martes, 31 de marzo de 2015

LA NECESIDAD DE GENERAR ESPACIOS Oscar Gómez

              

  

   LOS QUE “PIDEN PISTA”


Pensar que el liderazgo espiritual es algo estático y perpetuo es una seria equivocación. Recordemos por un momento que alguien nos generó espacio para desarrollarnos en Dios. Hubo una primera vez en que compartimos la palabra del Señor, dirigimos una reunión y encontramos con el primer discípulo. Hay hermanos entre nosotros que “piden pista”, aquellos que quieren dar un paso más, que están preparados para encargarles mayores responsabilidades.

   MOTIVOS COMUNES POR LOS CUALES NO GENERAMOS NUEVOS ESPACIOS.

1. No vemos la gracia de Dios en los hermanos.

Falta el “ojo clínico” que detecta los obreros en potencia. Jesús vio en Natanael un verdadero israelita. En algunos casos rehusamos reconocer esa gracia.

2. Nos acostumbramos a la meseta espiritual.

Cuando el crecimiento de la obra llegó a un punto y allí se detuvo entramos en un estado de meseta. En la meseta espiritual no hacen falta nuevos obreros con mayores responsabilidades porque se entró en una rutina estéril.

3. No formamos a la gente.

La carencia de una sólida enseñanza personal produce una congregación donde el pastor hace todo, dirige, predica, visita, hace misión, etc. y los hermanos se convierten en simples asistentes.

4. Celos.

Es triste decir que todavía existe este flagelo en el liderazgo cristiano. Prefieren no dar espacio porque se sienten amenazados temiendo ser superados. Una señal muy clara de esto es cuando se toman decisiones unilaterales, no consultadas con aquellos obreros que pueden aportar una sabia opinión. Cuidado con ser “tapón” de los discípulos que califican para cosas mayores en el reino de Dios.

5. Ignorar el proceso de la obra.

Efesios 4: 12 expresa: “A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del Cuerpo de Cristo” Si queremos adelantar los intereses del Señor hay una tarea de desarrollo y perfeccionamiento de los hermanos que es ineludible.

6. Sostener una visión tradicional y conservadora.

¿Cómo es esto? El pensamiento que prevalece es que mientras haya un templo, un cartel, un pastor y algunos asistentes que declaren ser miembros ya es suficiente. Por supuesto que esta tendencia reduccionista dará como resultado el estancamiento de la iglesia.

   ¿CÓMO PODEMOS GENERAR ESPACIOS?

1. Descentralizando la obra.

A veces sin darnos cuenta tenemos obreros amontonados en el mismo lugar de misión, y unos le hacen sombra a los otros. Esta situación produce roces y tensiones innecesarias que se podrían evitar asignando nuevos espacios geográficos de labor.

2. Si en verdad amamos a la iglesia y estimamos a los hermanos estaremos prontos para dar lugar a los que demuestran condiciones básicas en Dios. Para esto tengamos en cuenta tres cosas y en el siguiente orden conforme a la función que procuramos encargar:

Ansias de crecimiento.

Son los que están disponibles cuando hacen falta y tratan de acomodar el tiempo a las necesidades de la obra del Señor. Esto se demuestra por medio del compromiso y la disposición al servicio.

Trayectoria en la congregación.

Los años que vienen colaborando, las crisis internas de la iglesia superadas y la manera que enfrentaron las adversidades personales y/o familiares.

El fruto espiritual.

Dar espacio a aquellos que no tiene seguidores es pan para hoy y hambre para mañana, lo que no hicieron hasta ahora difícilmente lo hagan después. El saco de la responsabilidad les puede quedar grande y corremos el riesgo de hacerles daño a ellos y por consecuencia a la iglesia. El fruto espiritual es lo que da ascendencia espiritual y proyección para el futuro. El fruto es una señal inequívoca de que estamos delante de alguien prometedor porque ya está llevando la carga de otros.

Generemos espacios y asignemos mayores tareas a los que están concentrados en formar discípulos, aquellos que tienen un puñado de seguidores que comparten sus mismos objetivos.


domingo, 29 de marzo de 2015

SÁBADO DE REUNIÓN

                   
“Si no hemos dado todo por el reino de Dios todavía no hemos dado nada”

  



                                       Hugo de francesco



Esta vez la reunión tuvo lugar el sábado a partir de las 18 en concordancia con la propuesta para este año de encontrarnos cada dos meses un sábado a la tarde. Con un sol radiante y temperatura agradable la hermandad se congregó con deseos de adorar al Señor y recibir la Palabra.


Después de un precioso tiempo de alabanza y adoración, donde, entre otras canciones, se entonó el precioso y antiguo himno “Es un canto de libertad” Hugo De Francesco, uno de nuestros presbíteros, habló sobre “¿QUÉ ES UN DISCÍPULO”, como preámbulo destacó en este tiempo necesitamos revisar la visión que nos fue impartida por el Señor cuando nos renovó. Mencionó el pasaje de San Juan 1:9 donde Jesús se presenta como la luz que vino a alumbrar este mundo y al comenzar su ministerio llamó primero a doce hombres para sean sus discípulos, ellos son: Pedro, Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Bartolomé (Natanahel), Tomás, Mateo, Jacobo el menor, Simón el celote, Judas Tadeo y Judas Iscariote. Ese grupo -remarcó Hugo- estaba conformado por hombres que antes de seguir al Maestro estaban enfrentados en sus ideologías, como Mateo que era cobrador de impuestos y Simón que era celote, una facción extremista de aquella época. Sin embargo Jesús los hizo parte de su equipo.

Posteriormente citó el pasaje de Lucas 9:57 al 62 donde encontramos otros tres que el Señor invitó de los cuales se desconocen sus nombres hasta hoy. Éstos se excusaron y no lo siguieron. Hugo resaltó que muchas personas hoy son llamadas pero se justifican con débiles argumentos. “Dios nos pide todo no un poco. Tengamos cuidado con aquellas cosas que nos impiden seguir al Señor” nos advirtió.

Finalizó su mensaje detallando la manera en que murió cada discípulo de Jesús.
Simón Pedro fue crucificado cabeza abajo en Roma.
Jacobo fue decapitado por Herodes.
Juan fue desterrado en Patmos.
Andrés fue crucificado en Asia menor.
Felipe murió como mártir en Hierápolis.
Bartolomé fue golpeado hasta morir estando en Armenia.
Tomás sufrió martirio en la India.
Mateo murió como mártir en Etiopía.
Judas Lebeo murió como mártir en Persia.
Matías sufrió martirio en Etiopía.
Saulo murió decapitado en Roma por orden de Nerón.















 
                    























sábado, 28 de marzo de 2015

11 PREMISAS DEL LIDERAZGO CRISTIANO Oscar Gómez



1.  Se fundamenta en la Palabra de Dios no en criterios humanos.

2. Está enmarcado dentro del plan de Dios no de proyectos personales.

3.   Requiere sanas actitudes.

4.  Es una empresa con implicaciones eternas, lo cual lo hace diferente al resto de las organizaciones.

5.   Da orientación al pueblo de Dios.

6.  Lleva a la hermandad a la acción mediante una tarea evangelizadora permanente de cada uno de los miembros.

7.  Necesita ser visionario, pero una visión que se cristalice en acciones. El pueblo sin visión perece.

8.  Sigue a la meta con precisión, sin desviarse en atajos o cosas estériles.

9. Procura que la comunidad no cristiana tenga una referencia favorable a fin que su labor se facilite.

10. Establece un serio programa de formación para no descuidar el proceso de crecimiento de los hermanos.


11.  El líder debe ser uno más del pueblo dado que su rol es netamente demostrativo delante a los hermanos. 

viernes, 27 de marzo de 2015

LA MÚSICA INSTRUMENTAL EN EL NUEVO TESTAMENTO Santiago Escuain



 Debemos recordar, para empezar, que la Iglesia propiamente dicha no comenzó hasta el día de Pentecostés. Mateo 16:18. Por ello, para la cuestión de la música y del canto en la Iglesia apostólica debemos dirigirnos a los escritos que tienen que ver con el período de la Iglesia.

LA CUESTIÓN DE LA MÚSICA INSTRUMENTAL

Lo primero que nos encontramos al examinar el libro de los Hechos es un total silencio en cuanto a nada que tenga que ver con el uso actual de instrumentos musicales en la Iglesia. De hecho, la única mención de cánticos en todo el libro de los Hechos es con ocasión del encarcelamiento de Pablo y Silas en Filipos. «Pero hacia la medianoche, Pablo y Silas oraban, y cantaban himnos a Dios» (16:25). Desde luego, cae por su peso que en aquel calabozo oscuro no habría ningún instrumento musical.
Cuando pasamos a las epístolas, encontramos el mismo silencio absoluto acerca del uso de ningunas ayudas mecánicas en el culto o testimonio cristiano. Veamos aquí una relación de todas las menciones en las Epístolas del Nuevo Testamento de música o canto:

Romanos 15:9
1°Corintios 14:15
Efesios 5:19
Colosenses 3:16
Hebreos 2:12
Santiago 6:13


Se puede observar que nada en las seis referencias que tenemos conlleva la menor sugerencia de acompañamiento musical. La «melodía» mencionada es designada expresamente como «en vuestros corazones».
Es notable el hecho de que lo que ahora ha adquirido tanta importancia en el pensamiento y la práctica del cristianismo de nuestros tiempos no tenga mención alguna en Hechos, o en las catorce epístolas de Pablo, las tres de Juan, las dos de Pedro, o las de Santiago y Judas, escritos estos que cubren un período de aproximadamente setenta años.

AUSENCIA DE MÚSICA INSTRUMENTAL EN LA IGLESIA PRIMITIVA

Con frecuencia se argumenta que las primitivas congregaciones cristianas serían demasiado pobres o estarían demasiado perseguidas para poder establecer un culto musical con instrumentos. La evidencia no parece ir en esta dirección. Hubo muchos períodos de tranquilidad e incluso aparente libertad, incluso en los tiempos apostólicos. 

En realidad, los defensores de la música instrumental en la iglesia no han podido encontrar ninguna mención de tal innovación DURANTE LOS PRIMEROS SIETE SIGLOS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA. 

Se ha hecho un sofisticado intento para alistar a Clemente de Alejandría como el primer testigo del uso de música instrumental en la Iglesia. Clemente fue un teólogo griego que enseñó en Alejandría y que destacó en cuestiones eclesiásticas entre los años 192 y 215 d.C. Citando a M. C. Kurfees, Instrumental Music in the Worship: Joseph Bingham, el eminente autor de Antigüedades de la Iglesia Cristiana, dice sin vacilar: Clemente más bien arguye que la música instrumental, el laúd y el arpa, de los que habla, no se empleaba en las iglesias públicas. (Antiq. Vol. 2, pág. 485.)
Pero esto no es todo, algunos eminentes eruditos están muy convencidos de que el pasaje que consideramos es fuera de toda duda una interpolación posterior, Johan Caspar Suicer, un destacado escritor latino del siglo decimoséptimo ... hace ciertas citas de Clemente, entre las que da la siguiente: «Se debe rechazar la música superflua porque quiebra y afecta a la mente».... Suicer llega a esta conclusión: «Por ello, nada ha escrito Clemente que pudiera favorecer el uso de órganos y su uso actual en lo más mínimo, sino todo lo contrario.
Es sencillamente imposible interpretar a Clemente en apoyo de la música instrumental en el culto cristiano sin involucrarlo en una inexplicable contradicción.
También se cita a Ambrosio, obispo de Milán en los años 340-397 d.C., como testigo en favor de la música instrumental en la iglesia. Pero Kurfees, tras un estudio exhaustivo de la cuestión, dice:
Sólo cabe decir aquí que la evidencia hasta ahora presentada en favor de tal pretensión no sólo no es concluyente, sino que lleva decididamente a la conclusión de que Ambrosio, en todo caso, no la introdujo. De hecho, la Enciclopedia de Mcclintock y Strong dice: «Ni Ambrosio, ni Basilio ni Crisóstomo, en los nobles encomios que pronunciaron de la música, hicieron mención alguna de la música instrumental» (Kurfees pags. 123-124).
No tenemos un verdadero conocimiento del carácter exacto de la música que se empleaba en la devoción religiosa de la primera congregación cristiana. Pero sí que era puramente vocal. La música instrumental fue excluida al principio, por cuanto era empleada por los romanos en sus depravadas fiestas; y todo lo que les recordara el culto pagano no podía ser soportado por los nuevos religionistas.»

(Dr. Ritter, Director de la Escuela de Música en el Vassar College, en History of Music, pág. 144.)

Juan Crisóstomo, Doctor de la Iglesia, y el más grande de los Padres griegos (347?-407a.C.)

jueves, 26 de marzo de 2015

PERDÓN vs RENCOR 2° Edición Hugo De Francesco




   
Nuestra sociedad está cargada de heridas, odios, resentimientos. El trato entre los seres humanos es cada vez más frío, colérico, prepotente. Día a día nos encontramos con desagradecimientos, injusticias, ofensas, desprecios, insultos, etc.

En este marco aparece el Señor trayendo una vida y mensaje diferente:
       
 "Bienaventurados los pacificadores..."MATEO 5 : 9

 "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen..."LUCAS 23 : 34

"... vosotros pues oraréis así: ... perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores..."MATEO 6 : 12


A través de los años me he encontrado con un problema muy común. Personas que han sido heridas por otros de distinta manera, y han tenido que luchar contra el resentimiento. Y la lucha ha sido: "no puedo perdonarlo, no lo siento, al revés, siento ganas de estrujarlo..."


1) ¿CÓMO SE PRODUCE? (el rencor o resentimiento)

Cuando alguien nos trata injustamente, nos agrede, nos ofende, nos desprecia, nos insulta, nos avergüenza, nos ignora, nos trata mal, no nos paga lo que nos debe, nos calumnia, etc, etc, nos hiere y lastima interiormente.

Toda herida produce DOLOR. Afloran así sentimientos negativas hacia esas personas y nos amargamos, resentimos con ellas.

Hijos contra padres (por castigos injustos, abuso de autoridad, despotismo, mal trato, abandono, etc.)
     Esposas resentidas (por trato desconsiderado, egoísta, áspero de su marido)
        Maridos resentidos.
Entre familiares (hermanos), hermanos en Cristo, patrones y obreros, etc.

Este DOLOR que nos causan, podemos traducirlo de dos maneras:
Mal: que tiene tres grados de progresión:

1) RENCOR: indisposición a perdonar y no desear el trato con la persona
2) ODIO: desear el mal de la persona.
3) VENGANZA: buscar hacerle mal a la persona.

ò        Bien: Perdón.

2) LA LECCIÓN DEL PERDÓN

·      Esta lección se puede aprender solamente si alguien me hace daño, no hay otra manera y... ¡DUELE!

        Yo puedo convertir una lápida en un escalón que me sirva para crecer.

·      Hay una necesidad diaria de vivir en el perdón

"Perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores... el pan nuestro de cada día..."

        Es una decisión de corazón a no vivir con rencor.
      "Así como..."

¡.EL PERDÓN NO ES UN SENTIMIENTO, ES UN ACTO DE LA VOLUNTAD.

      " Si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas..."MATEO 6 : 15

Es una orden de Dios a la que tengo que obedecer. Los sentimientos no se pueden manejar, pero la voluntad sí.

El nos dió el ejemplo ("Padre perdónalos porque no saben lo que hacen...") y el poder  para  perdonar.

Lc: 7: 36-50  El fariseo y la mujer pecadora.
        "Al que mucho se le perdona, mucho ama"

 ¿Qué imagen tengo de mí mismo?
¿Me cuesta mucho perdonar las ofensas de otros?

Si nuestra visión de las ofensas ajenas es muy grande, es porque no vemos cómo ha sido nuestro pecado para con Dios.
1

·    Parábola de los dos deudores:
Mat: 18: 15- 35

10.000.000 contra 20 pesos. "Lo entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que debía".

Verdugos: demonios, enfermedades, amarguras, odio, recuerdos atormentadores

v: 35 "Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas".

       El perdón me hace bien a  mí.

2

       
Por más que oren por mí, que me llenen de aceite, nada cambiará si no perdono. Perdonar es permitir que el otro vuelva a nacer (a comenzar) en nuestro interior. Es ofrecer al otro una memoria sin registros (sin rabia), sin amarguras, sin marcas ni resentimientos.
El perdón nos sana, nos trae paz.

·    El perdón y la cena del Señor: 1ªCor: 11: 26-31.

        El pan de vida puede convertirse en pan de muerte.

3) ¿COMO SE DETECTA EL RESENTIMIENTO?

El resentimiento es un sentimiento negativo, una amargura que aflora cada vez que volvemos a ver o recordar a aquella persona que nos hirió. El hablar mal, el trato agresivo, el enojo, revelan que hay conflictos hondos no solucionados dentro nuestro contra esas personas.

4) LA TERAPIA DE DIOS.

Marcos: 11: 25 "cuando estéis orando, perdonad si tenéis algo contra alguno"

Delante del Señor, delante de mi conciencia, delante del diablo, perdono, orando, con el poder del Señor. ¡Se produce un hecho espiritual! ¡Voluntariamente!

Los sentimientos van a ir aflojando a medida que transcurra el tiempo. Cada vez que el diablo traiga a mi memoria viejos trapos sucios, los usaré para orar por esa persona, para bendecirla, para hacerle bien. ¡El diablo me estará ayudando a orar!

5) POR ÚLTIMO.

    El perdón no me libra de corregir a mi hermano.


martes, 24 de marzo de 2015

DANNY BAKER EN ROSARIO

           

“Si en todos estos años no aprendimos a amar a Dios y al prójimo no hemos aprendido nada”

Desde muy temprano el fresco otoñal se hizo sentir en Rosario, no obstante los hermanos se congregaron fielmente para adorar al Señor, tener comunión y ser edificados con la palabra de Dios.
Este domingo fue invitado a compartir el pastor DANIEL BAKER, integrante de la Comunidad cristiana Zona Norte Bs.As. Danny es hijo del apreciado pastor Ivan Baker, uno de los precursores del movimiento de renovación en Argentina. 
Comenzó relatando algunas vivencias junto con su esposa Silvia y sus hijos. Hasta el año 1994 residió en Capital Federal, luego se mudó a una casa en la zona rural de la provincia de Buenos Aires donde aprendió quehaceres campestres. Pasados seis años se trasladó a los Estados Unidos regresando nuevamente a Capital en el 2007, donde vive actualmente.
Pero algo sucedió en ese interín. Antes de volver a Buenos Aires soñó que iba en un tren en medio de una extensa llanura y por la noche el convoy se detuvo en una estación desolada, al observar el nombre de aquel lugar el cartel decía: “Estación frustración”. A través del sueño Dios le habló claramente acerca de su vida y lo llevó a meditar el libro de Deuteronomio.
Justamente, su palabra tuvo como base el pasaje de Deuteronomio 8:2 
Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos”. 
Nos dijo que las circunstancias que nos acontecieron todos estos años no escaparon del conocimiento del Señor, al contrario, a través de ellas Él nos quiso probar, afligir y saber que había en nuestro corazón. Agregó: “Nosotros pertenecemos a un movimiento de renovación que tiene más de cuarenta años de existencia, Dios nos mostró muchas verdades desde el comienzo. No obstante, si después de más de cuatro décadas no hemos aprendido a amar a Dios y al prójimo, no hemos aprendido nada. Si somos más “técnicos” y menos afectuosos no hemos aprobado el examen. Así como Deuteronomio se resume en “Amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, con tus fuerzas” (6:5), Dios espera que como movimiento de restauración aprendamos esta lección.
Finalizó expresando que el gozo es el termómetro que mide si aceptamos las circunstancias como provenientes de Dios o no. El Señor no apunta solamente a la mera felicidad de sus hijos, sino que vivan con gozo en medio de las pruebas.






















 
                    























A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...