LA MARAVILLA DE LA MULTIPLICACIÓN Ivan Baker





Nos interesa en este año la carga de la multiplicación. Yo creo que Dios está bien cargado con la multiplicación, pues el Señor dice: “que se llene mi casa”.
Cuando él llevó a Abraham afuera —nunca nos olvidamos de ese incidente, le hizo mirar los cielos y le dijo: —“¿Ves las estrellas? cuéntalas si puedes. Bueno, yo multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo y la arena de la mar”—Jesús nos mandó a todas las naciones, a cada criatura. Dios quiere llenar su casa. Podemos decir con verdad que el Señor está de parto para que la casa de Dios se complete, la familia del Señor se complete.
Ahora, yo no creo que esta operación de evangelización sea posible, a menos que toda la casa de Dios se movilice. Yo no creo que haya otro atajo, no creo que haya otro sistema, no creo que haya una forma masiva de hacer la obra; siempre lo masivo va a terminar en lo individual, en la estructura del pequeño grupo, y de padres y madres que saben guiar y cuidar a estos bebés espirituales. Siempre y cuando en la obra masiva se predique el verdadero evangelio, donde estén contenidas las condiciones
de la salvación, y no sea un recreo de que el Señor es bueno. . . Porque entonces tendremos el doble trabajo: que las personas sean cuidadas, y cambiar la mente de los que se encontraron ante un evangelio trunco, incompleto, que no dijo la verdad en su momento. Pero si predicamos bien el evangelio, y masas de personas se convierten, dependemos de la infraestructura de toda la iglesia movilizada para cuidar a cada una de esas vidas. Esa es una premisa, así que yo creo que no va a haber este masivo movimiento evangelístico hasta que todos los discípulos estén unidos de a dos
formando células, comandos de oración, de fe y de extensión. De lo contrario, no creo que vayamos a ver toda la maravilla de lo que Dios quiere hacer en cuanto a la multiplicación. Pero estamos notando algo. ¡Aleluya! Algún poquito por acá, por allá, está notándose.
Algunos grupos se han aumentado al doble, al triple y algunos al cuádruple. No muchos, pero algunos que otros por aquí y por allá; algunos dicen: “Bueno, si eran dos, ahora son ocho o nueve”. Está bien, no importa si eran dos, ahora son nueve o diez. Miren cuántas veces se ultiplicaron. Estamos esperando realmente esa multiplicación que Dios va a hacer. Este año dijimos: al doble. Jorge dijo el domingo pasado:
—“Bueno, si no es al doble este año, será el año que viene”. Pero esto no quita de la presión del Espíritu Santo para que ordenemos nuestras vidas, para que este fluir de la gracia de Dios vaya manifestándose.
Dice el Señor que el que caza almas es sabio. Sabiduría. El que enseña justicia a la multitud brillará como estrella a eterna perpetuidad. ¡Aleluya! ¿Tú sabes lo que dice la palabra? “que nadie quite tu corona”. Hay una gloria que Dios nos ha dado: entrar en sus labores es una gloria, poder ser co-ayudadores de Dios, poder ser enviados del Altísimo a este mundo. La mano de Dios toca al mundo, el corazón de Dios toca al mundo, el espíritu de Dios toca al mundo a través de los santos; nosotros somos los representantes del Señor en la Tierra. 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ