Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 4, 2015

WILLIAM MORRIS APÓSTOL DE LA NIÑEZ Darío López Belot

Dedicado especialmente a los maestros de niños.

Una de los recuerdos más hermosos que tengo de mis primeros años en el Camino era el momento de la Escuela Dominical. ¡Qué bien me hacía aquel tiempo de compartir el estudio de la Palabra! Y otra cosa que me conmovía era la ternura de quienes eran mis compañeros de clase hacía sus maestros de la infancia.

Uno de esos casos es el de la muy querida hermana Minina Celayes, recientemente fallecida, quien fuera maestra de muchos hombres y mujeres que hoy siguen y sirven al Señor. ¡Cuánta emoción me daba ver el amor con que sus “ex alumnos” de escuela dominical la trataban!

Recuerdo también lo linda que eran las aulitas de los niños, tan arregladitas, limpias, coloridas. ¡La congregación había entendido aquellas palabras de Jesús “Dejad a los niños venid a mi y no se lo impidáis, porque de los tales es el Reino de los Dios1.”!

Estos recuerdos me sirven para introducirme en la entrega de este mes, dedicada a honrar a aquellos que se ocupan de in…

UNA COMUNIDAD EN DESPLAZAMIENTO Henri Nouwen

Seguir al Señor desplazado

El desplazamiento voluntario, como estilo de vida, lejos de ser algo excepcional, es el rasgo característico del discipulado. El Señor, cuya compasión queremos manifestar en el tiempo y en el espacio, es realmente el Señor desplazado. Pablo describe a Jesús como Aquel que se desplazó voluntariamente a sí mismo: "El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávida-mente el ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres" (Fil. 2, 6-7). Sería inimaginable un desplazamiento mayor. El misterio de la encarnación radica en que Dios no permaneció en el lugar que resultaba apropiado para Él, sino que se corrió al del ser humano sufriente. Dios abandonó su lugar celestial y tomó un lugar humilde en medio de los hombres y mujeres mortales. Dios se desplazó a sí mismo de tal modo, que nada humano le resultó ajeno y pudo experimentar de lleno el quebrantamiento de nuestra condición humana.


Dejar …

FORJADOR DE UNA VISIÓN Oscar Gómez

 No hay dos lirios iguales, ni dos águilas, ni dos orugas, ni dos hombres, todo lo que vive es incesantemente distinto. En ciertas etapas de la iglesia, cuando se forma una nueva comunidad, se crea un estilo y se formula una doctrina. Algún hombre excepcional anticipa su visión a la de todos, la concreta y la experimenta de tal manera que perdura en los siglos venideros. A este hombre, forjador de una visión, la humanidad lo escucha, le cree, sigue e imita. El llena una era, señala una ruta, siembra el germen fecundo de la verdad poniendo su firma en destinos de razas, creando armonías y preparando obreros. El portador de una visión surge como una chispa luminosa en el punto donde se encuentran las más excelentes aptitudes de un hombre y la necesidad espiritual de aplicarlas al desempeño de su misión trascendental.
CLIMA PROPICIO
El hombre de visión solamente se manifiesta si encuentra el clima propicio, la mejor semilla necesita de la tierra más fecunda, así como el cuerpo para que func…

AYER VI A DIOS EN MARA Ricardo Sebastian Gónzalez

Sábado 10:45hs , el día se presta para la reflexión, no solo por el hermoso día nublado, sino porque el día anterior tuve una experiencia que difícilmente me olvide.
Fue el viernes de semana santa, 15:00hs aproximadamente. Mas allá de que ya pasaron algunas horas, la situación sigue viniendo a mi memoria.
Hay una canción cristiana que se llama "Ayer te vi" la que en una estrofa dice, "Te vi en un niño de la calle" y eso fue lo que me paso, vi a Dios en una nena de la calle.
Su nombre es MARA, siete años, hermosa, tierna pero con un carácter incorruptible a pesar de sus pocos añitos.
Se acerco andando en su bicicleta gris, cargando una mochila sobre su espalda y unas bolsas de consorcio en sus brazos para vender.
_ señor, ¿quiere comprarme unas bolsas? Me preguntó
_ ¿cuánto cuesta? respondí para entablar una conversación.
_veinte pesos,no quiero plata, solo estoy vendiendo bolsistas. contestó como si estuviera viendo lo que pensaba.
_pero no tengo cambio, solo tengo diez …