MENSAJE DEL DOMINGO José Alberto Pagura


El camino de Caín. 
Una advertencia a fin de no tomar un camino equivocado.

Leamos Judas 10 y 11

El escritor de esta carta nos insta a cuidarnos del camino de Caín, el de los falsos profetas. ¿Cuál es este camino? Para saber de qué se trata tenemos que remitirnos al Libro de Génesis 4. Allí lo encontramos.
Caín trajo una ofrenda a Dios que nació en su corazón, de esta manera expresó la valoración que tenía de Dios. Alguien le enseño a ofrendar. Dice que presentó “Una ofrenda a Jehová”. En tanto, su hermano Abel entregó: "Lo mejor del ganado" Dios no vio en Caín que El es digno de lo mejor.

1. El camino de Caín comienza en no darle a Dios el primer lugar. Nos puede pasar también a nosotros. Caín se amarga al ver que su hermano llevó una ofrenda agradable a Dios. Entonces, en vez de revisar su relación con Dios, miró lo que sucedió con su hermano.

2. El camino de Caín se caracteriza por la envidia y la amargura, las escrituras destacan que se "ensañó", se enojó. En realidad, es triste que Dios te repruebe la ofrenda, es como cuando te rechazan un regalo. No obstante, Dios en su amor, lo llama a rectificarse. "Si hiciereis bien...". 

3. Caín se enfurece, no acepta la corrección, por lo tanto la amargura toma cuerpo en él. El relato también destaca la bondad de Dios: Querer encaminarlo de su error.

4. El camino de Caín está centrado en el mismo. Se guió por su perspectiva equivocada. Dejarnos llevar por la amargura y el rencor nos conduce inevitablemente a la destrucción. Esto nos enseña a no tomar decisiones bajo un estado de amargura, sino con el criterio de la palabra y el consejo de los hermanos.

5. El camino de Caín es la pérdida de la valoración de quien es Dios por causa de la amargura.

6. Seguir el camino de Caín te lleva a un final desgraciado, si no nos detenemos. Hubo un deseo de no cambiar en Caín. Y no tuvo remedio, ni retorno. Es importante aclarar que solo Dios puede pronunciarse acerca del destino de una persona, esto no lo podemos decir nosotros. 

Caín se centró en el castigo que se le imponía, no en el mal que había hecho. Pero Dios siguió teniendo misericordia de Caín. "Cualquiera que matare  Caín…”

Esta mañana estamos hablando de lo que no debemos hacer. En 1ª Juan 3: 10/12 también hallamos una descripción de este episodio.  
La exhortación final es: No andemos por el camino de Caín.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ