HE AQUÍ UN TEMBLOR Editorial

Ezequiel 37:7 

“Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor”

Todo cristiano debe provocar movimiento espiritual en su medio.

Este ruido que menciona la escritura no era bulla o bochinche, era estridencia que producía vida, que aportaba para la reconstrucción de ese cuerpo de la visión que recibió el profeta Ezequiel.

Nos habla de la dinámica, salir de la quietud, del estancamiento, de la rutina “si siempre hacemos lo mismo no pretendamos resultados distintos”. Hay que movilizar a los hermanos. 

Lo que hace temblar a la iglesia es la oración. 
Hechos 4:31: 

“Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios”

Concentrarse en la oración es lo que provocará este movimiento, esta “implosión” que lejos de ser activismo, es poder de Dios.



Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ