A LOS CONSEJEROS CRISTIANOS Ángel Negro


Cuando una persona acude a un líder, pastor, consejero, etc. buscando orientación:

P. ¿Qué espera obtener como resultado de la conversación?

R. Que se le resuelva(n) el o los problema(s).

P. ¿Por qué quiere que se le resuelvan los problemas?

R. Porque busca su bienestar. No sufrir. 

No está mal que las personas busquen sentirse bien, pero, tenemos que tener cuidado de no involucrarnos tanto sentimentalmente en su problema, que perdamos el discernimiento espiritual de la situación y estemos orientando en contra de lo que Dios está haciendo.
Lo prioritario de la persona que consulta es: “sentirse bien”.
La prioridad en las Sagradas Escrituras es: “que se haga la voluntad de Dios”.
Si logramos que las personas acepten la voluntad de Dios, encontrarán el bienestar.

¿Cómo se logra esto?

Debemos procurar que voluntariamente las personas pongan como meta de su vida, hacer la voluntad de Dios y ser conformados a la imagen de Jesús.
Que por propia iniciativa deseche todo intento de ser feliz, alcanzar el bienestar o lograr su realización personal, por cualquier otro camino que no sea el trazado por el Señor.
Para el cristiano hay una vida feliz, una realización personal y un mayor bienestar, pero esta se logra haciendo la voluntad del Padre.
El eje sobre el cual trabaja el consejero cristiano es Cristo y no el problema de la persona.
El consejero secular y el cristiano tiene el mismo deseo: que la persona este bien. Solo que uno tiene como centro la persona y su problema y el otro a Cristo y su voluntad.
Dentro del “mundo cristiano” estamos invadidos de libros, videos, cassettes y mensajes que promueven el bienestar, el placer (no pecaminoso), pasarla bien y la realización personal.
La felicidad y la plenitud de vida no se encuentran por buscarlas, sino por hacer lo que Dios manda.
Lo primero que debe buscar el cristiano en la vida es agradar a Dios.
Cuando tratamos con problemas en los hermanos, o conflictos interpersonales, nuestro primer objetivo no debe ser como resolver el problema, sino que ellos, o uno de ellos por lo menos, tome el camino de hacer lo que Dios manda.
Cuando aconsejamos, tengamos cuidado de no estar apoyando un fin egoísta.

*Están los que no quieren perder.
*Los que no quieren tomar la cruz.

NUESTRO OBJETIVO EN LA CONSEJERÍA ES QUE LAS PERSONAS HAGAN LA VOLUNTAD DE DIOS Y NO SOLAMENTE QUE LES SEAN RESUELTOS SUS PROBLEMAS.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ