Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 26, 2015

¿QUIÉN SE COMPADECE DEL QUE LE HACE DAÑO? Oscar Gómez

"Entonces le tocó la oreja al hombre, y lo sanó” (Lucas 22:50/51)
Jesús mostró amor y compasión cuando sufrió agresiones e injusticias, nosotros debemos seguir su ejemplo.
La sanidad de Malco revela el carácter y los atributos de amor y compasión divina en su máxima expresión. Este fue el último milagro que hizo Jesús. Cuando hablamos del último milagro antes de ir a la cruz pensamos en la resurrección de Lázaro, pero nuestro Señor en ese momento crítico, acosado por una turba de gente que venía a prenderlo, hizo lo que siempre hacía: mostrar su compasión hacia los hombres, aún en las peores circunstancias.
Dios no es como los hombres, es perfecto, no tiene sentimientos o pensamientos de mal. Dijo A.W.Tozer: “La bondad de Dios es lo que lo predispone a ser generoso, cordial, benevolente y lleno de buenas intenciones para con los hombres. El es tierno de corazón y rápido para identificarse con nosotros, y su actitud constante hacia todos es abierta, franca y amistosa. Está inclinado…

NUESTRA ACTITUD EN LA EDIFICACIÓN Beto Pagura

I. INTRODUCCION
El domingo pasado, Claudio Lancioni presentó un tema fundamental comentando que no podemos esperar crecimiento de la Iglesia ni la influencia deseada si no contamos con discípulos maduros y profundamente comprometidos con la vida de la Iglesia. Nuestro compromiso debe ser total, y nuestra disposición a ser formados es fundamental para madurar. Cada vez que alguien expone acerca de los grados de avance “hijitos”, “jóvenes”, ¨padres”, es inevitable el tratar de ubicarnos en alguna de esas categorías. Si no estamos en el estado correspondiente a la edad cronológica podemos situarnos en otros dos lugares que mencionó una vez en una exposición de la palabra, Jorge Himitian. Esos lugares son el hospital o el cementerio, pero Dios puede, si nos disponemos, hacernos madurar o también sacarnos de esos sitios anormales para un discípulo. Lucas 8:4-15 “Juntándose una gran multitud, y los que de cada ciudad venían a él, les dijo por parábola: El sembrador salió a sembrar su semill…