Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 17, 2015

FORMACIÓN DE VIDAS Ángel Negro

Todos venimos de una manera errónea de vivir, equivocada, vana, sin sentido. El apóstol Pedro dice: "Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cuál recibisteis de vuestros padres", 1º P. 1.18. Y el apóstol Pablo nos recuerda "Entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás", Ef. 2.3. 
Por nuestra naturaleza pecaminosa, hemos adquirido una manera de pensar y actuar contraria a la voluntad de Dios. La manera de vivir de cada persona está conformada por: 
* El modo de pensar: la escala de valores. * La actitud: las intenciones del corazón. * La conducta: el trato con el prójimo y con los bienes ajenos y propios. * La actuación: lo que hacemos y decimos. * El estilo de vida: los gustos, las costumbres y los criterios. * Los rasgos del carácter, buenos o malos. * La personalidad: aque…

EL CULTO RACIONAL

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12: 1 y 2)
Según Pablo, nuestro culto a Dios es “racional”, inteligente. La verdadera alabanza surge cuando empezamos a comprender las misericordias del Padre y quedamos absortos, maravillados y postrados ante su majestad. Esta comprensión es el culto racional o razonado, pero no es una razón fría sino iluminada, llena de gozo, que nos hace sensibles y nos quebranta.  Como se trata de un culto de perplejidad, no todos hacen lo mismo; algunos pueden cantar con el entendimiento, otros hacerlo en el Espíritu,  otros postrarse y otros estar en absoluto silencio. No hay reglas para esto, lo único que se requiere es estar lleno del Espíritu S…

LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO EN EL DISCÍPULO Jorge Himitian

Jesús se dedicó a formar doce discípulos: fue el maestro ideal, el ejemplo perfecto. Les dio toda la información y la formación debida. Pero el Señor sabía muy bien que había un tercer factor indispensable para que los doce alcanzaran la madurez:la transformación.
Informar y formar son indispensables, pero no suficientes. Para llegar a ser discípulos fieles a la voluntad de Dios: para crecer y ser con formados a la imagen de Cristo es indispensable la transformación. Los doce discípulos, después de haber recibido toda la enseñanza y la información de labios del más excelente maestro de toda la historia humana, y de haber sido formados por el más glorioso discipulador que jamás haya existido, se peleaban entre ellos disintiendo sobre quién sería el mayor, evidenciando ambición y carnalidad.
Ninguno de ellos tuvo la humildad de lavar los pies a sus condiscípulos. Pedro negó al Señor tres veces y maldijo al declarar no conocerlo. Todos abandonaron a Cristo y huyeron por cobardía. Judas lo …