LA VERDADERA GRACIA Oscar Gómez



Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente.  (Tito 2: 11 y 12)
Pablo le expresa a Tito dos aspectos de la gracia de Dios que debemos conocer:
1-Que se ha manifestado para salvación a todos los hombres.
Aquí dice que la gracia de Dios se “manifestó”. Hoy todos saben que es una manifestación. Se trata de una expresión visible, generalmente multitudinaria, con el fin de demostrar o reclamar alguna cosa. Toda manifestación se hace ver y escuchar. Esta gracia se manifestó en Cristo para salvación a todos los hombres, tiene como finalidad que toda persona pueda alcanzar este favor y don gratuito de Dios.
 2-Que nos enseña a renunciar al pecado y a vivir como Dios quiere.
“Enseñándonos que…” Entonces, ¿Nos enseña algo la gracia? Sí, esta gracia divina nos instruye, es más que una sensación o una experiencia sobrenatural ¿Qué cosas nos enseña?
a. A renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos. Es sumamente revelador que la gracia nos lleve a abandonar la impiedad y los deseos mundanos. No es una gracia que está en oferta, o gracia “barata” como la define Dietrich Bonhoeffer, que todo lo pasa por alto. Tampoco es “Hipergracia” que está más allá de la justicia y la verdad de Dios ¡La verdadera gracia de Dios nos llama a la renuncia definitiva y categórica de una vida de pecado!

b. También nos enseña a vivir en este tiempo “sobria, justa y piadosamente”. La gracia de Dios instruye al discípulo en su conducta y manera de tratar a los hombres. 
Les confieso que antes no comprendía muy bien que era la gracia, no la podía definir; sin embargo este pasaje de las escrituras me trajo un poco más de luz. ¡Qué completa es la gracia divina! ¡Aleluya! ¡Bendito sea su Nombre! 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ