viernes, 23 de septiembre de 2016

LO QUE NOS TRAJO LA RENOVACIÓN Víctor Rodríguez


De la reunión de alabanza a una vida de alabanza.

De Jesús Salvador a Jesús Señor.

La meta no es tanto el cielo, es ser conformados a su Imagen.

De tener el Espíritu Santo a vivir llenos, guiados y actuar en los dones del Espíritu Santo.

De ser miembro a ser discípulo.

Pasar de discipular como se puede a discipular como Jesús lo hizo.

De ser asistente a obrero que funciona.

De los ministerios que edifican la iglesia, a que la iglesia edifique la iglesia.

Antes se diferenciaban los clérigos de los laicos, ahora todos somos sacerdotes.

Antes se reconocía solamente el ministerio pastoral, ahora los cinco ministerios de Efesios 4:11.

Antes se aprendían intelectualmente las Sagradas Escrituras, ahora por recibir revelación para entenderlas.

Antes confesábamos los pecados a Dios, ahora a Dios y a los que ofendimos.

Antes no había disciplina o una mala disciplina, ahora entendimos que la disciplina es para restaurar al caído.

Antes la cena del Señor y el bautismo en agua eran símbolos, ahora son realidades espirituales.

Antes comunión era sinónimo de asistencia, ahora comunión es relación en Cristo con los hermanos.

Antes era "hermano bueno", ahora hermano íntegro, porque aprendió a andar en luz.

Antes era solamente predicar la palabra, ahora es palabra y ejemplo.

Antes se procuraba sentir a Dios, ahora sabemos que Dios está en mí.

Antes salíamos a hacer guerra espiritual, ahora toda la vida en Cristo es guerra espiritual.

Antes la iglesia local era la iglesia del local, ahora es la iglesia de la ciudad.

Ahora tenemos necesidad de estar bajo autoridad y sujeción.

Antes se dividía lo secular de lo espiritual, ahora todo es espiritual.

Antes los encuentros eran en la reunión, ahora nos reunimos por coyunturas y ligamentos.

Antes no éramos concientes de la división en la iglesia, ahora entendemos que somos uno.

Ahora la restauración de la familia y la indisolubilidad del matrimonio.

Antes la edificación eran por cambios que se producían, ahora mediante el fundamento establecido.

Antes eran las pruebas, ahora son los tratos de Dios.

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...