Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 28, 2015

LA COMUNIDAD: UN LUGAR TERRIBLE Jean Vannier

En estos tiempos en que las ciudades son tan despersonalizadas y despersonalizantes muchos buscan una comunidad cristiana, sobre todo cuando se sienten solos, fatigados, débiles y tristes. Para otros, estar solo es insoportable, es un gusto anticipado de la muerte. La comunidad aparece entonces como maravilloso lugar de acogida y participación. Pero, bajo otro ángulo, la comunidad es un lugar terrible. Es el lugar donde se revelan nuestras limitaciones y egoísmos. Cuando empiezo a vivir todo el día con otras personas, descubro mi pobreza y debilidad, mi incapacidad para entenderme con algunos, mis bloqueos, mi afectividad o mi sexualidad perturbada, mis deseos que parecen insaciables, mis frustraciones, mis celos, mis odios y mis deseos de destrucción. Mientras estaba solo, podía creer que quería a todo el mundo; ahora con otros, constato lo incapaz que soy de amar y rehuso la vida con otros. Si soy incapaz dé-amar ¿qué queda de bueno en mí? Sólo hay tinieblas, desesperanza y angustia.…