NUESTRA MOTIVACIÓN AL HACER LA OBRA DE DIOS Jorge Himitian


¿Cuál es nuestra intención más honda al hacer la obra de Dios?

¿Decae nuestro ánimo o nos molesta cuando algún colega nos aventaja en gracia y en frutos?

Cuando alguno nos elogia públicamente solemos exteriorizar modestia con nuestras palabras y gestos, pero ¿qué sucede en nuestro interior? Dios mira nuestro corazón y no nuestras exteriorizaciones.

Cuando nuestra obra progresa más que la de los demás, ¿nos sentimos superiores?

¿Nuestros hermanos nos conocen como somos, o fingimos y procuramos dar una mejor imagen de lo que en realidad somos?

Dos sugerencias

*Creo que necesitamos, cada uno de nosotros, con cierta frecuencia, hacer un profundo examen de nuestras intenciones y motivaciones. Muchas veces hallaremos en nuestro corazón una mezcla de motivaciones sanas y carnales, y cada vez que tengamos conciencia de ello, deberemos humillarnos delante del Señor, despojándonos de nuestro corazón “perverso y engañoso”. 

*Reafirmemos una y otra vez que la gloria de Dios ha de ser nuestra única intención, y que el amor al Señor será nuestra suprema motivación al hacer la obra. Es muy importante que velemos sobre esta área de nuestra vida.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ