Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 24, 2015

FORJADOR DE UNA VISIÓN Capítulo 7 Oscar Gómez

 El hombre de visión procura extender su afecto a cuantos tenga a su alcance, no es sectario o exclusivista, tampoco alienta los círculos cerrados. Si pudiera abrazaría a todos. Por ser visionario es amplio en sus relaciones interpersonales.
Al ser tratado en la fragua divina no se permite hacer acepción de personas, recibe, enseña, aprende, ayuda, ama y es amado, mientras tanto transfunde sus sueños. Si se cierra a una parte de la hermandad su propósito se verá cercenado porque seguramente en el resto ignorado estarán las personas que necesita para cristalizar su visión.
Amplitud, extensión y acercamiento son los blasones del forjador de una visión. No entiende el idioma de la estrechez ni del sonso elitismo que practican los cristianos contemporáneos. Si se separa del cuerpo habrá que temerle y si escapa de las contingencias comunes que padece toda comunidad su visión no echará raíces.
Lleno de la palabra de verdad y saturado con la visión celestial no se atreverá a proferir palabra a…

RECONOCIMIENTO DE DIÁCONOS

En un marco de celebración y comunión, la Comunidad cristiana de la Zona Sur de Rosario reconoció diáconos, se trata de Lisandro Belardo y Elio Ferrer.

Elio Ferrer, Claudio Pagura y Lisandro Belardo.
La reunión se llevó a cabo el sábado 18 de abril por la tarde en las instalaciones de calle Uriburu 385, lugar donde se reúne la iglesia.



Los pastores Víctor Rodríguez, Hugo De Francesco, José Alberto Pagura y Claudio Pagura, integrantes del presbiterio local, coordinaron un encuentro memorable que sin lugar a dudas establece un nuevo tiempo para la iglesia.




FORJADOR DE UNA VISIÓN CAPÍTULO 6 Oscar Gómez

   Un amante de la Iglesia
La iglesia es el conjunto de los escogidos de Dios, los que Jesús compró con su sangre y permanecen fieles en su fe. El hombre de visión también debe ser parte de ella para cumplir su cometido.
Para el forjador de una visión la iglesia es la patria del corazón; de todos sus sentimientos ninguno es tan intenso como el que tiene por ella, a su vez estremece sus emociones más hondas, genera profunda pasión, es el perfume que anhela percibir. Todo lo que le atañe lo asume como propio y también él le pertenece como la hoja a la rama.
El amor a la iglesia existe, ha existido desde que Cristo la estableció. Pablo, los otros apóstoles y discípulos de todas las épocas la amaron y a éstos grandes amantes de la desposada del Cordero se alista el hombre de visión.
Si un hombre dice tener una visión pero se desentiende de la hermandad solamente se trata de una ilusión extraña, no gestada en el seno del Trino Dios. El hombre de visión ama a Cristo y también a la iglesia porq…