Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 18, 2015

EL NOVIAZGO DEL DISCÍPULO Jorge Himitian

En la juventud llega una de las etapas más hermosas y determinantes de la vida: el momento de decidir con quién casarse. Compartimos aquí la orientación básica con la que hemos acompañado a miles de jóvenes en nuestra tarea pastoral para que vivan éste período lleno de sentido.   El noviazgo es un camino de preparación para el casamiento. No es una relación que tiene un propósito en sí misma. Pensar en un noviazgo sin proyectarse a la unión matrimonial resulta inadmisible para un discípulo de Cristo. Nadie debería ponerse de novio a menos que esté pensando seriamente en casarse. Esto no significa que todo el que se pone de novio esta obligado a casarse, pero sí debe tener esa sincera intención. El noviazgo es una etapa de mutuo conocimiento. Por lo tanto, si los novios descubren durante ese período que no son el uno para el otro, es mejor que se separen. El noviazgo es un camino que apunta al casamiento, pero no obliga al casamiento. No es un camino sin retorno. No así el casamiento, q…

EVANGELIZAR COMO JESÚS Jorge Himitian

Cuando entendimos que Jesús en todas partes predicaba el evangelio del reino de Dios (Mateo 9.35), nos surgió la pregunta: ¿Cómo evangelizaba Jesús? ¿De qué modo llevaba a las personas a la conversión?
Antes de eso, yo tenía una fórmula para guiar a la gente a la conversión. Les decía: Tienes que saber cuatro cosas: Que Dios te ama Que tú eres pecador Que Cristo murió por tus pecados Si aceptas a Cristo como tu Salvador personal serás salvo.
Por eso fue grande mi curiosidad en querer descubrir cómo evangelizaba Jesús. ¿Cómo llamaba a las personas a la conversión? ¿Qué les decía? ¿Qué les proponía? Así que me fui a los Evangelios. La palabra que mejor sintetiza el modo en que Jesús invitaba a las personas a convertirse era diciéndoles:“Sígueme”.Fue lo que le dijo a Mateo (Leví) cuando lo encontró trabajando en aquella oficina en la que se recaudaban impuestos para el Imperio Romano. Con una sola palabra lo puso frente a la puerta del reino de Dios, del Señorío de Cristo:Sígueme. ¿Qué entendió …