REDES SOCIALES. SU USO Maxi Rambaldo





Consejo: (Según el diccionario) Opinión que se expresa para orientar una actuación de una determinada manera.
“Pr 13:18: Pobreza y deshonra tendrá quien desprecia el consejo; grandes honores, quien escucha la corrección”.
“Pr 19:20: Atiende al consejo y acepta la corrección; así llegarás a ser sabio.”
“Pr 4:13: Retén el consejo, no lo dejes; Guárdalo, porque eso es tu vida”.
“Pr 8:33: Atended el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis.”
Quisiera que esta sea una charla para que cada uno se auto examine, sin pensar en el otro, sino solo en sí mismo, y en lo que quizás el Señor tenga para decirle. Todos tenemos mucho que aprender y corregir, y el Señor habla a cada uno individualmente.

 ¿Qué es el pecado? Es el alejamiento del hombre de la voluntad de Dios.
Algunas definiciones según el diccionario:
1) Pensamiento, palabra o acción, que en una determinada religión, se considera que va contra la voluntad de Dios o los preceptos propios de esa religión.
2) Para los griegos, pecado se decía "amartia", cuya traducción seria fallar la meta, no dar en el blanco establecido.
3) En hebreo la palabra usada para pecado es "חטא", que significa "errar", en el sentido de no alcanzar una meta, camino o blanco exacto.
¿Qué pasa cuando pecamos? Quebrantamos la voluntad de Dios, dejamos de apuntar y alcanzar nuestra meta, erramos al blanco.
Trasladando estos conceptos a nuestras vidas como discípulos de Cristo, si nuestra meta es llegar a ser como Jesús, todo aquello que me aleja de ese objetivo debo considerarlo pecado.
Santiago 4:17: “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.”
¿Qué es ser santos? Es ser apartados por Dios y para Dios. Ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí. Mi vida, y todo lo que hago y planeo hacer, ahora es para Él.

¿El uso de las redes sociales es pecado? El uso en si no, pero me puede hacer errar si no lo uso correctamente.
1° Cor 6:12: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.”
1° Cor 10:23: “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.”
Licito: que está permitido por la ley o avalado por la moral.
Dentro de todo lo que la ley o la moral me permiten hacer, no todo me edifica, y no me debo dejar dominar por ninguna de esas cosas “permitidas”.
El uso de redes sociales es algo lícito, pero debo saber identificar el punto en el que comienza a afectarme o comienzo a afectar a otros. Sabiendo que ahora mi vida ha sido tomada por Dios y apartada para él, debo dar un uso de las redes que refleje el hecho de que soy santo. Cuando comienza a dominarme, o identifico que no me edifica, debo tomar medidas.

Algunas ventajas de las redes:

Facilita la comunicación;
Facilita la comunión;
En algunos casos, facilita abrir el corazón sin esperar vernos en persona (esto puede ser un problema si solo abro mi corazón por whatsapp)
Mantenernos en contacto con gente con la cual por diversos motivos sería muy difícil estar al tanto;
Podemos mantenernos informados;
Etc.

Algunas desventajas:

Facilita el mal relacionamiento con personas del sexo opuesto;
En algunos casos, tienen demasiada privacidad;
Puedo mostrar una persona que no soy realmente;
Suelen ser una gran puerta a la pornografía;
Gran pérdida de tiempo, gran ociosidad;
Generalmente perdemos la noción del tiempo invertido en las redes;
Puede generar en mi problemas de autoestima (al compararme con otros);
Muchos se sienten excluidos al no estar en tal o cual grupo;
Etc.

Teniendo en cuenta los pros y los contras, solo podemos concluir que el problema se origina en el corazón, y afecta a todo nuestro ser.
Lucas 6:45: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”
Proverbios 4:23: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de el mana la vida.”
Cuando damos un mal uso a estos medios, y nuestro corazón comienza a desviarse, comenzamos a vestirnos diferentes, sacarnos fotos con determinado nivel de sensualidad, usamos un vocabulario diferente al que usamos comúnmente, y en muchos casos, tenemos una personalidad muy diferente a la que usamos en el trato cara a cara, etc.
Hoy en día quien no tiene whatsapp, facebook, Instagram, y otras redes en auge, prácticamente queda excluido de un área nueva de la vida social. No está mal querer ser parte, el problema, nuevamente, está en el corazón.
Jeremías 17:9: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”
1Juan 2:15-16: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”
La juventud del mundo se encuentra envuelta y entretenida con todo esto. Está totalmente distraída, y el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar. No hay animal más fácil de devorar que el que esta distraído.
Nosotros estamos en este mundo, pero no somos de este mundo; con lo cual, no podemos  distraernos con estas cosas, tenemos una meta, y una misión mucho más importante.

Es fundamental saber evaluar cuál es la intención en mi corazón que me motiva a actuar de la manera en que actúo.

Algunas preguntas o tips para examinar mi corazón y comportamiento:

¿Qué tan pendiente estoy de lo que ocurre en las redes?
¿Qué intensiones tengo al subir fotos o estados a facebook/instagram? ¿Qué pasaría si mi publicación no tuviese los “likes” que espero? ¿Qué produce eso en mí?
¿Qué lugar doy a charlas o contacto con personas del sexo opuesto?
¿Hasta qué hora me quedo charlando?
Cuando me levanto ¿Qué es lo primero que hago?
¿Me preocupa que mis padres o algún mayor lea mis conversaciones, o vea mis publicaciones?
¿Qué tan diferente es mi perfil al de mis contactos que no conocen al Señor?
Mis fotos, mis estados, mis comentarios ¿Reflejan más a Cristo o al mundo?
¿Tengo cosas que prefiero que alguien no vea? ¿O puedo ser totalmente transparente en las redes?
Al charlar con chicas (o con varones en el caso de las chicas) ¿Con que finalidad lo hago? ¿Hasta qué hora? ¿Qué tanta libertad tengo? (Si dedico tiempo de más a estas relaciones, seguramente uno de los dos se involucrara emocionalmente, y difícilmente la relación termine bien).
¿Cómo quedaría mi facebook si elimino mi nombre y le pongo “Jesús”?

En las redes sociales hay un alto contenido de sensualidad, a veces mucho más del que creemos.
Sensualidad: propensión excesiva a los placeres de los sentidos.
Una persona sensual se dedica a satisfacer los gustos naturales, los deleites de la carne, y se ocupa de las cosas que incitan y satisfacen su vista, su tacto, su gusto, su oído y su olfato.La sensualidad es una característica de los hombres de los últimos tiempos; el culto al físico es una de las industrias más prósperas.
 El ser humano es insaciable en este aspecto, cada vez necesita más y más, lo que en algún momento le resultaba sensual y provocativo, en otro le resulta común, y necesita imágenes o estímulos más fuertes para obtener la misma satisfacción que al principio.
Romanos 12:1-2: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”
Filipenses 3:18-21: “Ya les he dicho muchas veces, y ahora se lo repito con lágrimas, que hay muchos que están viviendo como enemigos de la cruz de Cristo,  y su fin es la perdición. Su dios son sus propios apetitos, y sienten orgullo de lo que debería darles vergüenza. Sólo piensan en las cosas de este mundo.Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”
1° Juan 3:2-3: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.
El objetivo de esta charla no es prohibir o limitar el uso de las redes, que como dijimos, tiene muchas ventajas. El objetivo es que aprendamos a cuidar nuestro corazón, aprendamos a ser personas integras, que invierten bien el tiempo, que no coquetean con el mundo, que saben diferenciarse y separarse de lo que hoy para el mundo es “normal y necesario”.
Dios quiere formar para si un pueblo sin mancha ni arruga ni cosa semejante, sino santo. No permitamos que estas pequeñas cosas impidan que seamos esa Iglesia que Dios quiere.

Algunos consejos para el buen uso del celular y las redes sociales:

Busquemos al Señor por sobre todas las cosas, y pidámosle sabiduría.
“Santiago 1:5: Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”
Defendamos nuestro tiempo con Dios, que las redes no nos hagan desaprovechar el tiempo que podemos tener a solas con El. (Ej: no llevar el celular a mi devocional, apagar el wifi, desconectar el teléfono, el timbre)
Proverbios 8:17: “Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan.”
Es imposible amar a alguien con quien no pasamos tiempo.
Definamos cual es la finalidad de cada medio que usamos, y actuemos en base a eso.
Estemos en luz, con nuestros padres, o con un hermano mayor que nos enseñe a usar estos medios y nos corrija si fuese necesario.
Aprendamos a ejercer dominio propio, el cual es un fruto del Espíritu, que crece en nuestra comunión íntima con Dios.
Establezcamos horarios de uso adecuado del celular.
Tomemos decisiones firmes en cuanto a cómo usar las redes (charlar o no con mujeres, subir determinados tipos de fotos, involucrarme en determinados temas de conversación en facebook, etc), abrámoselo a un mayor, y pidamos que nos pregunte frecuentemente.
Pablo le dijo a Timoteo (2° Tim 2:22) “ Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor”. Si es necesario huir, huyamos (esto puede ser tomando medidas drásticas como cerrar el face, usar un celu más básico, etc), y sigamos la justicia, la fe, el amor y la paz, aliándonos con aquellos que buscan lo mismo que nosotros.
“Eclesiastés 11:9: Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios.”
Disfrutemos de lo que tenemos en nuestras manos, hagamos uso de la tecnología, pero sepamos que sobre todo esto, algún dia, Dios nos juzgara.
Por último, y como ya dijimos, estemos SIEMPRE en luz. Asegurémonos de que algún hermano esté al tanto, velando por nuestras vidas. Dejemos que otros “entren” en esta área y seamos dóciles a la corrección, sabiendo que nada de lo que nos dicen es malintencionado, sino por el contrario, tiene como finalidad guardarnos de peligros que, por ignorancia o por ser demasiado jóvenes, podemos ignorar, y pueden afectar gravemente nuestras vidas.
Hebreos 2:1: “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.”

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ