CONTRASTANDO EL ENGAÑO CON LA VERDAD Marcos Moraes




Debemos enseñar a nuestros discípulos, no solamente anunciando las verdades, sino también contrastándolas con el engaño que es tan fuerte en nuestros días. Así lo hacía Pablo, enseñando por contrastes (Gálatas 1: 6-9; Colos. 2: 8-23)
Esto ha sido un dilema para nosotros. Estamos muy preocupados en no ofender a los demás. No queremos pasar por mesiánicos, por dueños de la verdad, pues bien, continuaremos así. No somos los sheriff de la iglesia, pero una cosa debemos hacer: aclarar mejor las cosas a nuestros discípulos. En relación a esto, no podemos ser moderados en el hablar. 
El humanismo evangélico invade sus casas por medio de la televisión, de la radio, los amigos evangélicos, los libros, etc. Nosotros nos callamos, y por eso muchos se confunden y son así  mismo, arrastrados. Hagamos como Pablo, él no estaba muy preocupado con la ética. Hombres que venían de Jerusalén predicando el judaísmo  y la circuncisión transitaban con facilidad delante de los apóstoles Juan, Santiago y Pedro, pero Pablo los llamaba perros. Él nunca fue a Jerusalén para decirles a los hermanos que debían hacer callar a estos hombres, pero cuando éstos iban a las iglesias de Galacia y a otras partes, Pablo no dudaba en desenmascarar sus herejías. Hagamos lo mismo con nuestros discípulos.




Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ