UNA ÓPTICA DE LA PSICOLOGÍA Keith Bentson


No tengo ningún problema que los hombres procuren entender el comportamiento humano ¡A buena hora! Tampoco soy remiso a aprender de ellos aquellas cosas en que percibo que han descubierto tanto constantes como tendencias degeneradoras en el comportamiento del ser humano. A decir verdad, aprecio y respeto algunas de sus observaciones, las cuales me han hecho más sensible a ciertas áreas débiles y enfermizas en los hombres. Sin embargo, entiendo que la psicología-tal como se enseña en los centros de educación hoy- padece de limitaciones y aun de equivocaciones. Se pretende que sea un estudio “científico”, o sea, no teñido de los prejuicios o costumbres heredados de los padres o de la cultura en medio de la cual uno vive (en nuestro caso una cultura cristiana) Esta ciencia de la psicología debe ser-dicen- objetiva y no subjetiva. Es decir, debe basarse en los hechos y realidades que vive la mayoría de los hombres “normales” y no en las posturas o idealismos que algunos grupos menos preparados imponen cosas como un comportamiento “normal”.
En este punto es donde vemos limitada la psicología pues su “biblia” son sus propias observaciones y criterios, midiendo al hombre por el hombre. Nosotros, en cambio, tomamos en serio el testimonio de las Sagradas Escrituras acerca del hombre, su naturaleza, sus responsabilidades morales y sus desviaciones. La ciencia moderna no puede medir objetivamente tales realidades como la existencia del pecado o la influencia de fuerzas demoníacas sobre la psiquis y el comportamiento humano. Tampoco puede asignar al hombre la nobleza de haber sido creado a la imagen de Dios, lo cual le impone una responsabilidad trascendente e inevitable de vivir conforme a la voluntad de Dios. Si un estudioso del comportamiento humano no cuenta en su haber con estos elementos de juicio, ¿Cómo puede diagnosticar los problemas y determinar certeramente la solución para los mismos?
¿Estamos a favor o en contra de la psicología? Ni uno ni otro. Donde la psicología arroja auténtica luz sobre el por qué de la extraña conducta humana quedamos agradecidos por el fruto de sus estudios y descubrimientos. Pero cuando su entendimiento e interpretación de una conducta dada está reñida con la verdad bíblica y cristiana, simplemente no admitimos sus conclusiones.





Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ