Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 2, 2015

JESÚS, LA ALEGRÍA DE LOS CIELOS Marcos Moraes

En el cielo hay un Dios plenamente justo, absolutamente detallista en sus exigencias, “Si aún una bestia tocare el monte, será apedreada” (Hebreos 12:20) Un Dios cuyo corazón sintió pesar y arrepentimiento por haber creado al hombre (Génesis 6:6) Este es el Dios que habita en los cielos. Por siglos intentó satisfacer su corazón santo con algunas manifestaciones aisladas del carácter humano. La integridad de Job, que luego tuvo que ser reprendido por Dios (Job 38: 1-2), la mansedumbre de Moisés, el hombre más manso de toda la tierra (Números 12:3) a quien luego se le prohibió entrar en la tierra prometida a causa de un ataque de ira; el corazón de David, que era un hombre según el corazón de Dios (Hechos 13:22) y después tuvo que ser castigado por su escandaloso pecado. Era grande el deseo de Dios encontrar a un hombre que fuera en todo conforme a su propio corazón. Esa alegría la tuvo en su Hijo Amado. El Padre ya no se alegraba solo con el acto de vaciamiento y de encarnación de su Hi…

PLENAMENTE CONVENCIDOS Néstor Scansetti

Las convicciones están más allá de la razón, más allá de la emoción, se encuentran en el territorio de la fe. 
Romanos 4: 20-22 
Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia”.
Convicción y fe son sinónimos. La fe es una firme convicción en la realidad de la palabra de Dios. Hebreos 11.1 La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Certeza o Convicción: significa: “pararse debajo” y se usaba en el sentido técnico de una “escritura de propiedad”. La idea básica era: pararse debajo del derecho que me da la escritura para apoyar su validez. Si tenes la escritura, es tuya NADIE TE LA PUEDE SACAR. Son las raíces, los cimientos, la roca donde se apoyan los cimientos de nuestra vida, es el buen depósito. PLEROPHOREO: quedar plenamente seguro en nuestra mente, traer algo en su t…

JESÚS, LA ALEGRÍA DE LOS HOMBRES Marcos Moraes

Dicen que el conocido compositor Johan Sebatián Bach fue un genuino cristiano. No investigué su biografía para confirmarlo, pero creo que debe haber sido así, pues su corazón se inclinaba a componer música en homenaje y alabanza al Señor. Una de sus más conocidas composiciones es: "Jesús, la alegría de los hombres".Estamos acostumbrados a escucharlas en todas partes, principalmente en los casamientos.
Un día, al meditar acerca de ese título tan original, pensé que gran verdad señala. En esta tierra tan afligida y llena de perversidades, sufrimiento, angustia y desesperanza, provocadas por el pecado y la maldad de los hombres; en este mundo de alegría vanas y pasajeras, de ilusiones, mentiras y esperanzas que insisten en desvanecerse; en este lugar tenebroso y vil hay una única alegría que no perece y que satisface plenamente. Y tiene un precioso nombre: Jesús.
Jesús es la alegría de los hombres. Jesús fue la alegría de los primeros hermanos, la alegría de Pedro cuando saltó de…

PREDICAMOS UNA PALABRA QUE CALA HONDO Keith Bentson

Vivimos en una época en que todo tiene que ser rápido, instantáneo, y parece que las conversiones no escapan a esa corriente. Nos agrada una conversión rápida, y lógicamente las hay. Predicamos el evangelio y hacemos un llamado. Yo fui criado en círculos donde hasta se ha dicho que si no se hacía el llamado al final de la reunión se cerraba la puerta del cielo a los pecadores, es decir que se le daba una importancia grandísima al llamado.
No hace falta mencionar que es muy importante que haya una oportunidad para que los que oyen el evangelio se expresen y podamos tener contacto con ellos. Pero mi observación es cuando el llamado se transforma en una costumbre, sin querer, tanto los que hacemos el llamado como la congregación, esperamos resultados instantáneos. Me alentó mucho escuchar, por primera vez en mi vida, las instrucciones que Carlos Annacondia dio a las iglesias en San Juan, él dijo que no pensáramos que la gente que pasa adelante está convertida. Escuchar algo así de un evang…

LAS DEMANDAS DEL REINO Jorge Humitian

En el ámbito evangélico los términos más utilizados para referirse a los que siguen a Cristo son: “creyente” o “convertido”. Pero la palabra más frecuente en el Nuevo Testamento es “discípulo”, que se menciona más de 250 veces. Muchos creen que existe la posibilidad de ser un simple “creyente”, sin ser discípulo del Señor. Según Jesucristo tal posibilidad no existe.  Su orden es hacer discípulos a todas las naciones. El “tren que va al cielo” no tiene boletos de 1º y de 2º clase sino de CLASE ÚNICA. Para subir uno debe hacerse discípulo de Jesucristo, de lo contrario no sube. 
Según Jesucristo ¿Cuáles son las condiciones para ser su discípulo? 
Amar a Cristo más que a padre, madre, esposo, esposa, hijos y que la propia vida. Lucas 14:26.
Negarse a uno mismo y tomar la cruz.Marcos 8.34-35; Lucas 14.27
Renunciar a todo lo que uno posee. Lucas 14.33
 Sujetarse al yugo de Cristo. Mateo 11.29
Permanecer en sus palabras. Juan 8.31
En cierta ocasión, al predicarle el evangelio del rein…