LA IGLESIA FUNCIONANDO EN LAS CASAS J.Muse


Diez razones para que usted y todo líder sepa porqué es necesario comenzar a implementarlas. 

1- Son Bíblicas – Las iglesias en casa fueron el patrón establecido por Jesús y los apóstoles y el modelo seguido por la iglesia primitiva por los tres primeros siglos, y en los movimientos de reforma a través de la historia de la iglesia.

2- Se reproducen fácilmente – Para alcanzar a un mundo tan perdido necesitamos multiplicarnos, y no solamente añadir almas a las iglesias existentes. Movimientos de plantar iglesias en las casas sobrepasan en gran manera a las formas tradicionales de sembrar iglesias y programas de crecimiento.

3- Logran el objetivo – El método más efectivo para evangelizar y hacer discípulos es comenzar nuevas iglesias. La forma menos efectiva es tratar de crecer a las iglesias existentes por medio de programas, eventos, etc. Una iglesia en casa es el modelo más sencillo de reproducir, y por ende, la forma más obvia para plantar nuevas iglesias.

4- Son más naturales – Una iglesia en casa es una parte natural de la comunidad. Comprende mejor y se adapta al diario vivir de las personas que viven a su alrededor. La casa donde se congrega la iglesia es similar a las demás casas en el barrio. Comparte experiencias en común con sus vecinos ya que andan en medio de ellos en el diario vivir.

5- Enfoca en relacionarse con las personas – Una iglesia en casa enfoca su atención en formar relaciones con las personas y en amarlas y ayudarlas en formas reales y prácticas. No es un serie de reuniones, programas y eventos, sino el convivir y ministrarse los unos a los otros.

6- Flexibles – Una iglesia en casa es más ligero, móvil y flexible. Se adapta con más facilidad a los cambios y necesidades en su entorno. Puede ministrar y ser “sal y luz” en su comunidad porque no está amarrado a un programa y calendario anual de la iglesia.

7- Todos son importantes – Cada creyente en una iglesia en casa es “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido…” Esto significa que cada creyente-sacerdote tiene un papel y misión importante para cumplir. Este linaje escogido de Cristo ha sido dado dones y talentos para la edificación de los demás y cumplimiento de la misión. No hay distinción entre clero (obreros profesionales) y hermanos laicos de la iglesia. En las reuniones todos pueden participar para la edificación del Cuerpo de Cristo “…a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz…”
El reunirse en casas libera a la iglesia para cumplir con más facilidad la Gran Comisión

8- Desencadenados – Una iglesia en casa no tiene las limitaciones de tener que hacer todas sus actividades dentro de las cuatro paredes del templo. El reunirse en casas libera a la iglesia para cumplir con más facilidad la Gran Comisión. No hay nada malo con edificios, pero el mero hecho de no tener que estar atados a ellos facilita el poder salir y así cumplir con nuestra misión de hacer discípulos en nuestra Jerusalén, Judea, Samaria, y hasta los fines de la tierra. No vamos a la iglesia, somos la iglesia.

9- Económico – Una iglesia en casa tiene muy pocos gastos. No tiene que pagar por terrenos, edificios o gastos de mantenimiento, programas, o salarios. Todos sus recursos recaudados pueden ir directamente a la misión de la iglesia. La típica iglesia en casa invierte 10% en si misma, y el 90% en los demás afuera de la casa.

10- Inmediato – Una iglesia en casa puede iniciarse ahora mismo en su casa. No hay que esperar para tener dinero y alquilar un local, o adquirir un terreno. El tener un lugar donde se pueda reunir 5-10-15-20 personas es todo lo que se necesita para iniciar una nueva iglesia.

Por lo sencillo del modelo de iglesia en casa, fácilmente se reproduce y dentro de poco tiempo ya hay una familia de iglesias reuniéndose en los lugares donde vive la gente que estamos tratando de alcanzar.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ