Ir al contenido principal

UNA PALABRA PARA EL 2016:

        

                       
AÑO DE CORAZONES ABIERTOS

“Y estaba escuchando cierta mujer llamada Lidia, de la ciudad de Tiatira, vendedora de telas de púrpura, que adoraba a Dios; y el Señor abrió su corazón para que recibiera lo que Pablo decía” (Hechos 16:14)

Tres factores que abrirán el corazón de los argentinos:

El hastío político.

La falta de respuestas del lado religioso.

El hartazgo de una sociedad pulverizada en lo moral, en la educación pública, en seguridad y en la carencia de una visión de ayuda comunitaria.

Las campañas electorales, los reiterados sufragios, la saturación de información política y el antagonismo recíproco de los dirigentes han cansado la mente y el corazón de esta nación, provocando un profundo anhelo por lo trascendente, por las cosas de Dios.

En el aspecto religioso, la asunción de Jorge Bergoglio (Francisco I) presumía el advenimiento de un nuevo “pastor mundial”, sin embargo, al pasar el tiempo solamente logró una fascinación masiva por sus palabras que, cualquier cristiano que conoce básicamente las Escrituras, se da cuenta que es un mensaje que no ofrece respuestas sustanciales al estado de perdición del hombre, que tampoco confronta y conduce al arrepentimiento. No obstante, la carencia de respuestas no viene solamente del lado católico, la iglesia evangélica ha cometido lo que denomino “error de intromisión”. Se trata de la misión hacia adentro, a puertas cerradas, con una visión y práctica del evangelio intimista, templista, con un auto consumo de sus recursos. Los pastores y líderes son consumidos por los creyentes y los recursos materiales absorbidos por el mantenimiento de los edificios. Todo esto ha provocado, en términos generales, una iglesia sin testimonio de fe y solidaridad exterior.

El corazón de los argentinos será abierto porque se han destruido los pilares básicos que sostienen cualquier sociedad, situación que ha provocado una desorientación generalizada. Actualmente caminamos entre los escombros de la educación, de la seguridad y de las buenas costumbres. Para que haya posibilidad de restauración, la iglesia deberá tener una participación activa y un rol protagónico en esta generación.

La buena noticia es que Dios mismo abre los corazones, como lo hizo con Lidia mientras el apóstol Pablo y sus ayudantes predicaban el evangelio. No son nuestras argumentaciones, tampoco las estrategias llevarán a la gente a los pies del Señor, él mismo se encargará que esto ocurra.

El instrumento del cual se valdrá (y del cual siempre se ha valido) será la proclamación de la Palabra por parte de su pueblo. Es aquí donde entra en juego nuestra responsabilidad. Será necesario el anuncio de las buenas nuevas del evangelio del reino de Dios en todo lugar, volver a ocupar las plazas, los parques, los centros de concentración para que la gente, al recibir el mensaje, se abra definitivamente a Dios sin prejuicios. También nos corresponde estar abiertos, receptivos, sensibles a lo que el Señor está haciendo en los cercanos y en aquellos con los cuales nos encontremos de manera circunstancial. Percibo un clima de apertura que no podemos desaprovechar.

Por último, cada persona tiene una llave en su corazón que solo Dios conoce, oremos para que nuestros ojos sean abiertos y veamos que esas llaves fueron entregadas en manos de la iglesia. Hay personas en cárceles espirituales, situaciones cerradas con candados y cuestiones con heridas todavía sin curar a quienes les urge una salida. Tengamos confianza, hablemos de parte del Señor, este año habrá fruto abundante y nadie se quedará sin trabajo.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apoc. 3:2)

Oscar Gómez




Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…