Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 11, 2015

8 COSAS QUE DEBEMOS EVITAR A LA HORA DE DISCIPULAR A OTROS Jorge Himitian

Jorge y Silvia Himitian Dios nos ha delegado autoridad para edificar a nuestros hermanos. Si no ejercemos autoridad no podemos edificar la casa de Dios. Sin embargo, debemos velar mucho sobre esta área porque el ejercicio de autoridad entraña riesgos y peligros que debemos evitar. Aquí mencionamos ocho cosas sobre las que tenemos que tener cuidado: 1) La ambición de poder: Este es una de los males más arraigados en la naturaleza humana. Cuando notamos que los mandos responden (a alguien le decimos “ven” y viene; a otro le decimos “ve” y va; a un tercero le decimos “haz tal cosa” y la hace) es posible que sintamos una satisfacción carnal. Ello puede llegar a pervertir nuestro corazón, haciendo uso de la autoridad para alimentar nuestro ego. Si ejercemos autoridad debe ser únicamente para servir a los hermanos (Mateo 20.25-28). 2) La autoridad despótica: ¡Cuánto daño hace ejercer autoridad sin amor, gracia ni cariño! Ejercer autoridad no significa actuar y hablar en un tono dictatorial y …

LO QUE DIOS QUIERE DE ESTE MOVER Ivan Baker

¿Qué quiere Dios? 
Primer principio: Que todos los hombres del mundo sean discípulos. 
Segundo: Que todos los discípulos sean conformados a la imagen de Cristo. 
Tercero: que todo discípulo conformado a la imagen de Cristo sea unido y compactado en un cuerpo, bien relacionado entre sí con todas las coyunturas que se ayudan mutuamente (Ese cuerpo que es la Iglesia, es la familia de Dios en la tierra, es el Reino de Dios en el mundo, sal de la tierra y luz del mundo). 
Cuarto: ¿Qué nos ha dado Dios como herramientas para realizar estas tareas? Nos ha dado la Palabra, el Espíritu Santo, la Oración y los dones del Espíritu, los ministerios y ya con esa base, suficiente. ¡Hagámoslo! ¡Realicemos la obra! Hay que establecer una estrategia; hay algunas reglas divinas que debemos seguir, ponernos en los caminos, preguntar por las sendas antiguas.
Tenemos que volver atrás, tenemos que volver no 20 años ni 30, sino dos mil años. Tenemos que volver a instaurar la doctrina, temblando ante la Palabr…

EL MINISTERIO APOSTÓLICO HOY Jorge Himitian

INTRODUCCIÓN
El movimiento evangélico se caracterizó por ser un movimiento bíblico. Siempre se ha enfatizado la lectura diaria de la Sagradas Escrituras.
La Iglesia Católica después del Concilio Vaticano II, comenzó a recomendar fuertemente a sus fieles la lectura de la Biblia. Gracias a Dios.
Los evangélicos siempre nos hemos gloriado en decir que la Biblia es nuestra única regla de fe y práctica. La Iglesia Católica, en cambio, sostiene que sus tres fuentes de autoridad en materia de fe son: La Biblia, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia. Pero he descubierto que en la práctica nosotros también tenemos nuestras tradiciones y nuestros respectivos magisterios, y que en muchos temas dependemos más de ellos que de la Biblia.
Conceptualmente todos los cristianos creemos y aceptamos que Jesucristo es la plena revelación de Dios; que los apóstoles y profetas del primer siglo fueron los receptores de esa revelación, y que por medio de sus escritos transmitieron esa revelación para todas l…

RESUMEN DEL DOMINGO

“DONDE ESTÁN TUS INTERESES ESTARÁ TU CORAZÓN”
En una hermosa mañana de domingo la iglesia se congregó a fin de adorar a Dios, recibir el ministerio de la Palabra y estar juntos. Durante la alabanza el Señor nos habló claramente invitándonos a su mesa que está lista, preparada para que sus hijos disfruten de la abundancia de bienes y de gracia. Vivimos un momento de celebración y júbilo pues en todo banquete del Señor hay fiesta. Gustavo Leegstra nos compartió el mensaje titulado “¿DÓNDE ESTÁ TU CORAZÓN?” a continuación compartimos un extracto del mismo:
“La Biblia habla muchas veces acerca del corazón. Sabemos en cuantas ocasiones se menciona la palabra discípulo pero no nos hemos dado cuenta que el término “corazón” es citado continuamente en el antiguo y en el nuevo testamento. El sabio Salomón nos enseña que sobre toda cosa guardada, custodiada, debemos cuidar nuestro corazón. Muchas veces aseguramos el auto, la casa, etc., sin embargo primero tenemos que asegurar nuestro corazón por…