miércoles, 9 de septiembre de 2015

SENCILLOS COMO PALOMAS


"Cuanto más sencillo, mejor". 

Las complicaciones producto de las posesiones aumentan los imprevistos y las situaciones críticas.
La sencillez ha sido difícil de implementar en la vida moderna en razón que va en contra del espíritu de complejidad que tiende a enquistarse en nosotros. Vivimos en un mundo que no entendemos, tener lo suficiente es sabio, sano y práctico. Tal como lo expresó el apóstol Pablo "Teniendo sustento y abrigo estemos contentos con esto". Tener menos puede significar más y suele ser más efectivo en el derrotero de la vida. Hace poco aprendí que "heurística" es un conjunto de reglas generales simplificadas que hace que las cosas sean sencillas y fáciles de implementar. 

La sencillez es una actitud del corazón

La sencillez nos prepara para afrontar las crisis, nuestra humana debilidad y decididamente el orgullo. Ser sencillo no es fácil, exige modificar costumbres, hábitos, romper con la mentalidad de opulencia, de ser vistos, de mostrar lo que tengo, de exhibir los logros, etc. La sencillez es una actitud interior que se refleja en los actos y en la vida toda.
La sencillez nos permitirá dejar que las circunstancias, favorables o desfavorables, sigan su curso, sin que provoquen una exagerada reacción frente a ellas. No es sencillo alcanzar la sencillez. Steve Job manifestó: "Hay que esforzarse mucho para limpiar el pensamiento y hacerlo simple".

"Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros"

                                                                            2° Corintios 1: 12

                                                                                                                        Por Oscar Gómez


A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...