidad jamás se perderá.

La evangelización es definida así, no como una conscripción de socios para formar un club religioso, sino como un parto espiritual que inaugura una relación permanente de filiación basada en el amor, que no podrá ser mellada por el tiempo o la distancia.

Continuamente Pablo expresa el liderazgo espiritual en términos de paternidad.

“No os escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como hijos amados. Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré  por medio del  evangelio”. 1ª Corintios 4: 14-14

Los ayos eran aquellos tutor…