lunes, 22 de febrero de 2016

UNA IGLESIA SALUDABLE Hugo De Francesco




¿Cómo determinar que una congregación anda bien? ¿Cómo es una iglesia fuerte? Como los distintos sistemas del cuerpo humano están bien integrados y en armonía, así Dios procura que funcione su pueblo. En este tiempo debemos chequear que cosas necesitamos enfatizar, por ejemplo podemos ser fuertes en la oración pero débiles en la obediencia. Observar los puntos que tenemos que apuntalar.

Leamos Hechos 2: 41-47

Algunas características de la iglesia en sus comienzos.

1. Una iglesia que aprende.

Recibían la enseñanza de Jesús impartida por los apóstoles. Tengamos disposición de aprender, estemos atentos a la sana doctrina, en otras palabras, a la "doctrina que sana". En Jerusalén la Palabra se aprendía en las casas y estando todos juntos. Ellos perseveraban en la doctrina. Por nuestra parte, es necesario conocer el fundamento y seguir creciendo. No olvidemos que una vez que las personas se convierten hay que enseñarles a vivir.

2. Una comunidad que practica la comunión.

Esta iglesia de los Hechos estaba llena de relaciones fraternales, de fuertes vínculos. Allí se impartía consejo y se ejercía corrección. Llorar con el que llora y alegrarse con los que se alegran debe ser su premisa. Cuidado con la envidia cuando a otro le va bien. Ellos conocían el "Amaos unos a otros".

3. Un pueblo dedicado a la oración.

Es fundamental reunirnos a orar. Los primeros cristianos sabían que en sus fuerzas no podían llevar a cabo la gran comisión, dependían del Señor. Darle prioridad a la oración en nuestros encuentros y tener una comunión constante con Dios. Caminar con Él. Practicar la oración personal y comunitaria.

4. Una iglesia que teme a Dios.

Temor es reverencia, respeto. Cuando hay temor existe una conciencia de que Dios está, que somos el templo del Señor y como tal debemos cuidarlo.  En este aspecto, nuestra vida secreta es muy importante, lo que hacemos cuando nadie nos ve, solo Dios.

5. Una iglesia donde suceden cosas.

Dios quiere obrar entre nosotros con su poder. Las señales que menciona Marcos capítulo 16 se dividen en señales de Protección y de acción, hay que usarlas según la situación. Actualmente hay una proliferación del Hinduísmo y Budismo entre nosotros. ¡Como si en la India estarían tan bien que se dan el lujo de exportar sus demonios! Estemos abiertos .Que no nos falte fe y osadía.

6. Una comunidad generosa.

Tenían todas las cosas en común, ninguno decía ser suyo nada de lo que poseía, declara Lucas. Compartían sus bienes. La voluntad de Dios es que seamos generosos.

7. Un pueblo que daba culto a Dios.

Alababan y adoraban. Una de las cosas que me impactó cuando me convertí fue la adoración. Recordemos que compartimos una misma pasión por el Señor. Valoremos la adoración entre nosotros. La consigna es restaurar el altar del Señor.

8. Una iglesia feliz.

Los primeros cristianos estaban alegres. Aprendamos a ser felices en Dios pase lo que pase. El gozo es un fruto del Espíritu, a pesar de las situaciones debe primar la alegría. Cuidado con la cara larga. Que nuestra alegría se contagie.

9. Un pueblo “simpático”.

Gente atractiva para aquellos que nos rodean. Que cae bien a los cercanos. Hay que ganar el favor del pueblo, la aceptación de nuestros semejantes para que haya apertura al evangelio.


A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...