Ir al contenido principal

EL DESARROLLO DEL REINO DE DIOS Jorge Himitian


Estaba con bastante temor desde que ayer me pidieron que hablara esta mañana, estaba con bastante temor esta mañana, ya que la palabra que tengo es una palabra un tanto pesada, y estaba hasta el momento que llegue a la reunión dudando si tenía que darla o no, pero las profecías y las visiones que hemos escuchado esta mañana me confirmaron, tocaron mi corazón, me quebrantaron, no se si a ti te hizo bien las profecías que escuchamos, pero era lo que yo necesitaba escuchar para poder tener ánimo para decir lo que quiero decir. De todos modos yo quisiera apelar a la madurez de todos ustedes para que no salgan de aquí pensando, voy a ser tal cosa o tal otra, sino entreguen su vida al escuchar esta palabra a la dirección del Espíritu Santo de Dios.
Oren por mí también, yo no se, si lo que está en mi corazón voy a poder comunicarlo o expresarlo, pero confío que voy a expresar lo que Dios quiere que exprese.
Oremos al Señor...
Cuanto bien nos has hecho Señor en estos días y en estos años, ahora Señor, en esta última reunión te miramos a Ti, yo te pido que Tú me ayudes a decir lo que Tú quieres y ruego que tu Espíritu Santo inspire, guíe a cada uno Señor, en el llamamiento que Tú quieres hacer a cada uno, en el nombre de Jesús, amén.
Vamos a abrir nuestras biblias y leer varios pasajes:
Leer : Mat 5 , 1 – 16
Mat 28, 19 – 20
Ef 4, 11 – 13
Mat 13, 33

El avance, el desarrollo del Reino de Dios está tipificado, ejemplificado en esta última parábola que hemos leído aquí. Tres medidas de harina, la mujer que amasa o el panadero que tiene que hacer gran cantidad, como en este caso se habla de una medida grande, toma un poquito de levadura, toma un poco de masa, harina y esconde la levadura en medio de la primer medida de harina. Un panadero me explicó como ellos leudaban y señalaba como tomaba una primer masa y metían allí y luego cuando toda esa primera masa estaba leudada, ya la masa leudada era levadura para la nueva masa, así que tomaba y escondía en una medida mayor y así hasta haber leudado todo el pan que iba a fabricar.
Uso esta parábola para señalar como va a ser, como es el desarrollo de la obra y del Reino de Dios en medio de las naciones. Hay una primer medida, hay una primer levadura, esa levadura es Jesús, el Verbo hecho carne, la Palabra que se hizo vida, la primer medida son sus primeros discípulos, doce, El se entregó a ellos, se metió, se amasó con ellos, se hizo uno con ellos, El era la levadura que leudó esa primer medida.
Las bienaventuranzas que acabamos de leer son una descripción de Cristo, quién se hizo pobre, quién lloró por otros, quién fue manso, él tuvo hambre y sed de justicia, fue misericordioso, de limpio corazón, él sufrió el vituperio, la calumnia, la persecución y la muerte, falsas acusaciones y calumnias, pero él por el gozo puesto delante, escogió, eligió la cruz. Pero él enseña a sus discípulos a ser como él. Esa es la enseñanza que les dio, la enseñanza partió de su ejemplo, la Palabra se hizo carne y pudo leudar no por lo que dijo, sino por lo que él era, por su Espíritu, por su ejemplo, metido en sus propios discípulos.
La característica del primer fermento es lo que va a dar carácter a toda esa primera masa. Esto es como una genética espiritual, los genes van a determinar la vida, las características de este primer núcleo en el cual Jesús estaba haciendo una transferencia de su Espíritu y de su propia vida. Cristo se amasó con estos primeros doce. Les dijo a ellos; ustedes son la sal de la tierra, la luz del mundo y les habló de una ciudad asentada sobre en monte, el mundo en tinieblas. Ahora le habla a la segunda medida; hay una ciudad, la ciudad es una comunidad de aquellos que son pobres, que sufren por los demás, lloran, que son mansos, etc. La luz del mundo son aquellos discípulos que forman una comunidad en medio de este mundo con las mismas características que Jesús, Jesús leuda la primera masa y ellos son el núcleo, el embrión de aquella comunidad en Jerusalén, una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder, en todo Jerusalén fue visible, la vida, el amor, la santidad, el poder, la gracia, la unidad, la bendición que había en esta ciudad que era la iglesia que vivía dentro de un mundo que estaba en oscuridad.
No se puede leudar toda la masa sino hay levadura, Jesús levadura entre los doce y los doce levadura entre una masa más grande que era la comunidad, entiendo que esta es la segunda medida cuyo tamaño puede tener desde pocos miles hasta millones, hoy en día en las grandes ciudades lo que Dios quiere hacer es formar un pueblo, una comunidad, una ciudad que sea sal, que sea luz. Comunidad modelo, con las características de Jesús en cada uno de los miembros de esta comunidad, solo así va a ser luz de las naciones. En la medida que las características, los caracteres de Cristo no están presentes en cada uno, en esa misma medida esta comunidad, deja de ser luz en medio de las naciones. Y decimos al revés, en la medida que las características de Cristo están presentes en cada uno de los miembros de esta comunidad, de los habitantes de esta ciudad, la potencia de esta luz, la eficacia de esta sal se va desarrollando y va impactando al mundo entero.
Sociedad alternativa, otra forma de vivir, otras pautas de conducta, otra tabla de valores, justo al revés de lo que el mundo cree. El mundo cree que en la tabla de valores lo importante es ser rico, reír, gobernar, mandar, que otros me sirvan a mí, lo importante es no padecer, no sufrir, tener confort, tener comodidad, y Jesús invierte esa tabla de valores que quiere que él sea la tabla de valores de cada uno de sus discípulos y él pone una tabla nueva; bienaventurados los pobres, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia, los que tienen un corazón misericordioso, los que tienen un corazón limpio, los que padecen injustamente y sin embargo no se sienten víctimas, sino en el dolor y en el sufrimiento y en el padecimiento, se gozan y se alegran por lo que ese padecimiento está produciendo.
El discípulo no es mayor que su Señor, sino todo aquel que fuere perfeccionado será ¿Cómo?.....su maestro.
Hermanos, la carga de mi corazón en este momento es que siento que Jesús que está en medio nuestro se para delante nuestro y nos dice, de nuevo ¡Sígueme ¡, ustedes han llegado hasta cierto punto, en su estatura espiritual, en su desarrollo y se están comenzando a estancar y están comenzando a creer que el nivel de vida espiritual que han alcanzado es lo que ya, más o menos, llegaron, y que los demás que vengan y entren a sus comunidades llegarán, tendrán que ser más o menos como ustedes son. Y Jesús en medio nuestro nos dice ¡Síganme!, ¡Sígueme !.
El llamado no es colectivo, es individual... ¡Sígueme!. Hay algo que está por delante, es mucho más lo que falta, que lo que han alcanzado, el nivel de espiritualidad al cual han llegado, no es el nivel al cual yo los he llamado. Yo quiero que me sigan, hay mucho más por delante.
En la tercer medida, es cuando esta comunidad que va creciendo y va tomando espacio en las naciones en aras del crecimiento numérico no pierde su calidad, gran tensión, gran conflicto, en el crecimiento numérico en la cantidad perder la calidad, aún perder la calidad que se ha alcanzado hasta aquí, lo cual es el más grande estorbo para alcanzar la calidad que todavía no hemos alcanzado. La levadura tiene que leudar toda la masa, toda la masa, la iglesia está llamada a ser no solo luz como una comunidad modelo, sino está llamada a ser rectora de las naciones. Hagan discípulos ¿A quiénes?, a todas las naciones y a quienes tienen que enseñar, a todas las naciones y ¿Qué tienen que enseñar? A que guarden todas las cosas que yo les he enseñado.
El propósito, la meta de Dios, sigue alta, él no se conforma con lo que hemos alcanzado. La iglesia rectora de naciones, enseñadora, maestra de naciones, para que las naciones vivan, guarden todas las cosas que Jesús nos enseñó hasta el fin del mundo. Esa la tarea que Jesús nos está encomendando. Y quiero decirles en la historia, la iglesia creció, llegó a ser ciudad sobre un monte, comunidad modelo, llegó a ser rectora de las naciones, la historia de la iglesia, la historia general, secular, así lo atestigua. La iglesia ocupó el lugar de ser rectora de las naciones, pero bajó su nivel de espiritualidad, mantuvo algunos principios de moral, no la plenitud, del cual Jesús nos habla al decir a guardar todas las cosas y cuando los principales líderes de la iglesia se codearon con los reyes de la tierra y con sus príncipes, fue allí donde el éxito los mareó y comenzaron a tener la tabla de valores que el mundo tiene; Bienaventurados los ricos. Bienaventurados los que ríen. Bienaventurados los que tienen mucha comida, los que están saciados. Bienaventurados los que viven en comodidades y en placeres. Bienaventurados los que nunca sufren, los que nunca padecen persecución. Se cambió la tabla de valores y entonces la iglesia, aunque ocupó el puesto de rectora de las naciones, no enseñó ni con su ejemplo ni con su enseñanza, a guardar todas las cosas que Jesús enseñó, apareció un subevangelio, una moral de resignación, como diciendo todo lo que Jesús enseñó no se puede practicar, no se puede vivir, son ideales, está bien para algunos que quieren ser monjes o que quieren ser hombres muy consagrados a Dios, pero lo que Jesús enseñó no se puede vivir por todos, por lo tanto vamos a crear un nivel de enseñanza y de moralidad, espiritualidad inferior, menor. Pablo dice, Dios pone apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros a fin de perfeccionar a los santos para la obra hasta que todos, todos, no algunos santos, no algunos monjes, no algunos profetas, no los apóstoles, sino hasta que todos lleguemos a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo ¿Es palabra de Dios o no es palabra de Dios? y esa es la espiritualidad que Dios quiere.
¿Porqué se pierde esta espiritualidad? porque los líderes se estancan en su crecimiento espiritual. Hablo a pastores, hablo a los principales pastores, me hablo a mi mismo, Angel ( Negro ) decía que la palabra que daba le cortaba, yo digo lo mismo. No estoy predicándoles desde arriba, estoy predicándoles allí entre ustedes. No es la palabra que les doy con autoridad espiritual, porque considero que mi espiritualidad es superior a la de ustedes, les hablo como profeta, les hablo la palabra que Dios me dio para todos nosotros, para mí también. En esa posición, en esa postura quiero hablarles.
Cuando los líderes no siguen creciendo, se conforman con el nivel espiritual alcanzado, aceptan como normativo lo que ya se ha logrado, empieza a producirse un achatamiento, un freno, que ese freno es el liderazgo. Cuando el liderazgo comienza a crecer hacia la estatura de Cristo, hacia la medida de Cristo. Pregunto yo a los que somos pastores ¿Ya estamos muy cerca de ser como Cristo? ¿Ya nos falta poquito? ¿Cuánto nos falta? ¿Y porqué nos quedamos?, ahí empieza a producirse el freno y no avanzamos más, y todo lo que viene va a ser de allí para abajo. La levadura se debilitó, lo que tenía que leudar toda la masa, se estancó, la sal perdió su sabor, la intensidad de las luces van disminuyendo y todos aceptan como normativo el nivel que ven en los pastores.
Pregunto hermanos ¿Cuáles son nuestros objetivos? . Tenemos que tener cuidado que nuestros objetivos como cristianos, como iglesia no sean similares en naturaleza y espíritu, a los objetivos de todos los hombres del mundo. Todos los hombres ambicionaron la conquista del mundo, todos. Los que tuvieron más posibilidades, ”se metieron“. La historia muestra, la historia humana es una historia de guerras, de conquistas, de matanzas, porque todos tienen como objetivo, la conquista del mundo, quieren que su bandera, su liderazgo sea el que domine en todas las naciones. Alejandro Magno, los emperadores de Roma, medían su avance y su éxito en términos de conquista. Las religiones han pretendido lo mismo, conquistar el mundo. Los mahometanos con su guerra santa, todos quieren conquistar el mundo, Napoleón quería ser llamado el emperador del mundo. Hay una ambición en el hombre, que lo nuestro, lo mío domine a todos, ese espíritu es del mundo.
Hoy las potencias mundiales están pugnando en esa dirección, toda la estrategia, el poderío militar, el poderío económico está siempre orientado hacia la conquista del mundo. Los políticos, los ideólogos, los filósofos, los economistas, cada uno desde su perspectiva, quieren que su pensamiento domine al mundo, que su economía domine al mundo, que su filosofía domine al mundo, que su política domine al mundo. Y esto engendra guerras por la ambición del hombre. Muchos dan la vida por esto. Para qué, para que su bandera flamee en todas partes.
Vamos a la iglesia. La iglesia también queremos conquistar el mundo ¿Amén? ... que débil ese amén. ¿Qué ya se imaginan lo que viene?. ¡Hagamos discípulos a todas las naciones! ¡Que todos sean cristianos! .
Hay en el mundo mil millones de cristianos ¿De qué?... de cristianos. Hay cuatro mil millones de habitantes, tenemos que llegar a los cuatro mil millones. Y si llegamos ¿Ya alcanzamos la meta? ¿Logramos el objetivo? ¿Eso es? nuestro objetivo ¿Ese es? .
Los evangélicos con su estadística de crecimiento de la iglesia, pareciera que el gran afán es que en América Latina, las iglesias evangélicas sean más que las iglesias católicas. Cuánto por ciento hay en Chile de evangélicos ¡Ah! dicen los chilenos con orgullo, está cerca del 10 , 15 %, y los brasileros ¡Oh, mayor do mundo! vamos todavía. Guatemala dicen, que ya tuvieron un presidente carismático, dicen ellos que el 30 % de Guatemala son evangélicos. En Argentina las iglesias evangélicas están creciendo como nunca. Y podríamos agregar, entre paréntesis, y con signos de interrogación ¿Gloria a Dios? ¿Qué ganamos si logramos que toda América Latina sea 50 % evangélico?, el catolicismo en gran medida ha ido retrocediendo en estas naciones, por lo menos en la militancia, y algunos se ponen contentos, los evangélicos diciendo; Que bien, les vamos a ganar, pero resulta que no salen del catolicismo para pasarse a los evangélicos, salen del catolicismo para hacerse humanistas, ateos, escépticos, incrédulos. Prefiero que sigan siendo católicos, no sé tú que prefieres.
¿Cuál es la intención? ¿Que todos sean evangélicos? ¿Qué de la moral, de la espiritualidad? ¿Cuál es el objetivo? , ¿Que todos tengan una Biblia ?
¿Sepan cantar coritos, levantar las manos, aplaudir, ir el domingo a la iglesia?.
Yo creo que no es eso lo que Jesús nos encargó. Enseñen ¿A qué? Guarden todas las cosas que yo les he mandado... todo.
¿Qué del movimiento de renovación? Hermanos, hay iglesias tradicionales que ahora son renovadas. ¿Sabe que hicieron? dieron vuelta los bancos y ahora se sientan así, ¡Que bendición, cuando cantan aplauden! ¿Y sabe lo que dijo el otro día un pastor bautista, que el cree que los dones del Espíritu son para hoy... ¡Gloria a Dios!.
Pero que fácil es que el espíritu de conquista del mundo, que lo nuestro, al final domine a todos, que todos se den cuenta que nosotros teníamos la verdad, la razón y que nuestra bandera de renovación flamee en toda la cristiandad... y ya va a llegar.

Le señalo el gran objetivo de Dios, queremos conquistar el mundo, pero estos son los objetivos; que todos conozcan a Dios como Padre ¿Amén?, Segundo, que todos sean como Jesús ¿Amén?. Tercero, que todos formemos una comunidad de hermanos.
En esa dirección tenemos que avanzar, una comunidad de hermanos. Con todo el sentido de la palabra, Juan 17 está en el corazón de Jesús, aún hoy ” Esta es la vida eterna; que te conozcan a ti, que te conozcan a ti, que te conozcan a ti “
Uno puede ser evangélico y renovado, y no conocer a Dios. Uno puede ser que hable en lenguas, aplauda y se mueva en los dones, y no parecerse a Jesús, y podemos tener crecimiento denominacional y nuestros grupos y congregaciones , ahora somos mil, diez mil, veinte mil, cien mil, tenemos obra en tantos lugares y no ser la Comunidad de Hermanos ” Que sean uno como yo en ti y tú en mí “ ¡Oh , Padre! Que ellos sean perfectos en unidad. Que seamos tan uno como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son uno. El modelo de la comunidad divina. Es el modelo que Jesús presentó, para que nosotros seamos así.
¿Cómo medimos el avance? ¿Cómo sabemos si vamos bien?
El mundo lo mide en términos de éxito según los parámetros humanos. Va bien el que tiene más plata, va bien el que no sufre, tiene mucho confort, puede darse los placeres que quiere, va bien el que ríe, que tiene suerte, no tiene que llorar, la vida le sonríe, las cosas le van bien, va bien el que alcanza prestigio, reconocimiento, cargos, se vuelve importante, ese va bien. En nuestro contexto, en términos personales, pastorales, va bien el que es un gran predicador, aquel que después de ser un pastor de un pequeño grupo, ahora es un pastor de miles, éxito, antes eran unos pobrecitos, ahora tienen mucha gente, mucho dinero, propiedades, éxito, crecimiento, va bien, va bien el que tiene más poder, dones para hacer milagros, Exito, ser importante, tener un buen cargo, ese va bien. Está avanzando.
En términos comunitarios, en estos años hemos enseñado muchos valores positivos que se han ido encarnando. Que cada uno tenga una buena familia, que tenga un buen trabajo, estabilidad económica, avance económico, si puede que tenga su coche, que tenga hijos, que tenga éxito en la obra que hace, que tenga discípulos, que su casa se llene, que de su casa se abran otras casas, tiene éxito. Avanzamos y otros aceptan nuestro enfoque, nuestro mensaje, nuestra espiritualidad. En la congregación... ¡Ah! tenemos médicos, profesionales, ingenieros ¡Ah! que bien, vamos bien.
El número crece, en el retiro que tuvimos hace tantos años, éramos cuatrocientos, ahora podemos el año que viene tener un retiro con siete mil, ocho mil, en el Luna Park, imagínese, el año que viene semana santa, de paso les anuncio, vamos bien, Gloria a Dios, éxito. En otras palabras, ser poderosos, ser rico, gobernar, tener dominio sobre más gente, no sufrir, cuando Cristo dice ” Bienaventurados los pobres, los que lloran, los mansos, los que no tienen, los que padecen, los que sufren, los que dan, los que son misericordiosos, los que aman a su prójimo, aman a su enemigo. El mide el avance, en otros términos, hermanos el gran dilema es ¿Cómo avanzar con estas características? Queremos que todos conozcan a Dios, queremos que todos sean como Jesús, pero el número, el éxito en tener discípulos, el tener una congregación que crece, pueden ser términos mundanos de éxito, Dios tiene otros objetivos.
¿Qué es espiritualidad? ¿Qué es estatura espiritual? . En la historia vemos los vaivenes de esta espiritualidad, a veces, inclinándose hacia un lado, a veces, inclinándose hacia otro lado.
David organizó el culto a Dios, ya el culto fue una cosa maravillosa, había unción profética en David, había una carga que todos den gloria y culto a Dios, organizó la nación, y las reuniones eran de carácter de celebración. Había banda de músicos, había un coro numeroso que cantaba, habían sacerdotes bien vestidos, todo era maravilloso, buena música, buenos cantores, buenos salmos, había inspiración y el pueblo hacia fiesta a Dios y Dios estaba contento en las alabanzas de su pueblo.
Pero pasando algunos años y algunos siglos, se mantuvo la forma exterior, siguió la orquesta y el coro y los salmos, siguió la forma de celebración, sin conducta moral. Los ricos oprimían a los pobres, el corazón de los hombres estaba lleno de adulterio, mentiras, injusticias, las viudas eran desatendidas, los huérfanos también, el individualismo, la ambición de las riquezas, el éxito personal, el éxito material era lo que llenaba el corazón de los hombres. Dios levanta profetas para decir:
” Estoy harto de sus asambleas, de sus fiestas, de sus sacrificios, me repugna, me da asco, cuando levantan las manos y cuando cantan y cuando hacen fiesta, porque quedaron con la celebración exterior, la forma del culto y perdieron la santidad moral, la piedad, la justicia, el amor “.
¿Ve el peligro que corremos?, ¿lo ve?. En tiempo de los fariseos, la espiritualidad ya no se medía tanto en términos rituales y ceremoniosos, aunque también había algo de eso, sino, era el escrúpulo para cuidar y cumplir las observancias estrictas de la ley, el legalismo exterior, forma, sin santidad interior, ” Jesús les dice, ustedes han limpiado lo de fuera del vaso, pero por adentro están llenos de huesos podridos “.
Jesús enseña el amor a Dios y al prójimo, la justicia, la humildad, el ser pobre de espíritu, el ser manso como aquella verdadera espiritualidad, del cual los fariseos no tenían ni noticia.
Es fácil obedecer los mandamientos exteriormente, legalismo, falsa santidad, Dios quiere construir la verdadera santidad que empienza con la formación del carácter de Cristo dentro de cada uno de nosotros.
Jesús enseña otros valores; enseña a amar aún al enemigo, a perdonar, a devolver bien por mal, a compartir los bienes con los pobres, a ser como niños, el mayor será el servidor, enseña la grandeza del servicio ¿Quién es mayor, el que se sienta a la mesa o el que sirve? Jesús enseña a renunciar a los bienes temporales, a las riquezas, a la comodidad, a renunciar a la propia vida, Jesús enseña a tomar la cruz, Jesús enseña a escoger el sufrimiento como estilo de vida por causa de la gloria de Dios.
Y esto es lo que Jesús enseña a sus discípulos y luego les dice ” Vayan a todas las naciones y enseñen, no una moral inferior, no una espiritualidad menor, enseñen a guardar todas las cosas que yo les he enseñado “
La iglesia primitiva aceptó este desafío, tomó estos valores, tomó este camino, vivió esta espiritualidad, no sin problemas, no era una iglesia ideal, pero estas eran las normativas, los ideales que había alcanzado. A través de los años declina la espiritualidad, especialmente cuando se acentúa la diferencia entre el clero y los laicos, tendría que haber sido solo una diferencia funcional, pero llega a ser una diferencia jerárquica, institucional.
Entonces, los cristianos comienzan a interpretar la espiritualidad mayor, de lo que Cristo enseñó, es para los sacerdotes, los pastores, para ellos, el pueblo tenemos que conformarnos con un nivel menor. Pero aún, el clero, el llamado clero, los pastores, sacerdotes, todo ese nivel pastoral declina en su espiritualidad, como señalamos antes al ser poderosos, al ser ricos, al tener éxito. El éxito es muy peligroso, corrompe a cualquiera. Y aún ellos declinan en su espiritualidad y en los siglos posteriores.
En la historia del cristianismo tienen que surgir necesariamente hombres que ven que el nivel espiritual de la cristiandad no es lo que Jesús enseñó y sienten un llamado a responder al Señor, pero en su iglesia, en su medio ambiente, en el nivel acostumbrado, no cabían. Es así como surgen los monasterios y los monjes, hombres que leen el evangelio y quieren responder a Cristo con ese llamamiento. Y eligen el camino de la renuncia, del apostolado, del celibato, del servicio, de las buenas obras, de la contemplación, de la oración, el renunciar a los placeres y a los goces de este mundo, y eligen el camino diferente porque no encuentran en su contexto eclesial, la posibilidad de vivir la espiritualidad que Jesús enseñó.
¿Era es el propósito de Dios? ¿Qué hubieran algunos monjes ? y otros tantos sin ser monjes se recluyeron en si mismos, formaran comunidades para poder vivir lo que Jesús enseñó, porque en la comunidad eclesial no cabía tal espiritualidad ¿Nos va a suceder lo mismo a nosotros? Si no crecemos en estatura espiritual, nos va a suceder lo mismo.
¿Cuál es la espiritualidad estandar aceptada por la renovación?... bueno, lo primero es que tiene que ser renovado... que tiene que reconocer a Swindol, a Benson, a Iván, a Angel, a Himitian, a Churruaín , a Cristian Romo, si reconoce a esos hombres como sus líderes, entonces está renovado. Si habla en lenguas, es parte de la espiritualidad estandar que tenemos nosotros, estandar el nivel comúnmente aceptado, si comprende el Reino, el Señorío de Cristo y lo predica, por lo menos lo comprende y lo predica, predica el evangelio del Reino, no el de las ofertas, entonces está bien, no sé si lo vive, pero por lo menos lo cree y lo predica.
Hermanos, digo con un poco de tristeza, no hay tanta diferencia en el nivel espiritual, entre los que hemos entendido el Reino y los que siguen predicando el evangelio de las ofertas.
Allá afuera, hombres más santos que acá adentro, no es cuestión de corregir la teología, sino vivir la verdad. Otra parte de la estatura estandar, es tener discípulos, si tiene discípulos, abrió su casa, ese si está aceptado, está en la espiritualidad media, ¡Ah!, también que de los diezmos, es importante, no importa lo que haga con el resto, el 90 %, pero si da los diezmos, entonces está aceptado.
Si tiene buena familia, si tiene estabilidad económica, si no cae en fornicación, por lo menos, y últimamente si sabe echar fuera demonios.
¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos ahí? ... ¿Nos quedamos ahí ?
Hermanos, Jesús nos dice, sígueme, al otro lado del Jordán acampando. No te saqué de Egipto para que te quedes allí.
Tienes que cruzar el Jordán, el río de la muerte... escoge la cruz... escoge voluntariamente sufrir, lo que he enseñado es verdad, eso es lo que quiero que ustedes guarden y enseñen a las naciones, a guardar.
El discípulo no es mayor que su Señor, si yo tuve que ser obediente hasta la muerte, y muerte de cruz, tú tienes que escoger el mismo camino.
¿Queremos crecer, en términos de éxito humano o en términos del éxito de Dios?
¿Cuál es el éxito de Dios? Bienaventurados los pobres y no me digas solo pobres de espíritu, es difícil ser pobre de espíritu y tener muchos millones, es muy difícil, casi imposible.
Escoge ser pobre, escoge llorar, escoge servir, escoge gastarte, gastar tus bienes, gastar tu dinero, regalar a los pobres, gastar tu tiempo, gastar tu salud, atendiendo a otros te vas a desgastar, te vas a enfermar, es más fácil no atender a nadie, es más cómodo dedicarse solo a la familia, escoge la cruz, escoge a Jesús, escoge sufrir, si te enfermas ¿Qué problema?... Jesús no solo se enfermó, se murió, Pablo dice ¿Quién enferma? y yo no enfermo.
Escoge... elige la cruz, ser misericordioso, ser misericordioso elige. Tú estás bien, estás cómodo, en tu casa, en tu familia. Hay otros que no tienen familia, no los mantengas lejos de tu casa, inclúyelos en tu familia. Es más cómodo no hospedar a nadie, es mas trabajo hospedar, escoge hospedar, escoge lavar los pies, escoge ser el que sirve la mesa, escoge lo que Moisés escogió. Renunció a las comodidades temporales y eligió el vituperio de Cristo, hijo de la hija de faraón, viviendo en palacios, viviendo con un puesto y con una posición tan extraordinaria, eligió ser pobre, andar en el desierto, caminar con Jesús hacia el propósito de Dios.
Jesús nos llama, no acampemos aquí, crucemos al otro lado del Jordán.
Amén.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…