Ir al contenido principal

SÍNDROME DEL ELEFANTE Oscar Gómez




En este último tiempo he observado una generación de creyentes que no se mueve, no predica y muy pocas cosas la conmueve. Esta masa inamovible es la que padece del síndrome. También me dí cuenta que es una enfermedad espiritual contagiosa, si no nos apercibimos va afectando a los que toman contacto con ellos. Así que, por un lado el discípulo comprometido procura movilizar a sus hermanos estimulándolos a las buenas obras y, como una fuerza contraria, el creyente elefante le enseña a los nuevos que deben echarse y solamente comer. El elefante es pesado, puede llegar a pesar 7.500 kilos promedio. Una vez que se echa nadie lo mueve, sus movimientos son demasiado lentos y llega a ingerir unos 200 kilos de comida en un día.

Características del que padece el síndrome.

Nunca está presente en las actividades callejeras, en las salidas a anunciar el evangelio, sin embargo no se pierde ningún cumpleaños. Podemos catalogarlo como un creyente intramuros.

Prefiere los banquetes antes que los encuentros de oración.

Puede ser un buen profesional, pero no lleva fruto, no se reproduce, “su sabor ha quedado en él” (Jeremías 48:11) Esto le sucede porque colocó su negocio o profesión antes que la causa de Cristo, por tanto tiene un problema serio en sus prioridades.

Conoce bien las promesas sin detenerse en las demandas del reino. (Como si a su libro le faltaran páginas)

Lo fascinan los eventos especiales, los grandes predicadores, los megaconciertos musicales, pero no encuentra satisfacción en la sencillez de dos o tres reunidos o en compartir a Cristo en el banco de una plaza.

La Palabra que recibe no se convierte en fuerza motora en él, al contrario, lo hace más pesado y siempre quiere escuchar cosas nuevas.

Cuando decide hacer, su pensamiento nunca termina en convertirse en acción.
  
Nosotros hemos creado esta nueva raza de elefantes.

Tenemos que asumir la responsabilidad. A los que llegaron al Señor después de nosotros los hemos cuidado demasiado, no los hemos desafiado ni confrontado, caímos en el pensamiento que había que preservarlos del contacto con el mundo y de esta forma los introducimos en una especie de cápsula eclesiástica. No los enviamos como a corderos en medio de lobos. Apañamos sus caprichos y asentamos sus berrinches por temor a que se ofendan, los hemos alimentado con cuchara hasta que “repitieron” la comida. Entonces, no podemos pretender sacar otra clase de producto.

Curación del síndrome

Redefinir que clase de cristianos debemos ser. El discípulo que Dios quiere es aquel que trata de vivir de acuerdo a la voluntad de Dios, se esfuerza en comunicar el evangelio donde puede llevando a otros al conocimiento de Dios. Hace discípulos priorizando el reino frente a sus intereses.

Curar al elefante. Sin embargo si podemos llegar a restaurarlo el elefante posee entre sus facultades, el servicio, la paternidad y la compasión. Por lo menos saquemos lo bueno de él.

Echarle fuego entre sus patas. Un reconocido cristiano dijo hace muchos años que la única manera de mover a un elefante es echarle un poco de fuego. Y esto es lo que precisamente tenemos que hacer, se trata del fuego del Espíritu Santo. No es tarea fácil, pero tampoco imposible.

Advertencia: Si el elefante no se quiere mover, dejemos que duerma debajo de la sombra del sistema religioso y vayamos en busca de una nueva generación de discípulos que comprenda los alcances del reino, las implicancias de las demandas y el inminente regreso de Cristo. El tiempo es corto y el peregrinaje se termina. Necesitamos gente que tome la antorcha y llegue a ser mucho mejor que nosotros. Dios dará esta nueva generación que tendrá su misma esencia.






Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…