CRECER A PARTIR DEL LIDERAZGO Jorge Himitian




De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, no alimento sólido, porque aún no erais capaces; ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales. En efecto, habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales y andáis como hombres? Pues cuando uno dice: «Yo ciertamente soy de Pablo», y el otro: «Yo soy de Apolos», ¿no sois carnales? ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo ni el que riega, sino Dios que da el crecimiento”. (1º Corintios 3: 1/7)

Aquí está el diagnostico, Pablo va a la raíz del problema. 

¿Qué es aquello que genera la división en la iglesia?

Es la carnalidad, no son las denominaciones, no son las apariencias, es la raíz. Un liderazgo infantil, niño. Ahora, el niño puede crecer, es la única solución para la niñez, crecer. Y para la madurez, y no hay un curso acelerado, tiene que crecer, tornarse en hombre espirituales, y no andar como los hombres.
Es comprensible que en el plano político existan partidos, eso es el juego democrático, tiene que haber partidos, ¿qué es partido? Mas para la iglesia, la iglesia no es partido, es entero. ¿Amén?
En el fútbol, tiene que haber partido, si no hay dos equipos, no puede haber partido, tiene que haber uno y el otro. Es así, ¿no?
Si no, no podría haber rivalidad entre argentinos y brasileños, once y once, está partido en dos; pero la iglesia, no es fútbol, no es política, iglesia es cuerpo, cuerpo de Cristo entero y es inadmisible la división. Mas la causa es la niñez, niñez espiritual.

Entonces la iglesia tiene un desafío, crecer a partir del liderazgo.

Hoy hay apóstoles niños, ¿apóstoles niños?, sí, tensiones, contiendas, ambiciones personales, peleas, niñerías, apóstoles niños.
Presbíteros niños, ¿presbíteros niños?, no tienen madurez; si hoy la iglesia tiene tantas divisiones, porque el desafío mayor hoy es crecer en estatura espiritual, crecer.
La gran pregunta es: ¿Cómo se hace para crecer? ¿Usted tiene alguna fórmula?, si hoy hubiera un remedio, un jarabe, para crecer, yo compraría varios cilindros, varias garrafas.
¿Cómo se hace para crecer? ¿Cómo ayudar a otros a crecer? A la nueva y a la vieja generación, para crecer y para ir hacia la madurez, pero allá vamos.
Y esto va a acontecer porque está escrito: "Y Dios mismo colocó apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos, ¿cuántos?, todos, llegamos allí, ¿dónde?, a la unidad de la fe, del pleno conocimiento del hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura, de la plenitud de Cristo. Vamos a llegar allá, para que ya no seamos niños, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza”.

Entonces, este es el plan de Dios, la iglesia va a crecer en estatura, usted va a crecer, yo voy a crecer, la iglesia va a crecer, las nuevas generaciones van a crecer de gloria en gloria. Seremos transformados, vamos a alcanzar aquella estatura de Cristo Jesús. 


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ