jueves, 17 de marzo de 2016

DECLARACIÓN DE UNA MUJER AMA DE CASA




Mi misión personal es ser un ejemplo viviente del amor, del poder y la gracia de Cristo, trayendo esperanza y aliento a esta generación, comenzando por mi esposo y mi familia. He sido llamada para alentar y servir a otros.

Por esta razón, y a través de la gracia de Dios, me dedico:

*A meditar en la Palabra de Dios diariamente, escuchando en oración, respondiendo en adoración y aplicando lo que he aprendido.

*A servir a mi familia y a mi congregación en oración, proporcionando aliento y realizando tareas de apoyo.

*A ayudar a las mujeres a descubrir su llamado único, y animarlas para que guíen a otras mujeres.

*A construir puentes que alcancen a mis vecinos para presentarles la vida y la esperanza que hay en Cristo.

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...