Liliana Riffel ¿CÓMO ESTÁN NUESTRAS REDES?



Veamos Lucas 5:1/11

Cada tanto debemos lavar y limpiar nuestra red. ¿Qué es una red? Es una serie de hilos tejidos y amarrados a unos flotadores.

¿Por qué se lavan las redes?

*Se ensucian por nuestras acciones, actitudes que desagradan a Dios (quejas, resongos, críticas, etc.)
*Están sucias después de una jornada de trabajo. Traen algas, camalotes, barrio y todo tipo de suciedad del mar o del río. Esto es cuando traemos a los nuevos a la iglesia. Ellos abren sus corazones y vuelcan todo tipo de cosas. Para esto debemos estar preparados y atentos, no escandalizarnos ni desanimarnos. Comúnmente esto le acontece a los obreros y discipuladores.
*También las redes se pueden lavar para guardarlas y no usarlas nunca más. ¿Por qué? Prediqué mucho y no pasó nada, entonces digo no estoy capacitado, no tengo el don de evangelista o no soy como fulano. Espero que no sea nuestro caso. Saquemos las redes y usémoslas. ¿Cuánto hace que no usas tu red?
Todo pescador le hace un mantenimiento básico a sus redes a fin que estén en condiciones de ser utilizadas. También nuestra red espiritual, a veces hay que remendarla, por ejemplo cuanto se produce un conflicto entre hermanos, en la familia, en el trabajo o en la relación con Dios. Allí tenemos que restaurarla.
En este pasaje vemos tres etapas.
1. UN GRUPO DE PESCADORES LAVANDO SUS REDES.

2. EL SEÑOR JESÚS ANIMÁNDOLES A ARROJARLAS AL MAR, A UN LUGAR AÚN MÁS PROFUNDO “boga mar adentro”. 

Nos llama a no ser superficiales, a anunciar el evangelio tal como es. Ser un poco más convincentes (convencer). Procurar que las personas lleguen en algún momento a decidir por Cristo.

3. AL HACER CASO, LA PESCA FUE MILAGROSA Y ABUNDANTE.

En el versículo 4 y 5 vemos en Pedro una mezcla de resignación y fracaso; fe y victoria. Fracaso al decir “no hemos pescado nada” y fe “en tu nombre echaré la red”
A tal punto que las redes se rompían. Para Dios no hay límites, debemos ser amplios, no escasos. Cuando Dios concede el crecimiento no hay estructura o base que lo pueda contener. ¡El Señor nos invita a trabajar!

En definitiva:

1. Restauremos nuestra red si es necesario para que tengamos un año de fruto abundante.

2. Hagamos algo de lo cual estábamos resignados y habíamos decidido no esforzarnos más.

3. Si queremos ver fruto echemos nuevamente la red como hicieron sus discípulos.



Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ