A LOS COLEGAS EN EL MINISTERIO Y A TODO EL PUEBLO DEL SEÑOR Ángel Negro


Queridos y apreciados colegas en el ministerio al Señor y a su pueblo:

Estamos en vísperas de terminar un nuevo año con renovadas esperanzas y mucha alegría. Alegría que se manifiesta en cada rincón del país, y en los demás países donde estamos relacionados. Los que tenemos la oportunidad de viajar y estar en las diferentes regiones lo notamos en los pastores y en toda la hermandad. Es difícil describirlo, pero es una realidad: “el gozo del Señor es nuestra fortaleza”. Hay un renuevo espiritual visible y manifiesto. Todos podemos decir: ¡Gracias Señor por un 2015 lleno de ricas experiencias en ti! Se consolidaron las obras en los diferentes lugares. Se abrieron muchos nuevos lugares. En todas partes se bautizaron nuevos hermanos. Las diferentes regiones, COA, NOA, NEA, METROPLITANA y SUR están marcadas por una evidente identidad. Los pastores están en paz, el rumbo es claro y definido. Los retiros regionales de pastores, jóvenes, adolescentes, hermanas, niños, varones, etc. dieron señales positivas del obrar de Dios en medio nuestro.
El Retiro Latinoamericano de Pastores y Esposas colmó nuestras expectativas. Dios nos habló con mucha claridad en medio de un ambiente de amor, alegría y libertad.
Hay situaciones sin resolver, hay problemas, hay dolor, hay heridas abiertas que esperamos en el Señor se sanen por completo. Es nuestro desafío.
Pero el balance general es altamente positivo. Terminamos un año con corazones alegres. Hay alegría en la casa del Señor por todas sus maravillas. 
¿Qué nos depara el futuro?
Trabajo.
Alcanzar cada ciudad y establecer en ellas una comunidad de discípulos que honren al Señor con sus familias y su diario vivir. El mundo se desmorona. Las familias se despedazan. Las naciones “seguras” ya no son confiables. Todo se cae. Pero el reino de Dios permanece para siempre.
“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”.  Heb 12:28. Nuestra esperanza esta en el nombre de nuestro Señor y Salvador.
“A Él se la gloria por siempre”. Amén.
Gracias a todos por tanto compañerismo y amor, que tengas una Navidad muy feliz con toda tu familia y un nuevo año próspero y bendecido.
La paz del Señor para toda tu casa.
Un fuerte abrazo de tus amigos y servidores,
Por el Ministerio Apostólico
Ángel Negro, coordinador

(Tomado de la revista digital "Vayan y Hagan discípulos")

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ