lunes, 9 de mayo de 2016

LA VISIÓN NO TARDARÁ Oscar Gómez




Porque la visión se realizará en el tiempo señalado; marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse. Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá”
                                                                                        Habacuc 2:3
El nacimiento de una visión

Una de las definiciones más cristalinas expresada en los comienzos del movimiento de renovación espiritual, declara:

 “La visión, en términos prácticos, significa una iglesia integrada por familias que viven en paz y armonía. Maridos tiernos, sabios, amables. Esposas sumisas, de carácter afable y apacible. Hijos respetuosos y obedientes. Muchachos y señoritas que llegan vírgenes al casamiento. Ancianos honorables y venerados por los más jóvenes. Niños felices criados en el amor y temor del Señor. Hombres trabajadores, responsables, diligentes, fieles. Mujeres virtuosas, alegres, llenas de buenas obras. Un pueblo diferente formado por discípulos que aprenden a ser humildes, pacientes, mansos, justos, generosos, sinceros, buenos, felices, honrados, íntegros. Discípulos cuyo estilo de vida es amar, perdonar, servir, confesar sus faltas, obedecer, cumplir, sujetarse a las autoridades, pagar sus impuestos, ser siempre veraces, confiar en Dios, amar a su prójimo, ayudar, compartir con los necesitados, llorar con los que lloran, alegrarse con los que ríen, ser uno con los hermanos, devolver bien por mal, sufrir la injusticia, dar gracias siempre por todo, vencer la tentación, vivir en el gozo del Señor, orar sin cesar, dar testimonio de Jesucristo, ganar a otros para Cristo, hacer discípulos, poner su dinero y sus bienes al servicio de los hermanos, y sobre todas las cosas, amar a Dios con todo su ser”.
Fuimos privilegiados en ser receptores directos de esta proclama, la cual creímos, abrazamos, enseñamos, defendimos y, sin dudar, predicamos hasta hoy. Entendimos con claridad y revelación de Dios que este es el objetivo hacia el cual avanzar. Se trata de la “maqueta divina” para el pueblo santo. El modelo mostrado en el monte. La Palabra pura de Dios. Nuestros corazones ardieron y arden todavía con esta verdad. Sin embargo….

La visión será probada

“Aunque parezca tardar, espérala”

Al transcurrir el tiempo, muchos comenzaron a mirar cada vez más de lejos esta visión. Corrió mucha agua debajo del umbral del movimiento. La lista de los que no alcanzaron estas aspiraciones fue aumentando. Y vino la inevitable desazón, como aquella que invadió el corazón de los discípulos cuando Jesús murió y todo proyecto de reino parecía haber quedado en  nada. Conozco algunos que, como héroes de guerra, se han mantenido ilesos e intactos hasta hoy, en los cuales la visión se viene cumpliendo más o menos al pié de la letra en las distintas áreas de sus vidas. También están aquellos que siguen con esperanza.

¡Viene un nuevo amanecer!

“Porque sin falta vendrá…”

Tengo la plena convicción que, después  de pasada la noche, vendrá un nuevo amanecer para los que abrazaron la visión de reino y no la dejaron ni canjearon por nada. Mantengamos viva la fe y la esperanza hasta el final, sin fluctuar, Dios no nos ha dejado solos. ¡El está con nosotros!

Sin embargo, ese tiempo de oscuridad y de desesperación no durará para siempre” Isaías 9:1

“Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré” Isaías 54:11

El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición”  Malaquías 4:6


Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la ley hasta que toda se cumpla” Mateo 5:18


A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...