Ir al contenido principal

LA PREPARACIÓN Y ENVÍO DE MISIONEROS A OTRAS CULTURAS Keith Bentson



Entre nuestras comunidades no ha habido suficiente experiencia en la preparación y envío de misioneros como para haber adquirido un estilo, una filosofía, al respecto. Así que lo que abajo presentamos representa una perspectiva personal que puede servir como punta de partido para ir formulando conceptos y prácticas útiles en nuestra visión de enviar obreros en misiones transculturales.

1. La preparación espiritual, académica, cultural, bíblica y teológica que se necesita para desempeñar una vocación misionera.

a. En lo espiritual:
Su concepto de Dios, Cristo y el Espíritu Santo; de la iglesia; de la vida cristiana normal.
Su propia experiencia y vivencia con Dios.
Sus pruebas y sufrimientos.
No un neófito.
b. En lo académico y cultural:

Preferentemente con estudios terciarios
Con el fin de ampliar la mente; adquirir autodisciplina.
Conocimiento de historia (secular y eclesial)
Familiarizarse y respetar a otros países y razas.
Antropología cultural
Descubrir el porqué de las diferencias, el porqué de sus pensamientos y formas; entender su idiosincrasia, para no chocar.
Cursar en un centro para formación misionera
Lingüística
Inglés ya es universal; otro más, si es posible, antes de partir.
Ser admirador del arte, música, literatura; cultura: material, social,
ideológica.
Tener un hobby
Deportes, manualidades, colecciones, etc.; para distraerse.

c. En lo bíblico y teológico:

Dominio de las Escrituras: los hechos, los personajes principales, la
cronología, el desarrollo de la redención.
Cursos formales (seminario, escuela bíblica, cursos por extensión)
Entendimiento de las diferentes teologías (y abierto a las que se
habrán formulado en la cultura donde uno misionará).

d. En lo físico y psíquico:

Buena salud (sin dependencia de remedios innecesarios)
Buenos hábitos de alimentación (buena actitud hacia otras dietas)
Sentido de humor (sin ser liviano)
Estabilidad psíquica (sutil; conocer raíces de parentela)

e. En lo práctico:

Experiencia en la obra personal, consejería, diferentes tipos de evangelismo, trabajos con las diferentes edades en la enseñanza, discipulado.

2. El testimonio y la comunicación de su llamado a otros

a. A familia, pastores, hermanos en la fe.

Es fundamental que otros que lo conozcan, vean en él o ella las condiciones que favorecen su ingreso en la vocación misionera.

b. El tramo definitorio:

Se requiere la aprobación de sus pastores, del presbiterio y del representante apostólico.

3. La definición del destino de su nuevo campo de servicio y ministerio.

Si uno aún no tiene destino definido, será necesario que espere hasta que Dios se lo indique y le abra una puerta. Esto puede incluir amplia lectura, conversaciones, viajes.

4. Las finanzas

a. El candidato a ser enviado debe estar libre de toda deuda morosa, como tener también todas sus obligaciones en orden. Tener buen testimonio al respecto.
b. Se definirá si la iglesia enviadora asumirá su sostén, parcial o totalmente.
c. Se recomienda que el sostén para el misionero no provenga de una sola congregación, para así prevenir crisis en casos de incumplimiento de parte de la iglesia enviadora.
d. Se recuerda a las iglesias que la economía del enviado no se limita meramente a sus necesidades diarias personales y familiares (vivienda, alimentos, salud). Figuran entre ellos el costo de educación de los hijos, gastos de viajes relacionados con su ministerio, gastos ministeriales, gastos de radicación, estudio del idioma, etc. También, en cuanto al costo del viaje inicial al lugar del destino, algunos gobiernos exigen la seguridad de un boleto ya de retorno.
e. El candidato a las misiones, al visitar y dar su testimonio en las iglesias, se presentará con un espíritu de siervo, buscando bendecir, no meramente buscando recaudar fondos para su misión o futuro sostén.

5. El factor fe en la vida del misionero.

Nosotros enfatizamos que el misionero manifiesta su fe saliendo en obediencia al campo misionero, mientras la iglesia manifiesta su fe apoyándolo. Ver Filipenses 4.10-19
Sin embargo, el enviado tiene que depositar su fe en el Señor que lo envía. Si al llegar al campo misionero él no recibe el debido sostén, no puede reclamar a la iglesia como si estuviera en falta. Dios lo llamó a él al trabajo misionero y él depende de Dios.

6. Es sabio que el nuevo misionero piense de sus primeros dos años como un tiempo de prueba. 

Normalmente, en estos primeros años el misionero no está en condiciones de aportar mucho a la obra, en comparación a lo que podrá contribuir en los subsiguientes años. Especialmente durante estos primeros años se verá si él puede adaptarse a su nueva situación, si el clima le resulta favorable, si su salud no se resiente, si puede avanzar en el aprendizaje del idioma, si puede ajustarse al ritmo de la obra y a las nuevas autoridades que están sobre él. No pensemos que sea fácil adaptarse uno a una situación totalmente distinta a la de donde salió.


7. ¿Cuál es su relación con la autoridad de la iglesia de donde salió y la del campo misionero donde está ahora? ¿Y cuál es la relación entre ellas dos? 

Normalmente -ya que nadie puede tener dos cabezas sobre sí-, su iglesia velará sobre su situación financiera y espiritual, mientras su nueva autoridad regirá tanto sobre su vida espiritual como su ministerio. El misionero tendrá cuidado de mantener informada a la iglesia de donde salió, agradeciéndole tanto el apoyo espiritual como el material.


8. Es común que un misionero que sirve fuera de su país piense en términos de un tiempo específico en su nuevo lugar de servicio, para luego disponer otro tiempo para visitar a su país de origen. 

Dicha visita servirá para que él descanse, atienda requerimientos físicos, revise su vocación misionera y también ministre entre las iglesias de su país, alimentando la visión misionera. Los períodos de servicio en el campo misionero y el período de tiempo de regreso en su país serán estudiados y decididos con la autoridad bajo la cual él trabaja.

9. De mucha importancia en la carrera misionera es la crianza y educación de los hijos. 

Provisión para su educación pesa mucho en la mente de los padres. Serán sabios si toman en cuenta la experiencia de otros que los han precedido en esa problemática.
Opciones: Escuela del Estado; privada; por correspondencia; internados

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…