Ir al contenido principal

LA TRIBUNA NOS ALIENTA Jorge Himitian



Todos estamos, de una manera u otra, en carrera. Corremos, nos esforzamos, intentamos alcanzar nuestras metas. Es la carrera de la vida, pero, ¿cuál es nuestro objetivo, tras qué cosas se nos va la vida? Te invito a levantar tus ojos y mirar esa tribuna invisible que nos alienta seguir con paciencia hasta el final.
Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios (Hebreos 12.1-3).
En el texto de Hebreos, el escenario de esta carrera es similar al de un circo romano. En Roma había dos circos que aún están allí. La nube de testigos que se menciona, es la multitud que está en las tribunas. Y a mí me da la impresión de que el autor habla de una carrera de postas. Como si el que acabara de terminar la carrera se sumase a la tribuna para alentar desde allí a los atletas de su equipo que siguen corriendo. Pensemos en aquellos que hoy ya no están entre nosotros, pero que corrieron esta carrera en el Señor. Es como si nos alentaran desde esa tribuna celestial.
Es la carrera de la vida. Todos corremos, pero detrás de qué. ¿Cuál es nuestra meta? Esta es la carrera de la fe. Por eso dice el apóstol Pablo: “He acabado la carrera, he guardado la fe”.

Una multitud de testigos  

Alcemos los ojos para ver cómo nos alientan aquellos que anduvieron antes que nosotros:  Abel, por la fe ofrendó lo mejor a Dios. Enoc, por la fe caminó con Dios. Noé, por la fe preparó el arca. Abraham, por la fe obedeció a Dios. Sara, por la fe recibió fuerzas para concebir en su vejez, Isaac, Jacob, José, Moisés, Esteban, Pedro, Pablo, Juan. Los santos de todos los siglos.
Pienso en mis abuelos, en mi madre, en mi padre, en mis suegros, en tantos otros que nos precedieron. Están en la hinchada, y nos alientan. “Sigan, no aflojen, vale la pena. Es la única carrera que cuenta”. Son los testigos de los que habla Hebreos. ¿Testigos de qué? Testigos de que Dios es real. ¡Atestiguan que es verdad todo lo que creímos! Nos aseguran que Dios es grande, es maravilloso, que vale la pena vivir para Dios. Que el cielo es real. Que vale la pena servir a Dios. Todo lo otro es vanidad. Es efímero…
Es como si nos pidieran: “Hagan tesoros en los cielos. Vivan enteramente para Dios. Prediquen la Palabra, hagan discípulos. Traigan a muchos aquí. Es lo único. No hay nada mayor, no hay nada mejor”.

¿Cómo correr esta carrera? 

Despojándonos de dos cosas: del lastre, es decir de los obstáculos, y del pecado que nos rodea.  Corriendo con paciencia y perseverancia. Poniendo nuestros los ojos en Jesús. Nuestra meta, nuestro modelo, nuestra inspiración, el autor de nuestra fe, y el que la completa. Y finalmente, por el gozo puesto delante, suframos la cruz y menospreciemos el oprobio.  Sigamos adelante, no nos detengamos, hagámoslo con paciencia, nuestro galardón y recompensa están adelante.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…