EDITORIAL


Pensaba en la necesidad de procurar que toda la obra que realizamos para el Señor resulte en frutos agradables para Él. Sobre Jesús se dijo: "Verá el fruto de su aflicción y su alma quedará satisfecha". Cuando nos disponemos a trabajar para Dios se ponen en marcha muchos factores, entre ellos, el tiempo, el esfuerzo, recursos materiales, la postergación de otras cosas, etc. Por ello, creo en la necesidad de evaluar los resultados de la labor, que por cierto, muchos vienen realizando por años. Por supuesto, no me refiero a números, cantidades o esas cosas; sino en que no caigamos en la trampa del activismo sin frutos, en el hacer por hacer que conmúnmente trae cansancio y desazón. Tengo en claro que los frutos los da Dios, pero tenemos nuestra parte en esto que es la oración y el estar en movimiento. Jesús dijo: "Yo os he puesto para que vayáis y llevéis fruto y vuestro fruto permanezca"

Por Oscar Gómez

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ