Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 11, 2015

TESORO EN VASOS DE BARRO Oscar Gómez

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”                                                                                    2 Cor. 4:7                       Algunos pensamientos
·El tesoro y el barrio conviven en nosotros. La gloria y la miseria se dieron la mano.
·El tesoro es Cristo en nosotros, su revelación, sus dones, frutos, el depósito en Dios que cada uno tiene.El barro son nuestras actitudes, pensamientos, reacciones que no agradan a Dios.
·No debemos pensar los extremos. No somos puramente tesoro para enaltecernos, tampoco somos completamente barro para menospreciarnos.
·Cuando sale el tesoro edificamos, bendecimos, hay gracia en el ambiente. Cuando sale el barro embarramos, primero el nombre del Señor, a nuestros hermanos y semejantes.
·Esto es así para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros.
·El Señor sigue trabajando en nuestras vidas. Dijo Jesús: “Mi Padre hasta ahora trabaja y yo trabajo” ¿En…

DEL REUNIONISMO AL DISCIPULADO Ivan Baker

Los métodos de trabajo que veníamos usando en la obra del Señor siempre produjeron pocos frutos y débiles en su mayoría. Los métodos que desarrollábamos para la evangelización, edificación y conservación de los frutos, aunque hayan producido algunos frutos, observamos que no eran los más correctos, ni los más bíblicos. Si observáramos bien, la finalidad de todas las campañas, es que las personas asistan las reuniones. Para la edificación de ellas contamos con: La escuela dominical y la predicación del pastor; y en esto descansa toda la edificación de ellas.
Los puntos débiles son:
• El trabajo es demasiado impersonal.
• Depende de hombres muy hábiles
• Es poco eficaz en la formación de nuevos líderes
• No promueve la participación de todo el cuerpo de Cristo.
Notamos que los apóstoles, sin campañas de evangelización programadas, sin construir templos, sin crear seminarios, obtenían resultados mucho mejores que los nuestros tanto en calidad cuanto en cantidad. No existía la prensa, no …