LA TERCERA TROMPETA Oscar Gómez



El ejército romano escuchaba tres trompetas con diferentes sonidos. La primera indicaba juntar las cosas, en la segunda tenían entrar en formación y, el tercer trompetazo que sonaba, los soldados marchaban con paso triunfal al próximo territorio de conquista. La tercera trompeta implicaba acción, movimiento y avance sostenido.
No por casualidad las Sagradas Escrituras dicen: “Si la trompeta diere sonido incierto quién se preparará para la batalla” (1cor. 14:8). Cuando nos movilizamos debemos ser claros, no dar sonido incierto. Saber por qué y dónde vamos. Será fundamental una buena comunicación del equipo que va a salir a la obra, no se puede marchar de cualquier forma. Todo ejército requiere una sola orden para avanzar, no muchas, y que sea unificada. Las experiencias insatisfactorias a través de los años señalan que un grupo o iglesia que propone muchos objetivos no termina cumpliendo cabalmente con ninguno; se debilitan las fuerzas, y se produce un déficit de recursos humanos y materiales. La consigna es tener un solo objetivo de avance, no muchos Los discípulos deben marchar y saber cómo y por donde hacerlo.


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ