CONSEJOS PARA LA VIDA MATRIMONIAL



Las tensiones que se producen en el matrimonio ponen de manifiesto el carácter de los cónyuges. Cuando estamos bajo presión o tenemos que enfrentar conflictos exhibimos lo que realmente somos. El matrimonio es el factor más importante en la formación de las personas, lo prepara para alcanzar su propósito y realización más excelente o lo mutila o inhibe. Más allá de las circunstancias, necesitamos disfrutar nuestra relación matrimonial.

1-Orar juntos.

Se trata de una oración clara, concisa, tal vez corta pero poderosa. El matrimonio que ora unido permanece unido. Vivir sin orar es vivir sin Dios.

2-Practicar el perdón.

El perdón va por delante de los deberes de culto, delante de la oración, “por tanto si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas que tienes alguna cosa contra tu hermano arregla primero”. Al negarles el perdón a los demás en realidad estamos diciendo que no son dignos del perdón de Dios y por consecuencia tampoco nosotros lo somos.

3-Formar el hábito de ir juntos a todo lugar donde se pueda.

No se trata de dos “soledades” que conviven. Sea de compras, al congregarse, yendo de vacaciones, en momentos de esparcimiento, tienen que proponerse ir juntos.

4-Desarrollar el calor de hogar

Puedo tener una casa grande y espaciosa pero no tener un hogar. Papá y mamá deben fomentar la calidez en el hogar. Buenos momentos juntos, distendidos, dejando de lado las peleas y tensiones que debilitan la familia.

5-Cultivar palabras y actitudes que honren a mi esposo y esposa.

“Te quiero”, “te extraño”, “te necesito”, “sos importante para mí”, “muy rica tu comida”, “que linda te queda esa ropa”, etc. Palabras de cariño, sencillos obsequios, etc.

6-Acordar y establecer metas juntos para la familia.

¿Qué queremos lograr? En lo material, -en lo espiritual. Tomar lápiz, papel y escribir los objetivos.

7-Definir las relaciones y amistades.

No toda amistad o relación ayuda o edifica. Determinemos que relaciones nos favorecen y cuales no.

8-Confiar en Dios.

Salmo 46 1 al 5

1 Dios es nuestro amparo y fortaleza,
Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida,
Y se traspasen los montes al corazón del mar;
Aunque bramen y se turben sus aguas,
Y tiemblen los montes a causa de su braveza.
Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios,
El santuario de las moradas del Altísimo.
Dios está en medio de ella; no será conmovida.
Dios la ayudará al clarear la mañana.


Esta es la cuota de fe que necesita todo matrimonio.

Por Oscar Gómez

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ