Ir al contenido principal

LA NECESIDAD DE UN AVIVAMIENTO CONTINUO Ivan Baker



A veces nos encontramos con obras en los hogares que tuvieron un principio con gran bendición y fruto, pero que al pasar el tiempo la obra fue perdiendo su eficacia hasta detenerse.

Al principio no fue así. No había discípulos. ¿Cómo fueron ganados? Había oración ferviente: “señor, danos discípulos. Alumbra nuestros ojos, haz arder nuestro corazón con el mensaje, danos sabiduría……..¡danos discípulos o nos morimos!”

Fuimos a buscarlos. Nuestros pies eran bienaventurados. Dios había dado una visión nueva, un denuedo, una valentía, un sentido de urgencia, un valor por los perdidos que pasaban a nuestro lado.

Toda circunstancia era propicia para hablar y dar el testimonio. Antes no hablábamos con nadie; ahora nos habíamos convertido en “charlatanes”. En un minuto ya estábamos hablando. Algún comentario: “¡Qué bueno es el Señor en darnos este día!”; “Yo creo en el Señor, ¿y usted?”; “¿Usted lee las Sagradas Escrituras?” O, cuando nos pusimos más osados: “Dios manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan…..”, etc.

Alguno aquí y allá nos escuchó. Cuando vimos el más leve interés, nos emocionamos. Dábamos nuestra dirección, poníamos nuestra casa a su disposición. Era tal nuestro fervor que la persona quedaba conmovida. Nos daba su dirección. Lo invitábamos al cafecito. Le brindábamos nuestra amistad. Nuestra familia estaba electrizada cuando dimos la noticia en casa.

Orábamos por ellos. Hicimos una lista. Toda la familia oraba todos los días por la lista.

Cuando los primeros vinieron a casa, era un acontecimiento. Todos en la casa andaban en punta de pie mientras papá y mamá hablaban con ellos. Juancito fue a orar a solas en su habitación.

Cuando se fueron, todos vinieron corriendo: ¿Cómo les fue? ¿Aceptaron la palabra? ¿Creen que se van a convertir? Todo era así: expectativa, gozo; todo era importante, divino, celestial. Todo estaba vestido de honor y de gloria.

Se convirtieron los primeros. Algunos de los primeros trajeron a otros. Algunos más se convirtieron y también trajeron algunos parientes y amigos. Se llenó la casa. Para ese entonces, nos acomodamos en el sillón y nos dedicamos a instruirles, llenarles de mensajes y de consejos. Nos sentimos realizados. Sin duda, esto era necesario hacer, pero sin descuidar lo otro.

¿Resultado? Se detuvo la multiplicación y se detuvo la formación de nuevos líderes. Ningún nuevo grupo se formó. ¿Por qué?

a)    Faltaba la punta de lanza de la primera línea en la acción de ganar a nuevos. La evangelización estaba ya en manos de los nuevos.

b)    Todo se transformó en mensajes, palabras, consejos, pero faltó ejemplo. 

EL EJEMPLO ES LA ÚNICA MANERA EN QUE PODEMOS IR A FONDO CON LA ENSEÑANZA, CON GARANTÍA DE DEJAR HUELLAS DURADERAS.

Solución: 

Necesitamos estar en continuo avivamiento. 

Avivar las simples premisas del comienzo. Solemos volver a perdernos fácilmente en el bosque de mil consideraciones. Llenamos el barquito de tantas cosas que ya nos sentimos incapaces de seguir remando. 

Necesitamos aligerar.

La situación que he planteado se asemeja a una nebulosa. En todo el ámbito del grupo parece no haber un solo elemento fuerte, concreto, que apunta bien y da buen ejemplo.

Debemos introducir este elemento: un grupo pequeño (dos o tres) concertados como compañeros, con la visión restaurada, metas claras y una voluntad para orar, creer y hacer lo que el Señor manada.

Esto es lo que llamaría fermento de renovación que restaurará la fe, la visión, el fruto y engendrará la formación de otros grupos similares hasta que todo el grupo quede renovado.

¡Necesitamos un avivamiento continuo!

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…