NIVELACIÓN ESPIRITUAL


Cuando se pretende edificar una casa lo primero que se hace es nivelar el terreno a fin de que el suelo quede limpio y emparejado. La tarea de transformación que Dios quiere hacer en nuestras vidas requiere un trabajo de nivelación. El Señor tratará con nosotros en este proceso.
Veamos cuatro maneras en que el Señor nos nivela.
Isaías 40: 3 al 5

Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado”

I. “Todo valle sea alzado”

El valle es el lugar bajo, se trata una depresión física del terreno. Según el salmista David son los momentos de desaliento, de poca fuerza,  “valle de sombra y de muerte”, cuando el mecánico dice “tu auto está bajo de motor”. Los valles son inevitables, impredecibles, imparciales, no respetan edad ni clase social. Da la impresión que nunca salimos. Me dí cuenta que en el valle podemos hacer cosas buenas pero pueden pasar cosas negativas. Los valles tienen un propósito. Es un lugar de paso.
La orden es: “Todo valle sea alzado”. Aquello que está bajo en nuestras vidas debe subir, se debe levantar, incorporar, rellenar.
¿Qué cosas debemos levantar o rellenar?
#El ánimo “Ten ánimo Pablo…” (Hechos 23:11)
#La baja estima. “No puedo congregarme, tampoco predicar, no sé discipular, no tengo lo suficiente para hacer misión”
#La vida de oración
#El apego a la Palabra
#El compartir a otros el evangelio

II- “Y bájese todo monte”

Dios quiere bajar nuestro “humos”, aquel que se cree algo, los que se creen altos.
¿Qué es lo que tiene que bajar?
#Nuestro orgullo. La principal caída de Satanás y del hombre. Tenemos que bajarnos del caballo.
#Querer tener el control de todo, como una especie de “centro de dominación”. La vida no se maneja con control remoto, mucho menos la de otros.
#Tienen que bajar los problemas sobredimensionados. Observemos por unos instantes un video de los refugiados y nos daremos cuenta que lo nuestro no es nada.
#Los “humos ministeriales”. Aquellos que dicen “mi iglesia”, “mi organización”. “mis obras” ¡Cuidado!
La orden del profeta es: ¡Bájese! ¡Bájese!
No quiero ser difícil de encontrar ni de acercarse. Que no tengan que escalar el Aconcagua para llegar a mí.
Quiero acordarme de dónde me sacó.
Quiero acordarme que soy polvo
Quiero recordar que mis antiguos pecados fueron perdonados.

III-“Lo torcido se enderece”

Cuando un cristiano se descarrila, es como un tren fuera de las vías. Satanás también pone desvíos y señales mentirosas.

Algunas cosas que se pueden haber descarrilado:
#Nuestro corazón. Se desvió hacia lo que no es Dios. Esto implica los sentimientos, pensamientos y motivaciones. ¡Habrá que enderezar estas cosas!
#La conducta.
#El servicio a Dios. Ahora nos dedicamos exclusivamente a nuestras cosas, nuestras metas y proyectos dejando de lado la cooperación con el propósito eterno de Dios.
La orden de Isaías es: ¡Qué se enderece! ¡Que tome su carril!

IV- “Y lo áspero se allane”

“Se alise”. Por estos días estoy observando mi vida para ver las asperezas.
Los cactus en la puna están separados unos de otros. A veces estamos muy distanciados.
Oro a Dios para que lo áspero de mi vida se alise a fin de ser uno con mis hermanos. A veces raspamos.
Quiero que Dios me alise para ser un buen vecino y tener buen trato en el trabajo. Dios tiene que tomar la lija y comenzar a trabajar en nuestras asperezas. ¡El lo hará! El que comenzó en nosotros la buena obra y la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Con algunos como yo deberá usar una lija más gruesa.

Si estas cosas operan en nuestras vidas se manifestará la gloria del Señor y toda carne la verá.


                                                                                     
                                                                                  Por Oscar Gómez

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ